martes 13 de abril del 2021
OPINIóN OPINION
02-10-2020 19:45

Medidas del Gobierno: ¿Más inconsistencia macroeconómica?

Mariano De Rosa*
02-10-2020 19:45

Las reducciones de derechos de exportación al sector agropecuario y a la minería representan bajas inconsistentes con la intención de mantener el tipo de cambio, dado que las reservas líquidas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) están llegando a una relación Reservas/PBI de las más bajas registradas en la historia reciente. Esta cifra supera incluso, en algunos aspectos. a la de la crisis de la hiperinflación de 1989.

La intención del BCRA no es solo fortalecer las reservas, sino tomar más libertad para poder devaluar mucho más rápido de lo que lo viene haciéndolo. Cuando es más fuerte la devaluación, igual de potente será la inflación y de esta forma no se podrán sumar reservas. Esto se debe a que los importadores “se apuran” a comprar mercancías del exterior a un tipo de cambio que sigue subiendo.

Este fenómeno en la teoría económica se conoce como crawling peg. Cuenta con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y se aplicó en distintos países del mundo, provocando crisis cambiarias sin precedentes. 

Opera administrando la flotación de una manera más ordenada: sube el tipo de cambio conforme a cómo sube la inflación. Lo que termina provocando esto es una mayor presión sobre la tasa de interés, que genera una recuperación económica endémica y a la vez una presión superior sobre el tipo de cambio. Rezagando la posibilidad de subir el tipo de cambio. 

Ante esto, Argentina se enfrenta a una vorágine de difícil tránsito, dado que se encuentra sin una moneda estable y su autoridad monetaria no posee ningún tipo de credibilidad ante los actores de la economía.

En búsqueda de una solución que otorgue algún tipo de equilibrio en este complicado panorama, el BCRA y el Gobierno anunciaron un sendero que implica armonizar la tasa de interés, el desgravado de bienes personales en activos en pesos, la reducción de derechos de exportación industria y minería al igual que la compensación y el estímulo a los productores del campo.

La más reciente medida, anunciada el jueves por Martín Guzmán, aplica para la actividad de granos, la soja y sus principales derivados, bajando la retención del 33% al 30% en este mes de octubre, y aumentando en un 1% hasta llegar a enero, alcanzando la alícuota que regía hasta ayer. Lo mismo ocurre con el aceite, que desciende al 27% y volverá al 31% en el comienzo de 2021.

Con respecto a este punto, se habla de una propuesta que favorece a los productores en general, pero la realidad es que solo ayuda a los exportadores. De esta forma, se aplica un parche que solo beneficia a sectores concentrados.

La apuesta del Gobierno es alinearse con China y su pujante economía, la única que comenzará a recuperar este año perdido por la pandemia, al igual que con la fortaleza de su moneda, el yuan.

China está viviendo un ingreso de capitales jamás antes visto en los últimos 5 años. Esa situación de ingreso de divisas para bonos y activos financieros, que resulta sumamente atractiva para nuestro país, hará que el yuan aumente su valor y logre imponerse ante la economía norteamericana que quizás continúe liderando Donald Trump o que herede Joe Biden, el cual dirigirá su interés comercial hacia la India en caso de ser electo. 

Si se da la continuidad de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, podríamos decir que China pasará a ser la mayor potencia económica mundial.

Si Argentina logra establecer una especie de acuerdo financiero con China, provocará una mayor tenencia de capitales del exterior, fomentando una revalorización del yuan. La gente estará más interesada por esta moneda, y dejará de lado la moneda estadounidense tan codiciada por los argentinos (fenómeno que hace que no deje de subir su valor).

La moneda china podría ser una solución para la eterna dolarización de la economía argentina y sus ahorristas, los cuales huyen del peso por su débil y devaluada condición. 

Es un hecho: los grandes fondos de inversión están migrando hacia China, porque Shangai es el centro financiero de todo el mercado asiático con un ritmo de crecimiento increíble. Su tasa de interés positiva y la moneda que continúa apreciándose así lo evidencian.

¿Cómo se reorganizará el mapa macroeconómico y qué impactos tendrá en las decisiones de los inversores argentinos? Son momentos clave para los cuales se deberá estar más atento que nunca.

 

Economista y CEO Más Inversiones