28th de February de 2021
OPINIóN
01-02-2021 17:19

Dion Fortune y la Batalla Mágica: mitos espiritistas durante la segunda guerra mundial

Inglaterra no fue ajena a la búsqueda de poderes ocultos a fin de ganar la contienda. Entre las sociedades de iniciados dispuestas a librar una guerra ocultista V estaba “La fraternidad de la luz interior”, fundada por Violet Mary Firth (1890-1946) más conocida como Dion Fortune.

01-02-2021 17:19

“Pelearemos en Francia, pelearemos en el mar y los océanos, pelearemos en las playas y en los campos” de esta forma habría de combatir Inglaterra contra Alemania, aunque Sir Winston Churchill omitió decir que también lo harían en un terreno más etéreo y sutil, la batalla mágica. Mientras ingleses, alemanes, franceses y checoslovacos derramaban su sangre en los campos de batalla, mientras tanques, aviones y naves se destruían en combates de dimensiones nunca vistas, se llevaba adelante una guerra subterránea de sortilegios y amuletos, frases mágicas y símbolos esotéricos.

Inglaterra no fue ajena a la búsqueda de poderes ocultos a fin de ganar la contienda, aunque no contase con el apoyo oficial de gobierno británico. Aleister Crowley, sus sociedades secretas y el famoso símbolo de la V para contrarrestar la energía de la esvástica, son el mejor ejemplo. Entre estas sociedades de iniciados dispuestas a librar una guerra ocultista V estaba “La fraternidad de la luz interior”, fundada por Violet Mary Firth (1890-1946) más conocida como Dion Fortune, pseudónimo inspirado en el lema de su familia “Deo, non fortuna”.

Violet creció en Gales y de muy joven se dedicó a la poesía. Desde temprana edad estuvo fascinada con la historia de la Atlántida. Estudió psicología en la Universidad de Londres y durante la Primera Guerra se incorporó al ejército.

Las muertes masivas durante esta contienda crearon un gran movimiento espiritista en Inglaterra, ya que muchas personas querían comunicarse con los seres queridos inmolados en los campos de batalla. El más conocido de ellos fue el Dr. Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes. Violet no fue ajena a este fenómeno, en su Gales natal había pueblos que literalmente desaparecieron por la muerte de gran parte de sus habitantes.

Jacques-Louis David: el pintor que retrató al Papa, a Napoleón y gran parte de la historia de Francia

 

Fueron muchos quienes prefirieron refugiarse en otra creencia más allá de la religión para buscar alguna certeza en este mundo de crueldad y videncia. Violet la encontró en el esoterismo y las enseñanzas de la Sociedad Teosófica creada en 1875. Esta sociedad intentaba crear una amalgama entre la filosofía teológica de Occidente y Oriente. La sociedad había sido creada en New York por la vidente y viajera rusa Helena Petrovna Blavatsky, el coronel norteamericano Henry Steel Olcott y el irlandés William Quan Judge, entre otros. La meta de la sociedad era promover la hermandad universal, el estudio comparativo de las religiones y explicar las leyes de la naturaleza y el poder latente en los hombres.

En una sesión de espiritismo Violet dice haber recibido el llamado del “Maestro Jesús”, uno de "los maestros secretos", quien le transmitió el texto de su libro La doctrina cósmica. Esta revelación la empujó a separarse de la Sociedad Teosófica que, en su opinión, infravaloraba el cristianismo. En Bayswater, Londres, estableció un centro que daba conferencias y publicaba un periódico como órgano oficial de “La fraternidad de la luz interior”.

Iniciada la Segunda Guerra Mundial, Violet organizó un proyecto de meditación para proteger a Gran Bretaña de las legiones del mal. En 1940 dijo haber creado una fuerza angélica, llamada "los asistentes invisibles" que protegía la costa inglesa de la invasión alemana.

También creó un mantra-palabras que se repiten invocando una deidad-que hacía repetir a sus seguidores cada vez que Londres era bombardeada por la Luftwaffe. El 23 de junio de 1940, Dion escrib: “la meditación de este domingo fue la más poderosa de las que he visto. Un rayo de luz diamantina descendió sobre nosotros y después se dirigió a Francia y de allí pasó a África… Nunca vi nada más tangible que la luz de este rayo”. Sin embargo y a pesar de esta asistencia mágica, la sede de Londres fue dañada durante la contienda.

El placer de leer, siempre

Mientras que Himmler, el más esotérico de los adláteres de Hitler, concebía a la SS como caballeros teutónicos y al Castillo de Wewelsburg como el centro del mundo, Dion Fortune sostenía que Glastonbury Tor (en Somerset), conocida también como Avalon o la nueva Jerusalén, era el punto central de este mundo y por donde se podía acceder al inframundo. Tor era el sitio clave desde donde atacar a los nazis en esta guerra de poderes ocultos.

En última instancia, Dion Fortune estaba tratando de subir el espíritu de la nación, manifestando que las fuerzas cósmicas estaban del lado de Gran Bretaña. Cabe recordar que Violet había estudiado psicología y estaba familiarizada con el concepto del inconsciente colectivo de Carl Jung.

Cuando Estados Unidos entró en guerra contra el Eje, Dion Fortune predijo el final favorable para los Aliados y el fin de la Era de Acuario, un tema controvertido para los astrólogos. En ese tiempo tuvo un acercamiento a Aleister Crowley, a quien alabó como un genio.

Desde 1942 en adelante Dion Fortune promovió la leyenda del Rey Arturo como base de la meditación y la fuerza espiritual que mantendría unida y de pie a Inglaterra. Creó la hermandad de los Caballeros de la Mesa Redonda, aunque no pudo asistir a la reunión de dicha hermandad durante el solsticio de invierno de 1945 porque la leucemia que la llevaría a la tumba, la postró. Murió en enero de 1946 y su cuerpo fue enterrado a la Iglesia de San Juan, cerca de Glastombury Tor.

La vacunación de Jenner

Aunque algunos de sus seguidores sostenían que gran parte de sus escritos y correspondencia habían sido destruidos después de su muerte, dos de sus libros aparecieron en forma póstuma. La Doctrina Cósmica en 1949 y su novela Luna Mágica en 1956.

Dueña de una personalidad fuerte y atractiva, Dion Fortune se convirtió en una líder carismática, sacrificada, modesta y leal a su patria.Vivimos en medio de fuerzas invisibles que no podemos percibir... nos  movemos entre formas invisibles cuyos efectos no entendemos ni percibimos pero que nos afectan profundamente”, escribió. Con estas palabras puede entenderse el compromiso de esta dama que llevó adelante una guerra mágica para salvar a Inglaterra.


 

*Omar López Mato es historiador y autor del sitio Historia Hoy

En esta Nota