OPINIóN
Psicología

La vida en los bordes extremos

En los casos más dramáticos las fronteras se ubican entre la vida y la muerte.

Triste
La inestabilidad es una constante que deviene estable y en esa propia paradoja se construyen los sujetos de la contemporaneidad. | Free-Photos / Pixabay.

El tema de la vida en los bordes no es novedoso y hace aproximadamente más de cien años que se escriben artículos científicos acerca de sujetos que oscilan sus vidas enteras entre diversas fronteras. Ello dio lugar a conceptualizaciones, tales como estados límites, condiciones limítrofes, organizaciones borderline, patologías de borde. Siempre se trata de condiciones difíciles de comprender en su entramado psíquico y para su abordaje terapéutico es necesario de complejas modalidades de intervención y casi siempre de un trabajo mancomunado entre distintas disciplinas, tanto del campo de la Salud Mental como de las Ciencias de la Salud en general.

En una época la preocupación estaba centrada entre los sujetos que sinuosamente transitaban sus vidas entre los bordes de las neurosis y de las psicosis. Hoy en día esas fronteras se encuentran transitadas en torno a las problemáticas de la identidad, o entre las psicopatologías que se inscriben entre el cuerpo y la mente, o entre la culpa vivida en la intimidad y la vergüenza ante lo público de sus vidas. También entre el sentir y el percibir, don de los límites y las palabras que remiten a sentimientos son cada vez más escasas y concretas. En los casos más dramáticos las fronteras se ubican entre la vida y la muerte.

Psicología positiva y niñez

Estos conflictos son más evidenciables y también mucho más dramáticos en la adolescencia y la juventud que resultan épocas sumamente críticas de la vida de un sujeto, que debe asumir las transformaciones de su cuerpo, la emergencia de las pulsiones sexuales con mayor empuje, las configuraciones de la identidad, las elecciones amorosas, la inclusión en la cada vez más compleja trama social. Son tantos los adolescentes y jóvenes atravesados por condiciones extremas y también son ellos tan vulnerables, en estos momentos de la vida, que estas manifestaciones ameritan ser cuidadosamente estudiadas desde perspectivas de naturaleza muy compleja, desde miradas diversas y desde el diálogo interdisciplinar.

Entre estos bordes nos encontramos con personas que observan que sus cuerpos son extremadamente distintos entre lo que perciben de sí mismos y lo que la realidad refleja, o los otros sujetos de la cultura con los que interactúan. Entre estas formas de padecimiento se hallan las diversas formas de desórdenes en el comportamiento alimentario. Ellos se inscriben y están originados en disconformidades o más aun en severas distorsiones de la imagen corporal. Otros sujetos de la contemporaneidad oscilan entre apetitos voraces de diversa índole y rechazos violentos de sus propios cuerpos, las conductas bulímicas se encuadran en este tipo de manifestaciones.

Filosofía con niños y niñas

En otros casos es el estado de ánimo el que fluctúa entre extremos de polaridades muy distintas como son la tristeza y la exaltación, dando lugar a oscilaciones del ánimo que suelen ser intermitentes y perturban la regulación emocional. Las turbulencias emocionales y las diversas formas de impulsividad se inscriben en estas condiciones.

En otros el caleidoscopio de identidades hace que vivan en extremos opuestos e incompatibles con oscilaciones bruscas y cambiantes de su propia identidad. En otros casos son diversos consumos problemáticos los que hacen que los sujetos intenten lidiar con sus emociones a través de incorporar sustancias como el alcohol, las drogas y los psicofármacos y otros fármacos en un intento desesperado de evitar el dolor, la tristeza, el sentimiento de vacío, la soledad o las dificultades para relacionarse con otros, animando entonces a objetos inanimados que parecerían ser más fácilmente controlables que las relaciones con otros seres humanos.

Cuales son los motivos del fracaso escolar de los chicos

La inestabilidad es una constante que deviene estable y en esa propia paradoja se construyen los sujetos de la contemporaneidad.

Los extremos más graves de estas expresiones son aquellas que se desenvuelven entre las ganas de vivir y los deseos de morir. Y es aquí donde el suicidio emerge como un acto extremo y sin retorno posible. Lamentablemente es la segunda causa de muerte entre los adolescentes según las estadísticas mundiales en muchos países y muchos más son los que sin consumarlo oscilan peligrosamente en forma repetida entre esa frontera entre la vida y la muerte.

Hablar de todos estos temas resulta imperioso y no podemos evitar este diálogo.

-----------------------------------------------------------------------

El Dr. Persano estará en Freud’s bar “vida al borde. Estados limites”. El viernes 13/9, a las 19:30 hs., en Caburé Libros Mexico 620, CABA.