Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 20 de octubre de 2019 | Suscribite
OPINIóN / Ratas en la escuela
miércoles 12 junio, 2019

Contradicciones en la metrópoli

Falta de higiene urbana, de medidas que tiendan al equilibrio ambiental y de mantenimiento de establecimientos educativos.

por Paula Groisman

Suspenden las clases en la escuela Rosario Vera Peñaloza por presencia de excremento de ratas. Foto: Coope Rosarito
miércoles 12 junio, 2019

Analizar todo hecho social grupal implica analizar los fenómenos sociales a partir de hechos fundamentales, a veces aparentemente simples, o muy complejos, como lo son la aparición de roedores en establecimientos educativos y las consecuentes suspensiones de clases.

Tratamos de develar, de desocultar los principios opuestos, las contradicciones, que siempre son la fuente de la dinámica de todo proceso, porque son generadoras de movimiento y cambio.

En esta modalidad de análisis se forma lo concreto, la realidad objetiva, que es portadora de una complejidad que hay que desmenuzar a fin de develar la multiplicidad de factores que la componen.

Este método de análisis nos permite ver al hombre en situación.

Estudiar con ratas: cerraron una escuela de Almagro por invasión de roedores

Actualmente, desde el inicio del ciclo lectivo, algunas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, se vieron obligadas a suspender las clases por la presencia de roedores en sus instalaciones. Otras atravesaron estas mismas situaciones, años pasados. Pero, lamentablemente, esta noticia nos invade nuestra realidad desde hace ya mucho tiempo.

Podemos hablar de crisis como discontinuidad súbita, desestructuración de un orden previo, a veces, aparente… Esta  crisis tiene muchas veces un carácter expansivo, en apariencia violento, que está asociado a la aparición de fuertes contradicciones, lo que implica movimiento. De esta crisis no emerge repentinamente un cambio abrupto, implica sí, un cambio cualitativo, de movimiento, “como un ir hacia…”.

Este marco teórico bien puede encuadrar que, lo que supone un orden aparente, “la necesidad de cumplimentar tantos días de clases para garantizar la calidad educativa” en nuestra ciudad, como se manifiesta al inicio de cada año lectivo, subyacen situaciones, con múltiples contradicciones y que inevitablemente, “salen a la luz”.

Comunidades educativas que reclaman, que demandan por sus derechos a estudiar y trabajar en ambientes que promuevan la salud y no que la pongan en riesgo.

Hantavirus: todo lo que tenés que saber sobre el virus que ya provocó seis muertes

Inevitablemente aparecen emergentes, reiterados reclamos de las autoridades escolares por los medios instituidos, ante la falta de respuesta, aparecen los abrazos a las escuelas. Paradoja si las hay, nos unimos para pedir por lo que desde las autoridades porteñas enuncian como primordial en el inicio escolar como las garantías para que los alumnos de las escuelas públicas tengan las mismas posibilidades que los niños de otras instituciones educativas.

Estos emergentes, no se muestran de repente, sino que los observables, hacen que indefectiblemente se visibilicen. Roedores que deambulan en la metrópoli se cuentan de a centenares a diario.

Si nos remitimos a estadísticas, en 2003 se hablaba de treinta ratas por persona en nuestra querida Buenos Aires. Se hacía referencia a que sólo en algunas villas importantes de nuestra ciudad, se contaban diez ratas por persona. Y, el clásico durante muchos años fue que en la ciudad había nueve ratas por persona.

Falta de higiene urbana, falta de medidas que tiendan al equilibrio ambiental, falta de mantenimiento edilicio en los establecimientos educativos, campañas de concientización en zonas fabriles…y una mirada que nos abarque a todos.

Contradicciones aparecen en estas noticias que afectan a quienes estudiamos y trabajamos en Escuelas Públicas: igualdad/desigualdad, comunidad educativa/funcionarios, salud/enfermedad.

Y muchos interrogantes vuelven a aparecer antes estas noticias escolares:

¿Sabemos qué esperamos de la otra parte? ¿No esperamos en vano? ¿Cuáles son los alcances de nuestros constantes reclamos? ¿Hay posibilidad de cambiar lo ya existente?

¿No será que no se quiere?

Los que formamos parte de comunidades educativas, muchas veces, nos planteamos el pensar que se pone en duda el sentimiento de pertenencia, lo que da lugar a una impostura ( “como si”).

Si los funcionarios pudieran comprender la importancia de toda demanda grupal al internarse en una problemática como puede ser la planteada, otras noticias saldrían a la luz…


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4788

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.