OPINIóN
gabinete en proceso

Peronistas "tentados": desmienten que Scioli vaya a ser Secretario de Turismo de Milei

En medio de las versiones que indicaban que el actual embajador en Brasil encabece la cartera, su entorno rechazó las suposiciones.

Daniel Scioli
Daniel Scioli | Cedoc Perfil

Las versiones sobre ofrecimientos de cargos para el futuro gobierno de Javier Milei no parecen trascender, por el momento, el campo de las especulaciones. Es el caso del embajador en Brasil Daniel Scioli. Fuentes periodísticas en Buenos Aires dieron hoy como un hecho que le habían propuesto asumir, a partir del 10 de diciembre, la función de Secretario de Turismo de la Nación. Pero desde el círculo íntimo del diplomático argentino se ocuparon de rechazar las suposiciones.

Para Scioli, su continuidad en el comando de la embajada en Brasilia sería propicio para fortalecer las relaciones entre el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y el mandatario electo Milei. Entre los íntimos del embajador, se dice que fue Guillermo Francos, inseparable de Milei, quien solicitó que continuara al frente de la embajada. El diplomático se hizo cargo de esa misión poco después de asumir la presidencia Alberto Fernández a fines de 2019. La encomienda no fue nada sencilla.

En llamas, Carolina Píparo ya negocia otro cargo tras perder la dirección de Anses

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Había que conquistar la buena voluntad del ex jefe de Estado brasileño Jair Messias Bolsonaro para evitar cualquier eventual ruptura entre ambos presidentes, que mantuvieron las relaciones bilaterales en un nivel aceptable a lo largo de tres años. En gran medida, fue obra de Scioli quien tuvo claro, desde un primer momento, que debía conquistar la buena onda del ex presidente. En una entrevista con esta periodista, confesó que desde un inicio abordó con Bolsonaro temas que poco o nada tenían que ver con la política. En primer encuentro, hablaron de los deportes que disfrutaba cada uno.

En un diálogo posterior con el diplomático, a mediados del año, esta corresponsal quiso saber: “Si hay cambios de aire político en el país ¿Piensa que el actual dinamismo en las relaciones entre los dos países irá a continuar?”. Vale la pena transcribir la respuesta.

Dijo entonces: “Creo que la relación con Brasil ya ha madurado mucho como política de Estado y una prueba es la marcha, por ejemplo, hacia la integración energética. En cuanto al tema industrial, cuando se tensó el Mercosur y corrió peligro de romperse, fue el sector privado de la industria que salió en defensa de una política de Estado de más de 30 años (el Mercosur) Estos acuerdos son beneficiosos para ambos países, en todas las áreas. Es de sentido común no cambiar lo que está bien y en marcha”. Es un pronóstico que hoy adquiere una gran vigencia.