16 ene 2021
OPINIóN |Columna de la USAL
miércoles 25 noviembre, 2020

Fratelli Tutti, una invitación a construir la amistad social

Casi finalizando un año difícil a nivel mundial, el Papa Francisco nos regala una nueva encíclica dirigida a todas las personas que reconocen que el mundo está gravemente enfermo, pero no pierden las esperanzas de curarlo.

Mg. Agustín Podestá Brignole y Profesora Sabrina A. Marino*

El Papa Francisco Foto: Agencia Afp
miércoles 25 noviembre, 2020

Casi finalizando un año particularmente difícil a nivel mundial, el Papa Francisco nos regala una nueva encíclica Fratelli Tutti. El documento forma parte de la denominada Doctrina Social de la Iglesia, por lo tanto, no está dirigida solo a los fieles católicos, sino también a todas las personas de buena voluntad que, al igual que él, reconocen que el mundo está gravemente enfermo, pero no pierden las esperanzas de curarlo.

Desde su publicación, Fratelli Tutti ha llamado la atención. Supo ser defendida, atacada, fragmentada y muchas veces sacada de contexto. Sin embargo, la encíclica sigue ahí, a la espera de ser leída y puesta en práctica. Es por eso que resulta fundamental fomentar espacios para reflexionar libremente sobre ella.

¡Es tanto lo que sí se puede hacer! Laudato Si’, 180

La Universidad del Salvador, junto con otras universidades del país y de la región, se propusieron organizar un coloquio que tendrá lugar los próximos jueves 26/ 11 y 3/12. Dichos encuentros virtuales buscan ser espacios de diálogo y reflexión. La diversidad de ponentes y la variedad de perspectivas que se ofrecen en el coloquio pretende reflejar la riqueza del texto, poniendo en evidencia que el mismo no puede ser reducido a una única lectura. 

Durante dos semanas tendremos la oportunidad de acercarnos a los variados ejes que propone Fratelli Tutti: la Pandemia y pandemias: el COVID-19 no solo provocó grandes dificultades, también puso en evidencia otro tipo de pandemias anteriores, esas que generan pobreza, injusticias e inequidad, discriminan y excluyen. Esas pandemias también urgen ser sanadas; El modelo del buen samaritano: la parábola del buen samaritano está ubicada en el centro de la encíclica. En el relato Jesús muestra que prójimo soy yo de los demás, porque tengo que ponerme a su servicio. No se trata solamente de "ser" prójimo. Antes bien, se trata de "actuar", de "comportarse" como prójimo; La Política, economía, legislación y gobiernos: la encíclica critica con fundamentos a los sistemas actuales, pero también invita a repensarlos desde la lógica del samaritano. Este modelo se traduce en la búsqueda de una política que promueva auténticamente el bien común, respetando las identidades culturales y populares, sin pretender homogenizar la realidad, optando preferencialmente por los más pobres y excluidos de los sistemas económicos como las mujeres, las personas con discapacidad, los jóvenes, los migrantes, entre otros; La cultura del encuentro contra la violencia: la vida sigue gimiendo de dolor a causa de las guerras, la opresión, las injusticias, la explotación, entre muchos otros lamentables factores. Frente a esa violencia, cabe la pregunta por el perdón. ¿Es posible vivir el perdón cristiano? ¿Es posible perdonar al victimario? Se deberá tener presente: que conflicto es inevitable y debe ser superado, no anulado; que el perdón no implica ni olvido ni falta de justicia, los procesos democráticos y legales deberán seguir su curso, pero el perdón nos redime, nos reconcilia con Dios y con los demás; La fraternidad universal: los gobiernos, las organizaciones internacionales, las empresas, las religiones, todos los seres humanos, debemos abogar por una convivencia posible, por una auténtica hermandad o “amistad social”. Lograrlo es lograr la paz, paz que, en la visión de Francisco de Asís, es mucho más que ausencia de guerras, es la paz originaria de la Creación de Dios, la del “saludo de la paz” en la misa, paz donde no sólo no hay pecado, sino que, aún más, hay fraternidad.  

A 5 años de la publicación de la Carta Encíclica Laudato Si’

Como comunidad asumimos que el nuevo documento de Francisco no es solo un texto, es sobre todo una herramienta para que juntos, como amigos y hermanos, podamos construir (o reconstruir) nuestra casa común. Los invitamos al primer coloquio universitario Fratelli Tutti, para poner manos a la obra.

 

* Mg. Agustin Podestá Brignole y Prof. Sabrina Marino, Teólogos, docentes e investigadores de la Universidad de Salvador.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5242

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.