PERIODISMO PURO
Entrevista - Video

Carl Wieman | El Nobel que confirmó la tesis de Einstein creó un método que ‘enseña a enseñar’

Es el físico atómico estadounidense ganador del Premio Nobel de Física del año 2001, por lograr el condensado Bose-Einstein, predicción que hizo el físico alemán en 1924 y que permite enfriar los átomos para estudiar en detalle la interacción de la materia y confirmar las leyes que rigen la física cuántica. En paralelo, se interesó en investigar el proceso educativo por el que el cerebro aprende a tomar decisiones para resolver problemas de la física y la ingeniería, y cómo trasladar esto a la educación formal para implementarlo en las universidades. Su interés es aclarar la distinción entre adquirir conocimiento científico y adquirir la capacidad de pensar científicamente.

Carl Wieman 20231201
Carl Wieman en la entrevista con Jorge Fontevecchia | MARCELO DUBINI

—¿Podría explicar brevemente, para legos, en qué consiste el descubrimiento que le valió la obtención del Premio Nobel?

—Descubrimos algo que se llama condensación de Bose-Einstein, es una nueva forma de materia en la que entran los átomos cuando pueden estar extremadamente fríos. Albert Einstein predijo que esto podría suceder en 1924, pero nadie había podido hacer que las condiciones se mantuvieran lo suficientemente frías como para que realmente sucediera. Así desarrollamos nuevas técnicas para enfriar átomos y de repente lo vimos aparecer con mucha claridad. Generó mucho entusiasmo porque es un material muy extraño y crea el tipo de leyes de la física cuántica que gobiernan cómo se comportan las cosas en la escala más pequeña dentro de los átomos y las muestra en una escala de tamaño mucho, mucho mayor. Así, puedes ver y estudiar que este tipo de lo que llamamos el mundo cuántico es mucho mejor.

—¿Cuál es la importancia de producir el condensado de Bose-Einstein?

—Bueno, es discutible hasta cierto punto. Fundamentalmente recibió más atención simplemente porque era algo tan nuevo e inusual, lo predijo la ciencia y la gente pudo hacerlo realidad. Nunca puede ocurrir en la naturaleza y por eso su existencia se debe a los humanos, pero tiene un interés más generalizado y cierta importancia. Como físicos, nos permite estudiar este tipo de mundo que es el cuántico, pero en particular, hay un aspecto muy importante. Es importante para la tecnología, que es algo así como la transición entre lo que consideramos el mundo cuántico submicroscópico y el mundo macroscópico en el que vivimos, y esa región de transición se está volviendo cada vez más importante en cómo hacemos electrónica, transistores y cosas para todos nuestros dispositivos electrónicos, haciéndolos cada vez más pequeños, entonces están llegando a este mundo donde tienen diferentes tipos de leyes y diferentes comportamientos. Diría que el condensado de Bose-Einstein, en su aplicación más práctica, simplemente nos brinda herramientas para comprender mejor ese mundo y ese comportamiento en este tipo de quantos para hacer la transición a una región de mayor escala.

“Una buena educación no es llenar el cerebro con conocimiento”

—Su descubrimiento implica un nuevo estado de la materia con efectos sin precedentes en la historia de la física, ¿qué significó este descubrimiento para la física cuántica, por ejemplo?

—Creo que no podemos dejarnos llevar demasiado, realmente no cambió en absoluto nuestras ideas sobre la física cuántica, es una especie de refuerzo. En cierto modo, se mantienen porque se dice que fue esta predicción hecha hace muchos años por Einstein, que las leyes que rigen la física cuántica predecirían esto, y así fue otra confirmación de que tenían razón. Pero también, simplemente llegó esta extraordinaria novedad material para estudiar y observar sus propiedades, permitirnos probar y sondear la física cuántica de formas novedosas, por lo que nos ha brindado nuevos conocimientos sobre cómo se comporta el mundo cuántico. No ha trastornado drásticamente nuestra comprensión de esto, pero simplemente lo ha hecho un poco más rico y profundo.

“La condensación Bose-Einstein nos permite estudiar el cuántico y es una invención humana”

—¿Cómo decidió continuar con el experimento del condensado de Bose-Einstein que requirió muchos años de investigación?

—En realidad es un poco gracioso porque el experimento que hice antes de eso estableció mi reputación como físico, antes de comenzar a trabajar en el condensado de Bose-Einstein, fue en realidad mucho más largo y en muchos sentidos, el experimento más difícil. Así que el condensado de Bose-Einstein no fue tan difícil en ese sentido, pero nos tomó varios años y comenzamos en esto simplemente porque habíamos desarrollado nuevas técnicas para usar luz láser para enfriar y atrapar todos los átomos, y hacerlos más fríos de lo que la gente había podido hacer antes. Descubrimos formas de hacerlo que eran mucho más simples y mucho menos costosas que lo que se había hecho antes, y funcionó muy bien. Entonces, la combinación de que era más sencillo hacer este tipo de experimentos, más la idea de que teníamos un átomo muy frío, nos hizo empezar a pensar en la idea de que tal vez podríamos obtener este objetivo casi místico de la ciencia, el condensado Bose-Einstein, que él había predicho hace tanto tiempo, y la gente había intentado durante tanto tiempo. Una vez que decidimos que íbamos a perseguirlo, nos llevó unos cinco años, que es mucho tiempo, pero no es una enorme cantidad de tiempo para experimentos de física difíciles y estándares. No fue un tiempo infructuoso, porque lo que realmente estábamos haciendo era que había propiedades de los átomos y cómo se comportaban a estas temperaturas tan bajas que la gente no conocía, no sabía, no entendía porque nunca antes se había investigado. Por eso no sabíamos exactamente qué condiciones experimentales eran necesarias. Y así construimos una serie de experimentos en los que, si la naturaleza fuera muy amable con nosotros, podríamos obtener condensado de Bose-Einstein. En realidad no funcionó para eso, pero siempre fueron experimentos que nos dieron nueva información, pudimos entender mejor cómo se comportan los átomos, entendimos sus propiedades y cómo interactúan a estas temperaturas tan bajas. Así, cada vez que hicimos un experimento, aprendimos más cosas. Y eso guió el siguiente experimento que pudimos construir y probar,  así que no fue una actividad tan frustrante e infructuosa. Fue una especie de serie de pasos muy reales, cada uno de los cuales fue avanzando a lo largo del camino hasta alcanzar las condiciones que necesitábamos.

Carl Wieman 20231201
EL DESCUBRIMIENTO DEL NOBEL. “La condensación de Bose-Einstein es una nueva forma de materia en la que entran los átomos cuando pueden estar extremadamente fríos”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—¿Qué sintió cuando logró confirmar el resultado que Einstein estuvo investigando durante tanto tiempo?

—Fue muy emocionante, tengo que decir que estaba más emocionado de que pudiéramos lograr el condensado Bose-Einstein, que el Premio Nobel y la atención que lo acompañaba. Eso fue solo la emoción de poder ver cómo se comporta la naturaleza y las condiciones en la naturaleza que son interesantes y emocionantes de estudiar y nadie ha podido hacer antes. Así que esa fue la parte que me emocionó y me satisfizo.

—¿Cómo cambió su vida personal ganar el Premio Nobel?

—Realmente no lo cambió mucho. Quiero decir, ganas un Premio Nobel y estás en una posición en la que puedes tomar decisiones y tienes que decidir sobre lo que vas a hacer con tu vida. Puedes pasar tu vida asistiendo a cenas elegantes y dando charlas en ellas, etc., o puedes continuar haciendo lo mismo que hacías antes. Y para mí, eso fue principalmente lo que seguí haciendo, tienes ciertas cosas donde estás en una posición en la que puedes influir en las personas y tener voz. La tensión que no sentías antes, donde sientes que puedes generar un impacto. Y había ciertas áreas como esa en las que yo, en cierto modo, sería más público de lo que había sido antes. Pero en general, no fue un cambio tan grande.

“Estaba más emocionado de lograr el condensado Bose-Einstein que de ganar el Premio Nobel”

—Por ejemplo, ¿siente que su voz se escucha más y sus investigaciones que están relacionadas con el aprendizaje y la educación son más tomadas en cuenta o llaman más la atención desde que ganó el Premio Nobel?

—Sí, ese es realmente el principal impacto que ha tenido para mí. Antes de ganar el Premio Nobel, me interesaba la educación y realizar estudios sobre cómo mejorarla. Y nos dimos cuenta de que había formas de enseñar mejores y más efectivas que las que se utilizaban mayoritariamente y es cierto que después de que gané el Premio Nobel, la gente le prestó más atención a eso. Tuve más oportunidades de hablar sobre esto, tratar de convencer a la gente de que deberían cambiar y mejorar la forma en que enseñan para que los estudiantes pudieran tener más éxito y es definitivamente cierto que no habría recibido tanta credibilidad y atención por ese trabajo sin ese Premio Nobel.

“Al ganar un Premio Nobel puedes tomar decisiones sobre lo que vas a hacer con tu vida”

—¿Cree que el hecho de crecer durante su infancia en un entorno natural y poco habitado personalmente lo ayudó a tener un tipo de atención particular y diferente a la que un niño de un entorno convencional, como una ciudad, por ejemplo, puede recibir?

—Es difícil saber exactamente qué hace que una persona crezca y haga las cosas que hace. Pero es muy cierto que yo vivía en una zona muy rural lejos de las tiendas y los pueblos, etc. Entonces tuvimos que construir las cosas nosotros mismos y descubrir cómo hacer que funcionaran por nuestra cuenta. De alguna manera pasé tiempo explorando y aprendiendo a hacer cosas. Y creo que eso ciertamente continuó en mi vida posterior, si quieres que algo funcione, piensas: puedo descubrir cómo hacerlo yo mismo porque lo he estado haciendo desde muy joven. Creo también que el hecho de que no teníamos muchas distracciones modernas, no teníamos televisión en mi casa, no la tuve al menos hasta la escuela secundaria. Así que no pasé tanto tiempo viendo televisión y haciendo cosas así como lo harían otros niños en una ciudad, creo que eso ciertamente ayudó. Pero probablemente lo más importante fue el entorno de un lugar donde se podía explorar y descubrir cosas nuevas. Incluso cuando era niño, iba a explorar mucho el campo, y ese tipo de aspecto de estar interesado en mirar cosas nuevas se lleva adelante.

—Su educación primaria fue en una escuela rural, muy pequeña, solo eran tres grados, eso no le impidió convertirse en un gran científico. ¿Cuánto más importante es la experiencia que el conocimiento formal en la educación?

—Es una buena pregunta. Creo que sobre todo fui muy afortunado. Como dices, fui a una escuela rural muy pequeña, pero tenía profesores que estaban interesados en ayudarme y demás. Pero a medida que me convierto más en un investigador, al estudiar educación y cómo funciona, he llegado a apreciar el tipo de oportunidades que un niño tiene para aprender lo que realmente importa y el éxito que tendrá en la vida, creo que en algunos aspectos fui inusual y muy afortunado porque sé que en este país y en la mayoría de los países, los niños que crecen en entornos rurales sin escuelas tan buenas tienen una tremenda desventaja para tener éxito en comparación con aquellos que tienen mucho más privilegio educativo.

Carl Wieman 20231201
INVESTIGACIONES PARALELAS. “Tenía un grupo que apuntaba con láseres a los átomos y veía cómo se comportaban, y otro grupo que estudiaba enseñanza y aprendizaje”. (FOTO MARCELO DUBINI)

—¿Cómo fue la experiencia de pasar de los bosques de Oregon al MIT?    

—Fue un choque cultural ir desde los bosques de Oregon al MIT, que era una ciudad grande y estaba llena de estudiantes que venían de la ciudad de Nueva York y de la Escuela Secundaria de Ciencias del Bronx, con antecedentes muy sólidos. Todo era muy nuevo, muy diferente y muy extraño para mí, me llevó bastante tiempo adaptarme al nuevo entorno en el que vivía allí.

—¿Qué cree que influyó más para que se interesara por la ciencia?

—Para ser honesto, no estoy seguro exactamente de qué es lo que más me interesó en la ciencia, siempre estuve interesado en ella desde que era muy joven, en las clases, la escuela, etc., pero realmente no puedo señalar ningún maestro o clase en particular que haya marcado la diferencia. Lo que puedo decir es que fue tremendamente importante para ingresar a la física y tener éxito, por suerte y con la ayuda de un amable profesor, me involucré muy temprano en mi carrera universitaria como estudiante de primer año, ayudando en un laboratorio de investigación, y esa experiencia realmente significó una tremenda influencia en mí.  Me entusiasmó trabajar en física y también me ayudó a aprender a ser un buen físico esa experiencia de pasar muchísimo tiempo en el laboratorio. Y para una licenciatura, fue una experiencia bastante inusual, pero muy beneficiosa para mi.

“No habría recibido credibilidad y atención por mi trabajo en educación sin el Premio Nobel”

—Usted recibió el Premio Nobel siendo bastante joven, solo tenía 50 años. ¿Siente que haber logrado ese hito a una edad temprana abre otras posibilidades o posibilidades diferentes del que recibe un Premio Nobel después de una larga carrera?

—Absolutamente. Significaba que todavía tenía muchos años por delante para hacer otras cosas, y lo más importante que he hecho con eso es mi trabajo para promover la educación. Nunca habría podido hacerlo y nunca tuve realmente el prestigio para hacerlo, ni tampoco la energía y oportunidades si hubiera sido mucho mayor. Así que sí, fue un gran momento ganar cuando todavía eres lo suficientemente joven como para disfrutarlo, y usarlo para hacer que las cosas sucedan. 

—Desde hace veinte años, su carrera gira en torno a la investigación. Por un lado, relacionado con el descubrimiento científico que le valió el Premio Nobel, pero por el otro, cómo cambiar el aprendizaje en las universidades con respecto al conocimiento científico. ¿Cómo se combinan estas dos partes de la investigación?

—Veo que has hecho muchos deberes sobre mis antecedentes. En algún nivel, estaban conectados. Me interesé mucho en el aspecto educativo debido a mi investigación en física. Los estudiantes de posgrado venían a trabajar en mi laboratorio de investigación para obtener un doctorado, y provocado por eso, el patrón que vi, es que estos estudiantes llevaban muchos años realizando trabajos muy exitosos en sus cursos de física, pero realmente no podían hacer física en el laboratorio en absoluto. Sin embargo, después de trabajar conmigo durante un par de años, se convirtieron en físicos. Al ver este patrón, me pregunté: ¿por qué estaba sucediendo esto? ¿Por qué podían obtener buenos resultados en los cursos y no aprender física cuando claramente tenían la capacidad? Entonces comencé a pensar en esto como un problema científico y comencé a estudiar. En ese momento todavía estaba haciendo mi investigación en física, pero también comencé a dedicar mucho tiempo a estudiar lo que sabíamos sobre cómo aprende la gente, cómo aprende física. Y me hizo darme cuenta de que había formas mucho mejores de enseñar, entonces me interesé en trabajar en ese campo. Pero siempre estuve interesado en la idea básica de cómo la gente aprende a pensar como un físico, y eso, en cierto modo dio forma al tipo de trabajo que hice en mi educación y, como usted dice, durante unos veinte años, luché por equilibrar el intento de hacer ambas cosas. Había un grupo que apuntaba con láseres a los átomos y veía cómo se comportaban, y el otro grupo, que estudiaba enseñanza y aprendizaje en varios cursos. Para mí siempre fue una lucha. Francamente, siempre sentí que debería dedicar más tiempo del que tenía a cada uno de ellos.

“No teníamos televisión en mi casa hasta que la tuve al menos en la escuela secundaria”

—Lo que usted investiga en educación no es solo la forma en que los estudiantes absorben la información, sino también la forma de medirla. ¿Cómo se mide el conocimiento?

—Es una muy buena y difícil cuestión tener buenas maneras de medir realmente qué tan bien las personas están aprendiendo a pensar. Tenemos una especie de exámenes estándar que les damos a los estudiantes todo el tiempo, y las calificaciones que reciben en los cursos determinan si fueron las escuelas en las que son aceptados, y así sucesivamente. Y francamente, a medida que aprenden más y más sobre esto, soy cada vez más escéptico sobre cuán significativos son realmente la mayoría de esos exámenes, que creo que principalmente, en su mayoría, simplemente miden qué tan bien las personas memorizan información y cómo seguir procedimientos establecidos. Realmente no miden qué tan bien una persona puede pensar sobre el tema. En los últimos años, mi grupo realmente ha estado estudiando en detalle cómo los expertos en ciencia e ingeniería resuelven problemas en su campo. Luego llegamos a comprender que lo hacen tomando un conjunto de decisiones y luego identificamos estas 29 decisiones involucradas en los pasos de resolución del problema. Entonces nos hemos dado cuenta de que una evaluación mucho más significativa de qué tan bien han llegado los estudiantes a obtener el tipo de aprendizaje y desarrollar el tipo de pensamiento que queremos que tengan es darles una prueba que implique darles una situación realista. Luego ver qué tan bien pueden tomar estas decisiones específicas sobre ese problema en ese contexto, eso es un tiempo muy largo. Es una respuesta larga a su pregunta, pero es una pregunta desafiante, y creemos que recientemente hemos logrado algunos avances significativos en este tipo de medición del aprendizaje.

—¿Qué mensaje les daría a los jóvenes que están terminando la educación formal y tienen que elegir una carrera a la que dedicarán la mayor parte de su vida? Es una gran decisión y usted habla de cómo tomar mejores decisiones, una buena educación que conduzca a una mejor toma de decisiones.

—No realmente. Y la razón por la que digo que creo que su educación no brinda una muy buena orientación al respecto es que la educación que brindamos a la mayoría de los estudiantes realmente no les brinda el conocimiento previo que necesitan para tomar esa decisión sobre una carrera. Lo digo por el trabajo que hemos hecho, que es que, si quieres tomar una decisión sobre dónde vas a pasar tu vida, realmente tienes que saber qué implica realmente esa carrera, cuál es el tipo de trabajo diario que vas a hacer en ese tema. Precisamente por las razones que he dicho, la mayoría de los cursos que tienes en el sistema educativo simplemente no te brindan ese tipo de experiencia. Por lo tanto, en realidad son solo cursos inusuales que hacen cosas que involucran proyectos novedosos en los que tienes que agregar cosas nuevas, puedes descubrirlas y construirlas por tu cuenta. O, como en mi experiencia, tienes la oportunidad de trabajar en un laboratorio de investigación para ver cómo es realmente investigar en algún área de la ciencia. Eso te brinda una base mucho mejor para emitir ese juicio sobre lo que quieres hacer en la vida. Es desafortunado, pero a partir de experiencias educativas normales, puede resultar bastante difícil hacer un juicio bien informado sobre con qué serás feliz en la vida.

—¿Cómo se imagina que cambiaría la forma de aprender o la forma de pensar de los estudiantes o jóvenes que mañana serán adultos con estas metodologías que usted investiga y desarrolla?

—Creo que tendrán capacidades mucho mejores, lo que vemos es que saben que pueden resolver problemas novedosos y desafiantes mucho mejor que los estudiantes que aprenden a utilizar los métodos de enseñanza tradicionales. En realidad se remonta a un nivel muy fundamental, que es que llegamos a apreciar que una buena educación no es llenar el cerebro con conocimiento. En realidad, está desarrollando ese cerebro, está cambiando la forma en que las neuronas se conectan de diferentes maneras, y entonces ese cerebro tiene capacidades nuevas y mayores para resolver cosas, para resolver problemas nuevos y diferentes de mejores maneras. Por eso creo firmemente que si mejoramos la enseñanza de esta manera, en realidad estaremos produciendo muchos más estudiantes con mayores capacidades.

Carl Wieman 20231201
EL DESAFÍO DEL APRENDIZAJE. “Creemos que recientemente hemos logrado algunos avances significativos en este tipo de medición del aprendizaje”.

Carl Wieman 20231201

—Usted dice que hay una especie de modelos mentales que son un mecanismo básico en la forma en que la investigación es verdadera y una manera de resolver las preguntas que los científicos se plantean. ¿Considera que esto no es efectivo y que existen otras formas de desarrollar el pensamiento científico?

—Supongo que los desafíos son cómo ayudar a las personas a desarrollar estos modelos mentales y a pensar sobre el tema de la misma manera como lo hacen los científicos, eso es fundamentalmente algo difícil de hacer porque implica un proceso mental complejo, por lo que darles a las personas el tipo correcto de problemas para practicar, resolver y aprender es lo principal que hemos considerado exitoso, pero también tenemos algo de tecnología que puede ayudar en eso. Uno de los grandes proyectos que comencé son simulaciones interactivas en línea, que son gratuitas para cualquiera que tenga una computadora, están en la web y ahora hay casi 200 de estos que básicamente crean una especie de entorno de juego donde el estudiante puede jugar, cambiar diferentes condiciones en este sistema y luego ver cómo se comportan las cosas. Puedes mostrar cómo se mueven los electrones en los circuitos eléctricos, etc. Por eso es mucho más fácil entender los modelos conceptuales subyacentes para los estudiantes que juegan con estas simulaciones. Ese es un método particularmente útil que encontramos para complementar la práctica educativa más estándar.

—Entonces, ¿cómo transformará la inteligencia artificial las metodologías de enseñanza y aprendizaje en el futuro?

—Esa es una pregunta difícil y no sé la respuesta. He pasado mucho tiempo pensando en esto y muchas otras personas también. No creo que nadie sepa realmente la respuesta todavía. Creemos que existen capacidades y potencial tremendos, pero también existen desafíos potencialmente tremendos. Cuando hemos estado haciendo algunos estudios pequeños en los que analizamos cómo la inteligencia artificial puede resolver problemas y, por lo tanto, tal vez damos consejos a los estudiantes sobre cómo hacerlo, puede causar algunos tipos de problemas. Y muchos otros tipos de problemas realistas, que la inteligencia artificial hace, lo hace bastante mal, pero en formas que podrían ser muy engañosas si se usara para ayudar a un estudiante, en realidad sería bastante negativo, estamos simplemente tratando de descubrir qué significa esto. Pero la otra gran pregunta, y una especie de pregunta más importante sobre la inteligencia artificial, es qué significará ser una persona educada en el mundo de la inteligencia artificial, donde se puede usar esa IA. Para simplemente decirles cómo hacer tantas cosas que estamos acostumbrados a pensar en el sistema educativo, es que necesitamos tener personas capacitadas para hacerlas y ahora no las necesitarán porque simplemente pueden usar IA. Así, realmente, se confunden todos los objetivos de la educación. Y como digo, he estado pensando mucho en esto, pero realmente no sé cuál es la respuesta. No sé cómo será más eficaz a corto plazo ni cuáles serán los resultados a largo plazo. Diría que es realmente la cuestión más importante de nuestros tiempos en materia de educación.

—En el presente, ¿ve que las prácticas educativas están fallando a los estudiantes cuando ve que en mayor proporción, los jóvenes votan por la política de extrema derecha?

—Me concentro principalmente, o casi por completo, en la educación en ciencias e ingeniería, y en cómo mejorarlas, pero hay más. La cuestión fundamental es simplemente hacer que la gente aprenda a observar la evidencia, evaluar la información y usarla para tomar decisiones sensatas. Como estaba diciendo, ese es el corazón del buen pensamiento científico, pero también está en el corazón del buen pensamiento y la buena toma de decisiones, la vida de las personas. Creo que claramente, cuando observamos las decisiones que la gente está tomando sobre sus líderes políticos, no están haciendo un muy buen trabajo al analizar cuidadosamente la información, la evidencia, y tomar decisiones sensatas basadas en eso.

Carl Wieman 20231201

Carl Wieman 20231201

—¿Qué cambio cree que sería beneficioso introducir en el sistema docente universitario?

—El cambio más grande que creo que necesitamos hacer es alejarnos de la idea de la conferencia, donde gran parte de la enseñanza universitaria es que los profesores se ponen de pie y hablan y simplemente siguen diciendo información que los estudiantes se supone que absorben. Lo que sabemos sobre la educación ahora es que, como dije, realmente está cambiando el cerebro a través del procesamiento, el pensamiento intenso sobre las cosas, y el escuchar conferencias simplemente no hace eso. La forma mucho más eficaz de enseñar es que a los estudiantes se les presenten problemas que tengan que disfrutar. Entonces, en lugar de sentarse allí escuchando una conferencia, los estudiantes en realidad trabajan en clase resolviendo problemas, practicando, tomando decisiones y luego reciben comentarios del instructor.  Entonces el instructor sigue hablando, pero habla principalmente en forma de brindar retroalimentación y orientación a los estudiantes, ya que ellos en realidad están practicando ese pensamiento que usted quiere que aprendan. Ese es realmente el gran cambio, el cambio de que los estudiantes simplemente se sienten, escuchen, piensen y resuelvan activamente y reciban retroalimentación para mejorar su pensamiento.

—¿Se podría decir que con su investigación sobre el aprendizaje lo que está haciendo es “enseñando a enseñar”?

—Sí, eso es exactamente lo que esperamos, que nuestra investigación oriente a la gente a pensar. Convencerlos para que enseñen de otra manera, para que enseñen mejor. Doy muchas charlas y escribo artículos sobre esto para tratar de convencer a los profesores a nivel universitario de que hay formas mejores y más efectivas de enseñar.

—En una entrevista usted comentó los datos que encontró sobre los grupos de robótica, la incorporación de la enseñanza de la robótica en una escuela y cómo eso ha influido en el interés por la ingeniería. ¿Cuál es la particularidad de esto?

—Los robots son útiles simplemente porque son algo que les interesa a los niños, pero creo que el aspecto más importante de esto es que es un proyecto que los estudiantes pueden realizar con cierto grado de independencia, están teniendo muchas más oportunidades para resolver las cosas por sí mismos, probar cosas y aprender de lo que no funciona. Luego, descubrir cómo hacer que funcione. Entonces, no creo que se puedan tener otros tipos de proyectos que los estudiantes puedan hacer y que logren lo mismo. Pero yo diría robots o algo que entusiasme a los niños es una buena oportunidad para brindarles este tipo de experiencia independiente.

“Para ser honesto, no estoy seguro exactamente de qué es lo que más me interesó en la ciencia”

—Usted es crítico con el tipo de enseñanza de conferencias o clases magistrales en las que un científico o un profesor se dedica a emitir verdades científicas frente a una audiencia de estudiantes. ¿Qué problema ve en este tipo de enseñanza y qué propuesta diferente puede plantear?

—El problema con ese tipo de enseñanza es que puede ser bastante técnico sobre la cantidad de información nueva que el cerebro puede seguir y procesar, y cómo eso no es menos de lo que se cubre en una conferencia típica. Pero el aspecto más fundamental es solo la idea de que el cerebro realmente está aprendiendo, y particularmente aprendiendo nuevas habilidades al practicar eso con el procesamiento mental que necesitan hacer, y simplemente sentarse a escuchar. No es que alguien hable y diga cosas nuevas, eso no es generar ese tipo de procesamiento mental por el que necesita pasar el cerebro. Cuando recopilamos datos sobre esto, medimos exactamente lo que los estudiantes están aprendiendo al escuchar conferencias, es simplemente muy pequeño, entonces eso necesita ser reemplazado con oportunidades para que los estudiantes piensen, se den cuenta de que tienen que resolver cosas en clase y luego continúen trabajando en los problemas de tarea en los que tienen que hacer lo difícil: pensamiento y procesamiento mental que realmente produce los cambios en el cerebro que hacen que la educación sea significativa.

—¿Usted lo que dice es que es más importante que un profesor convenza a los estudiantes sobre cómo se hace ciencia y no cuáles son los resultados de la ciencia o que los científicos son la gran autoridad?

—En lo que realmente estoy pensando es en aprender hechos científicos versus aprender el proceso de hacer ciencia. Yo diría que el proceso de hacer cerebros se trata realmente de resolver problemas científicos y pensar científicamente, que eso es lo que realmente importa a medida que comienzas una carrera, hacer cosas en el futuro, eso es para lo que serás útil, en realidad para resolver problemas. Eso es muy diferente de simplemente tener un montón de conocimientos sobre el tema. Cuando medimos las cosas, vemos que hay muchos casos en los que los estudiantes han aprendido muchos conocimientos en sus cursos, pero en realidad no saben cómo aplicar esos conocimientos ni cuándo y cómo aplicarlos para resolver problemas. Eso es lo que implica el proceso de hacer ciencia. Y esa es la razón por la que hago estas distinciones entre simplemente adquirir conocimiento científico y adquirir la capacidad de pensar científicamente.

“Fue un gran momento ganar cuando todavía eres lo suficientemente joven como para disfrutarlo”

—Durante la pandemia se estableció fuertemente la enseñanza y las clases en línea. ¿Cómo impactó en la forma de enseñar y aprender la intermediación de pantallas y la educación no presencial?

—La pandemia fue un problema tremendo con la educación y, en parte, creo que esto empeoró las debilidades de la enseñanza tradicional de la conferencia, porque los estudiantes sentados escuchando en un aula una conferencia regular no implica aprendizaje. Se distraen con bastante facilidad y demás, pero cuando solo lo miran en la pantalla, es mucho peor, hay mucho menos contacto humano, hay muchas otras distracciones sucediendo. Y eso hace que la conferencia estándar sea mucho peor que en persona y creo que la enseñanza en línea no tiene por qué ser peor si se realiza en Zoom. Puede tener salas de descanso a las que acuden los estudiantes, hacer que se dividan en grupos pequeños, hablen individualmente entre ellos y trabajen para resolver problemas. Creo que lo que hay que hacer es ser cuidadoso y reflexivo sobre la enseñanza en línea. Todavía puede ser efectivo, pero creo que en la forma en que se implementa en general o con mayor frecuencia, simplemente damos conferencias regulares, ya sea grabadas o en persona. Es mucho menos efectivo que incluso tener a la gente en persona. Simplemente están aún menos involucrados. Pero siempre sentí que era muy desafortunado que cuando todas estas instituciones de repente tuvieron que cambiar a la enseñanza en línea, hubo un esfuerzo mucho mayor para que la gente pensara en eso, realmente en los desafíos, pero también en las capacidades de hacer mejorar la enseñanza en línea y hacerla más efectiva, porque creo que allí, más que cualquier otra cosa, se está perdiendo una gran oportunidad.

—La Universidad de Columbia Británica creó la Iniciativa de Educación Científica Carl Wiseman para ayudar a las universidades a adoptar el enfoque científico de la enseñanza en cuatro pasos. Cuéntenos sobre este enfoque.

—Este fue un esfuerzo que firmé, que fue realmente un gran experimento y cambio institucional, planteando la pregunta de que teníamos todos estos experimentos que mostraban mejores formas de enseñarlos y medirlos, pero todos eran experimentos individuales realizados por profesores individuales dispersos en diferentes instituciones, en diferentes departamentos. 

Este experimento buscaba ver si se podía cambiar la forma en que enseñaba una universidad entera, o al menos departamentos enteros y su enfoque solo en el departamento de ciencias. Entonces, ¿podríamos hacer que estas nuevas formas fueran nuevas y mejores formas de enseñar? ¿Podríamos convertirlas en la norma en una universidad importante? Fue un programa grande que tenía muchas partes en las que no entraré, pero proporcionó mucho apoyo monetario a dos departamentos y contrataron especialistas en educación científica que luego trabajarían con los profesores para cambiar sus cursos pensando, primero, mucho más en exactamente lo que querían los objetivos del curso. 

Lo que querían que los estudiantes pudieran hacer como resultado de este curso exitoso y luego desarrollar mejores métodos para medir lo que los estudiantes realmente estaban aprendiendo. Finalmente, lo más importante, implementar estos nuevos métodos de enseñanza que llamamos aprendizaje activo en sus clases. Fue un esfuerzo lograr que muchos apoyaran y lograr que muchos profesores con incentivos, aliento y apoyo adoptaran estos diferentes métodos y resultó no universalmente exitoso; no todos los departamentos cambiaron, pero tuvimos muchos departamentos que hicieron cambios en la forma de enseñar. 

Acabo de regresar hace poco y me alegró mucho ver que la mayoría de estos cambios parecían mantenerse en los lugares donde la gente había adoptado mejores métodos de enseñanza. Ahora, diez años después, todavía utilizan esos métodos. La gente nueva en esos departamentos también está utilizando estos mejores métodos. 

 

Un ejercicio con ChatGPT

Mediante este código QR el lector podrá encontrar en la página web de Perfil.com una versión alternativa a la entrevista de Jorge Fontevecchia  al físico y educador Carl Wieman producida con inteligencia artificial.

Le planteamos a ChatGPT: ¿Qué le preguntarías a Carl Wieman si pudieras entrevistarlo?

Carl Wieman 20231201

La inteligencia artificial elaboró un modelo de cuestionario de siete preguntas. Se interesó por cuáles son los desafíos más importantes en la educación científica hoy en día y cómo deberíamos abordarlos; el concepto de “aprendizaje activo” y cómo cree que este enfoque mejora la comprensión y retención de los conceptos científicos; cómo puede la tecnología mejorar la enseñanza de las ciencias y cómo podemos asegurarnos de que los estudiantes desarrollen habilidades críticas, como el pensamiento analítico y la resolución de problemas, entre otras cuestiones.

Luego le preguntamos a la IA cómo cree que respondería  Carl Wieman a cada una de las preguntas. También lo hizo. 

En este enlace QR, el resultado de este ejercicio con inteligencia artificial.

 

Producción: Melody Acosta Rizza y Sol Bacigalupo.