PERIODISMO PURO
Entrevista - Video

Dan Shechtman: “Nuestras vidas se rigen por el azar; no controlamos nuestros pasos”

El científico israelí, ganador del Premio Nobel de Química del año 2011, por el descubrimiento de los cuasicristales, que cambió totalmente el mundo de la química, reflexiona sobre lo que significa hacer ciencia y el mundo científico hoy, la integración con la inteligencia artificial y su reciente proyecto de enseñar ciencia a los niños lo más temprano posible, desde el jardín de infantes.

Dan Shechtman 20230901
Dan Shechtman en la entrevista con Jorge Fontevecchia | Néstor Grassi

—¿Qué son los cuasicristales, y por qué fue tan importante para la ciencia de los materiales su descubrimiento?

—El descubrimiento de materiales cuasiperiódicos se realizó setenta años después del inicio de la ciencia de la cristalografía. La ciencia de la cristalografía, que se ocupa de los cristales comenzó en 1912. Con este descubrimiento importante del científico alemán Von Laue, quien realizó el primer experimento de difracción de rayos X. El cristal que Von Laue estudió estaba ordenado, los átomos estaban ordenados, también eran periódicos. En todos los cristales que estudiamos durante setenta años, entre 1912 y 1982, todos estos cristales estaban ordenados y eran periódicos; entonces, una definición de cristal para los científicos era un material sólido en el que los átomos estaban ordenados de forma periódica y no había excepción. No solo no había excepción, sino que, además, en los libros decía que no puede existir ningún otro orden. Luego, en 1982, mientras estaba haciendo mi primer año sabático en la Oficina Nacional de Estándares, la NBC, en los Estados Unidos, descubrí un cristal que tenía orden, pero no era periódico, era cuasiperiódico. Así, el descubrimiento generó una gran ola de reacciones. La mayoría de las reacciones fueron muy positivas; algunas fueron muy negativas. Y así comenzó una carrera para desarrollar el campo. Desde entonces se publicaron decenas de miles de artículos sobre cristales cuasiperiódicos. ¿Por qué es importante? Porque creó un cambio de paradigma en la ciencia de esta filosofía y una nueva definición de cristal.

—Su investigación, que le valió el Premio Nobel varios años más tarde, fue rechazada por la comunidad científica, e incluso usted fue tildado de “cuasicientífico”. ¿Se imaginaba que iba a ser reconocido con el Nobel cuando hizo su descubrimiento y sus colegas lo rechazaron?

—Estaba seguro de que mis resultados estaban bien, porque mi descubrimiento se realizó mediante un microscopio electrónico de transmisión, y yo era un experto en microscopía electrónica de transmisión, entonces supe que mis resultados estaban bien. Algunas personas no pudieron aceptar mis hallazgos y dijeron: “No están en los libros”. Pero los científicos están aquí para reescribir el libro científico, no para creer en todo lo que está en los libros. Si quieres creer todo lo que está en el libro de la religión a la que perteneces está bien, pero en la ciencia queremos reescribir el libro. Así pues, la principal oposición provino del profesor Linus Pauling, posiblemente el químico más importante de Estados Unidos en el siglo XX. Efectivamente, dijo eso: “Los cuasicristales son de cuasicientíficos; los científicos de referencia somos mis colegas y yo”. Y se equivocó, tan sencillo como eso.

“Me hice científico porque no podía encontrar trabajo como ingeniero mecánico”

—¿Fue difícil sostener la tenacidad y persistir cuando la comunidad científica no le creía?

—No me generó ninguna dificultad, porque estaba seguro de que mis resultados estaban bien, era un experto en lo que estaba haciendo. Cuando alguien de la comunidad científica te critica, puedes decir: “Repite mis experimentos y muéstrame qué salió mal, no me digas que no está en los libros, eso no es suficiente”. O si alguien rechaza los resultados, le dices que siga tus cálculos y muestre qué pasa, no que es imposible. Estaba bastante seguro de que estaba bien, y no estaba solo, porque muy pronto muchos científicos de todo el mundo se unieron a mí, tomaron mi descubrimiento y lo convirtieron en una ciencia de muy rápido crecimiento. Así que estuve solo por un corto tiempo, después hubo miles de científicos en todo el mundo que repitieron mi trabajo y luego desarrollaron el campo, hicieron algo realmente fantástico.

“Los científicos están aquí para reescribir el libro científico, no para creer en todo lo que está en los libros”

—Hay una larga historia de descubrimientos que fueron resistidos al principio; Galileo Galilei lo sufrió en carne propia. ¿Es habitual que haya resistencia en la comunidad científica ante determinados descubrimientos?

—Hay que diferenciar un poco entre la época de Galileo y nuestra época. En aquel tiempo, la Iglesia era muy fuerte, y cualquier cosa que amenazara el poder de la Iglesia era tratada muy mal. Hoy, la Iglesia no está involucrada en la ciencia, y la objeción proviene de colegas científicos. Si hay discusiones, normalmente se resuelven en muy poco tiempo, unos pocos artículos científicos en aproximadamente un mes, y el problema se resuelve. Por eso, hoy en día es mucho más fácil para un buen científico demostrar que tiene razón. No se puede comparar con los tiempos en los que la Iglesia era muy fuerte; hoy no tiene nada que ver con la ciencia.

—Pero usted dice que debió reescribir el libro; la idea de que la religión está en el libro resume algo que es perpetuo. Mi pregunta es, ¿hay un tipo diferente de iglesia, entre colegas que integran la corriente principal de la comunidad científica?

—No veo eso. Por lo general, el rechazo proviene de científicos honestos, buenos científicos, que piensan que el descubrimiento es incorrecto. Pero estos problemas se resuelven muy rápidamente en semanas o meses. A diferencia de aquellos días, no hay paralelo con la Iglesia de hoy, que no está involucrada en el mundo de los científicos, no está involucrada en la ciencia.

Dan Shechtman 20230901
INNOVACIÓN. “Nuestra economía se basa en las startups, y capacité a generaciones de jóvenes para abrir startups. Traje oradores invitados para que nos enseñaran cómo abrir una startup y tener éxito en ella”. (FOTO NÉSTOR GRASSI)

—Recuerdo el libro de Thomas Khun sobre la epistemología de la ciencia, la resistencia a todos los nuevos descubrimientos científicos, en todas las épocas, resistencia a los nuevos paradigmas; siempre hay una lucha entre uno y otro.

—Leí el libro de Thomas Khun para mi doctorado, y traté de seguir los capítulos en que está dividido, que describen etapas en el desarrollo de la nueva ciencia. Y algunas de las etapas sí se ajustaban a mi caso, otras no. En general, creo que su libro es importante. En varios casos puede estar describiendo una situación real en lo que a mí respecta. El libro es parte de mi lucha para demostrar que tenía razón. Aunque al principio de mi descubrimiento estaba solo, la objeción no era muy grave. Más tarde no estuve solo, éramos una comunidad de muy rápido crecimiento, eran mis discípulos, por así decirlo. Ellos, por supuesto, ayudaron a mejorar eso, en calidad de construir los materiales, los modelos y las propiedades correctas. Cada varios años tenemos una reunión internacional sobre materiales conceptuales; la primera fue en Francia en 1986. Y la decimoquinta reunión internacional fue en Israel hace un par de semanas, así que el campo sigue creciendo rápidamente, y es maravilloso ver a las generaciones jóvenes continuar investigando y elaborando materiales conceptuales.

“Todas las ciencias y todas las tecnologías se basan en dos avenidas; una es la de la revolución y la otra es la de la evolución”

—Tuvo un debate fuerte con el químico más importante del siglo XX, Linus Pauling, quien no confiaba en las investigaciones y descubrimientos que usted llevó adelante. Usted dijo que “el debate con Pauling era casi teológico”. ¿Qué quería decir con esto?

—La teología, o la religión, se basa en creer en lo que se lee en el libro. En la ciencia prosperamos para reescribir los libros. Algunos de los libros, como el conocimiento básico de termodinámica, son muy correctos. El trabajo de Newton y Einstein, muy correctos, y basamos la ciencia en ellos. Pero a veces hacemos nuevos descubrimientos que nos dicen: “Oye, debemos reescribir cierto libro”. Mi caso fue uno de ellos. Descubrí cristales que se creían inexistentes, no podían existir, como decía el libro, y aquí están. Entonces, necesitábamos reescribir los libros. Creo que el objetivo final de todo científico es hacer un descubrimiento que haga que la gente reescriba sus libros. Esto es la ciencia, siempre progresa.

—¿Cree que lo mismo sucede con la economía, que muchos la consideran un libro perpetuo, mientras que el verdadero científico en economía necesita reescribirlo y la mayoría no lo hace?

—No puedo hablar de economías. Conozco los números, sé que el PBI per cápita de Argentina es el 20% del PBI per cápita de Israel, y Argentina es un país muy rico. En el pasado, Argentina era uno de los países más ricos del mundo. No sé quién lo cambió, tal vez sus economistas, tal vez su sistema de gobierno, tal vez la gente. No sé lo suficiente sobre Argentina y no puedo decir nada sabio sobre los economistas, no voy a meterme en su campo.

“La revolución es el descubrimiento; la evolución es la gente que empieza a estudiar sus propiedades y a descubrir nuevos materiales”

—¿Qué influyó o despertó su interés por la ciencia y específicamente por la ingeniería y la ciencia de materiales?

—Es una muy buena pregunta. Cuando era joven, tenía mucha curiosidad, entonces tal vez tenía una preparación para convertirme en científico. Pero mi sueño era ser ingeniero mecánico, y se basó en un héroe que no era una persona, era una figura de un libro de Julio Verne, La isla misteriosa, en el que hay un grupo de cinco estadounidenses varados en una isla, y no hay ninguna otra persona. El líder era un ingeniero que hacía milagros, creó una nueva vida moderna; yo quería ser como él, quería saber cómo hacer todo. Por eso estudié ingeniería mecánica para mi primera carrera en el Technion, en Haifa, Israel, y me gradué en 1966. Ese año Israel tuvo una recesión muy grande y no pude encontrar trabajo. Entonces dije: “Haré mi maestría y recibiré un salario como asistente de enseñanza, y dentro de dos años después de mi maestría, encontraré un puesto”. Y lo encontré. Pero durante esos dos años me enamoré de la ciencia, decidí continuar con mi doctorado y luego me convertí en científico. Lo que nos lleva a la siguiente observación: nuestras vidas se rigen por el azar; no controlamos nuestros pasos. Cuando conducimos un coche, nos aseguramos de no chocar contra un árbol o a las personas que van caminando, controlamos eso. Pero las cosas importantes son fruto del azar. El solo hecho de que nazcamos es un milagro, porque la posibilidad de nacer o de que un individuo nazca es casi nula. Por eso, la vida es un regalo fantástico, una oportunidad. Entonces, no encontré trabajo. ¿Es bueno o malo? Bueno, depende de lo que hagas con él. Me hice científico porque no podía encontrar trabajo como ingeniero mecánico.

Dan Shechtman 20230901
INGENIERÍA DE LOS MATERIALES. “El campo sigue creciendo rápidamente, y es maravilloso ver a las generaciones jóvenes continuar investigando y elaborando materiales cuasiperiódicos”.

—En la presentación del premio, el Comité del Nobel dijo: “Cuando los científicos describen los cuasicristales de Shechtman, utilizan un concepto derivado de las matemáticas y del arte: el número áureo, que despertó el interés incluso de los matemáticos de la Antigua Grecia. En los cuasicristales, por ejemplo, la relación entre distancias, entre átomos está relacionada con ese número áureo”. ¿Tuvo apoyo de los matemáticos, cómo es esa relación entre matemáticas y arte?

—Sí, muchísimos matemáticos estaban muy contentos con el descubrimiento, porque tenían algo nuevo con lo que jugar y desarrollar dentro de las matemáticas cuasiperiódicas. Sí, la proporción áurea es un concepto antiguo, por supuesto; comenzó con Leonardo Fibonacci de Italia, y la gente afirma que tiene una belleza específica esta proporción. Nunca discutes con personas que afirman que entienden de estética. De hecho, muchos pintores utilizan esta proporción en su pintura. Muchos arquitectos utilizan esta proporción, y la encontramos en muchos lugares de la naturaleza, en diferentes plantas y especies la disposición periódica, por lo que es bastante abundante en nuestro mundo y aparentemente tiene algún valor estético.

—¿Cree en Dios?

—No.

—Describió que los cuasicristales se asemejan a “fascinantes mosaicos del mundo árabe, reproducidos al nivel de los átomos”. ¿Podría explicar esa relación con los mosaicos hallados en las mezquitas medievales?

—Sí. Los materiales cuasiperiódicos tienen una simetría rotacional de cinco y diez. Encuentras la misma simetría de rotación en algunos mosaicos árabes encontrados en Marruecos y algunos en España, Granada, con elegantes dibujos. El dibujo árabe no proviene de las matemáticas, surge porque empiezas a dibujar grandes líneas rectas y a desarrollar diferentes simetrías rotacionales. De hecho, las simetrías de rotación de cinco y diez veces son similares a las que se encuentran en los materiales cuasiperiódicos.

“El objetivo final de todo científico es hacer un descubrimiento que haga que la gente reescriba sus libros”

—¿Fue traumático el momento en que hizo el descubrimiento y el director de su equipo de investigación lo echó porque no confiaba en eso? ¿Lo hizo más fuerte?

—Sí, es cierto que mientras estaba en mi año sabático, comencé a hablar con mis colegas sobre mi descubrimiento, les pedí sus opiniones y las reacciones variaban; algunos de ellos realmente me apoyaron. Por ejemplo, mi anfitrión en ese momento, el Dr. John Kahn, venía a mi oficina de vez en cuando y decía: “Dan, hiciste este descubrimiento, cuéntanos algo y te desafío a que descubras de qué se trata”. Esto no resolvió los problemas, pero fue alentador y hubo muchas otras personas que lo alentaron. Por otro lado, hubo gente que se mostró descorazonadora, y su reacción fue negativa. Solo para ilustrarlo, el líder de mi grupo vino a mi oficina un día, puso un libro en mi escritorio y expresó: “Por favor, lee este libro y entenderás que lo que estás diciendo no puede ser”. El libro era sobre cristalografía de rayos X. Y le dije: “Conozco este libro, soy profesor en el Technion, no necesito leerlo; te digo que mi descubrimiento no está en el libro”. Tomó el libro, y un par de días después vino y dijo: “Ahora no puedes asociar tu nombre con mi nombre; me gustaría que abandonaras el grupo. Por favor, vete”. Así que me fui. Pero eso no significaba nada muy importante, porque él era mi administrador, no era otra cosa. Tuve que buscar otro jefe administrativo que me llevara a su grupo. Me tomó un par de horas encontrar otro grupo, y ahí se acabó. Así que no fue un problema, solo un ejemplo del rechazo. Por otro lado, como mencioné antes, hubo mucho apoyo de NBS.

“En Israel, cada gota de agua se utiliza dos veces. Actualmente, el 95% del agua que bebemos está desalinizada”

—¿Tuvo contacto con Linus Pauling después de que su descubrimiento fuera aceptado por varias comunidades científicas; él reconoció su descubrimiento?

—Tuve una comunicación con él, en general fue por escrito. Él quería que le enviara los resultados originales, que le enviara las fotografías del microscopio electrónico, lo cual hice con mucho gusto. Mantuve correspondencia durante casi diez años, desde 1984 hasta 1994; él murió ese año. También lo vi dos veces, primero en una conferencia, cenamos juntos, uno a uno, y hablamos de ciencia. Estuvimos de acuerdo en todo, menos en los materiales cuasiperiódicos. Hubo cientos de participantes en esa reunión, todos miraban para ver la efervescencia, pero no hubo; fuimos muy educados el uno con el otro. La segunda vez fui a su casa en Palo Alto, California, para darle una conferencia usando diapositivas. En esos días usábamos esas pequeñas diapositivas cuadradas. Di una conferencia de una hora, solo a él, que era la única persona en su estudio. Estaba sentado allí escuchando mi conferencia y luego dijo: “Dr. Shechtman, no sé cómo lo hace”. Por supuesto que no lo sabía, no estaba en microscopía electrónica. Fue un excelente cristalógrafo de rayos X, es diferente. Pero no apreciaba el poder de la microscopía electrónica de transmisión. Al final de esta reunión le dije: “Dr. Pauling, si alguna vez está de acuerdo conmigo, no lo mantenga en secreto”. Él dijo que sí, y esa fue la última vez que nos vimos.

—Usted hace una distinción entre evolución y revolución en la ciencia material, ¿Podría explicar esta idea a nuestros lectores?

—Absolutamente. No es solo la ciencia material; todas las ciencias y las tecnologías se basan en dos avenidas; una es la de la revolución y la otra es la de la evolución. Revolución, hablemos de ciencia. Alguien hace un descubrimiento de algo nuevo, una nueva ley de la naturaleza, un nuevo material, una nueva droga, algo nuevo es descubierto, una nueva comprensión de cómo funciona uno de nuestros órganos en el cuerpo. Todos estos son descubrimientos muy importantes. Después de que alguien hace un descubrimiento, es cuando esto crea una revolución. Ahora comenzamos el proceso de evolución. Muchas personas comienzan a estudiar el nuevo descubrimiento y observan todos los aspectos. Para ilustrarlo, les daré mi ejemplo de materiales cuasiperiódicos. Hice un descubrimiento, y mucha gente se unió para investigar el tema. Lo que hicieron fue tomarlo y convertirlo en una ciencia de rápido crecimiento. ¿Qué significa? En primer lugar, repitieron mis experimentos y se demostraron a sí mismos que estaba en lo cierto. Esto podría lograrse en una semana, a veces menos. Entonces comenzaron a investigar otros materiales para buscar materiales cuasiperiódicos, y encontraron muchos. Yo descubrí tres, pero publicaron solo uno basado en el aluminio manganeso. Pero ellos descubrieron muchos más. Algunos los hicieron estables termodinámicamente. Y una vez que descubrieron muchos más, casi cien nuevos, luego otras personas empezaron a estudiar nuevos materiales cuasiperiódicos. ¿Qué significa? Comenzaron a estudiar sus propiedades mecánicas, magnéticas, eléctricas, todas las propiedades. Esto creó una oleada de miles de publicaciones, muy rápidamente, sobre todas las propiedades de todos los nuevos materiales cuasiperiódicos; esta es la evolución. Entonces, la revolución es el descubrimiento; la evolución es la gente que empieza a estudiar sus propiedades y a descubrir nuevos materiales. En la tercera, también forma parte de la evolución, la gente empieza a utilizar los materiales. Buscan propiedades interesantes y, si una propiedad es interesante, dicen: ”Tal vez podamos fabricar productos basados en estas propiedades”, y lo hacen. La revolución no se puede predecir, sale de la nada. La evolución se puede predecir. Hoy podemos predecir que todos los autos del futuro serán eléctricos. ¿Cómo sabemos? Porque ya empezó. Podemos predecir que cada vez más cánceres se curarán. ¿Cómo sabemos? Porque ya casi llegamos. Cada vez entendemos más sobre el origen del cáncer y cómo tratarlo; esta es la parte de la evolución. Las revoluciones no se pueden predecir, la evolución sí la podemos predecir y seguir los pasos del desarrollo.

Dan Shechtman 20230901
EL FUTURO DE LA CIENCIA. “Comencé un programa en Israel para enseñar ciencia en los jardines de infantes, a los cinco años, en las escuelas de Haifa”. (FOTO NÉSTOR GRASSI)

—Usted realizó una presentación en el Nobel Prize Dialogue Tokyo, en 2022, sobre el tema del agua en Israel y Medio Oriente, y las soluciones que implementaron allí. En Argentina tuvimos una fuerte sequía, la más grave en cincuenta años, y más allá de los ciclos de la naturaleza, la falta de agua preocupa a la sociedad, los políticos, los científicos en todo el mundo. ¿Qué pueden aportar la experiencia israelí y los científicos en general, sobre la falta de agua?

—Hay una gran diferencia entre Israel y Argentina. Israel es muy pequeño. Argentina es muy grande. Entonces puedo decirles cómo solucionamos los problemas del agua. Tuvimos muchas soluciones gradualmente, pero la solución final a la escasez de agua en Israel, que es un país seco, así que el agua siempre es un problema, fue desalinizar el agua de mar y convertirla en agua potable. Desalinizamos tanta agua que podemos venderla a nuestros vecinos, se convirtió en un negocio, es un producto. Producimos agua potable y vendemos grandes cantidades de agua al Reino de Jordania, que también es un país muy seco, les ayudamos a resolver sus problemas con la desalinización del agua, que es una tecnología que dominamos y hacemos un buen trabajo. En Israel, cada gota de agua se utiliza dos veces. Una vez la bebes, te duchas, lo que sea, y luego se limpian las aguas residuales en grandes centros de limpieza. Depuramos las aguas residuales y luego se destinan a la agricultura, principalmente para regar árboles, no tanto vegetales. El agua está limpia, prácticamente puedes beberla, nadie lo hace, pero es bueno para la agricultura. Porque hubo un período en el que no teníamos agua para los árboles, de cítricos, para las naranjas, los limones, etcétera. La gente empezó a destruir los huertos, y luego con mucha agua, que es agua reciclada, ahora no hay problema con el agua. Entonces volvimos a tener algodón, que consume mucha agua. En Israel se cultivan cítricos, naranjas y limones, para los que también se necesita mucha agua, y resolvimos nuestro problema. Para Argentina y para las ciudades que están cerca del agua, del océano, tienes mucha agua y puedes desalinizar. Sé que Israel es muy amigable en este sentido, realmente queremos compartir nuestra tecnología de irrigación estándar, mostrar cómo lo hacemos, y copiarlo. Incluso grandes compañías israelíes podrían construir plantas desalinizadoras para ustedes; esto resuelve muchos problemas. Necesitas energía para eso, y el agua no es barata, pero pagamos y tenemos suficiente. Actualmente, el 95% del agua que bebemos está desalinizada.

—¿Cómo es esa idea del barco desalinizador de agua? ¿Podría ser una solución para la falta de agua que viven nuestros vecinos uruguayos que llevaron varios meses con el problema del agua?

—Sí, por supuesto. Esta es una muy buena solución. No es barato; tienes que pagar por esto. En Israel entendemos que cuando no tenemos agua en casa, tenemos que pagar por ella; no sale gratis, y pagamos mucho por el agua. Pero tenemos mucha, y no hay escasez. Los agricultores también saben que tienen que pagar por el agua, y nos cobran subiendo el precio de las verduras y frutas. Bien, vivimos con eso.

—Además de dar clases de química, imparte una clase en el Technion sobre emprendimiento tecnológico. ¿De qué se trata, cuál es el objetivo?

—Contaré cómo comencé la clase. Cuando era estudiante, el espíritu de Technion, dicho en muchas palabras, era: “Serás tan bueno, que cuando te gradúes, todos querrán contratarte”. Y dije: “Esto es maravilloso, pero ¿y si queremos abrir nuestro propio negocio de tecnología?”. La palabra startup aún no existía en esos días. El profesor señaló: “No enseñamos cómo hacerlo, enseñamos principios en Technion”. En 1986 me convertí en profesor titular y expresé: “Ahora puedo hacer lo que quiera”. Lo que quiero es aprender a abrir una empresa emergente, una startup. Quiero abrir una clase en la que seré estudiante, y conmigo habrá más estudiantes del Technion y abrí esta clase, era la más grande del Technion. Tenía seiscientos estudiantes en mi clase cada semana, es una clase grande, creo que incluso para Argentina. Traje oradores invitados para que nos enseñaran cómo abrir una startup y tener éxito en ella. Yo era uno de los estudiantes que estaban sentados allí, escuchando. El gran objetivo era tratar de decirles a los estudiantes del Technion que pueden trabajar para otra persona, pero también pueden abrir una startup si tienen una buena idea. La clase es muy antigua, 1986, hace 37 años. Hace tres años hicimos una encuesta para saber qué pasó con los graduados de nuestra promoción, qué hicieron. Descubrimos que el 25% de ellos estaba involucrado en startups. Ahora, el número de graduados de una promoción es más de diez mil. El 25% de diez mil es un número grande, y estuvieron involucrados en startups gracias a la clase que comencé en Technion. Ahora doy conferencias en todo el mundo, y a todas las personas que hablan de empresas tecnológicas les digo por qué deberían enseñar disciplinas tecnológicas en la universidad. En algunos países toman la idea y abren clases especiales para el aprendizaje tecnológico. Esto tiene un efecto en la economía del país, y en Israel la economía va muy bien; nuestro PBI per cápita el año pasado fue de 52 mil dólares. En Argentina es de unos 10 mil dólares. Nuestra economía se basa en las startups, y yo tuve algo que ver con eso, porque capacité a generaciones de jóvenes para abrir startups.

Dan Shechtman 20230901
UN CUASICIENTÍFICO PREMIO NOBEL. “Mientras estaba haciendo mi primer año sabático en la NBC, en los Estados Unidos, descubrí un cristal que tenía orden, pero no era periódico, era cuasiperiódico”.

—¿Cuál es el avance científico que ha marcado una diferencia significativa en la vida de las personas o incluso en la suya?

—Creo que los descubrimientos científicos más importantes de nuestros tiempos se realizan en fisiología y medicina. Afecta a la salud, nuestro tiempo de vida, la calidad de nuestras vidas. La medicina implica medicamentos, por supuesto, y avances tecnológicos en operaciones, etcétera. Creo que estamos logrando avances muy grandes, muy rápidos y analizando, descubriendo la estructura del genoma humano, los descubrimientos sobre el funcionamiento de los diferentes tipos de ARN, son todos muy importantes. Déjame ilustrar lo importante que es. En el siglo XIV hubo una plaga en Europa, la Peste Negra, que mató a la mitad de la población de Europa. Sin medicina, sin comprensión, sin ciencia. Avance rápido, volvamos a nuestra época, 1928, en primer lugar, Alexander Fleming descubre la penicilina. Trató de producir penicilina en su laboratorio en cantidades, no tuvo éxito. Él era británico; Inglaterra intentó fabricar grandes cantidades de penicilina, no lo lograron. Entonces, los Estados Unidos de América entraron en juego, al principio consiguieron fabricar grandes cantidades. La primera vez que la penicilina estuvo disponible para la gente fue en 1945. En 1928 el descubrimiento; en 1945 su disponibilidad. Pasaron 17 años entre la revolución y los resultados finales de la evolución. Hace un par de años tuvimos la pandemia de coronavirus en el mundo. En un año, varias empresas produjeron por sí mismas vacunas contra el virus. En Biontech desarrollaron una vacuna basada en la comprensión del ARN. El ARN mensajero se basa en la comprensión de cómo el ARN trabaja con el ribosoma. Desarrollaron la vacuna para miles de millones de personas en un año con el fantástico avance de la ciencia. Por eso pienso que la fisiología, la biología, la medicina, es la ciencia más importante y de más rápido crecimiento en el mundo. Cuando los jóvenes me preguntan qué estudiar, les recomiendo biología, fisiología, medicina.

—¿Podría explicarles a nuestros lectores, en palabras sencillas, cuáles son las aplicaciones prácticas de su descubrimiento?

—Cuando se descubren materiales nuevos, la gente comienza a estudiar las propiedades, mecánicas, de fricción y trabajo, propiedades magnéticas, eléctricas, ópticas. Si las propiedades son divertidas e interesantes, la gente empieza a utilizarlas. El primer uso de materiales cuasiperiódicos se basó en el hecho de que se trata de una energía superficial muy baja, quiere decir que tiene las propiedades del teflón, es antiadherente, con propiedades de adherencia baja. Una empresa francesa empezó a fabricar sartenes recubiertas con cristales cuasiperiódicos; tengo una que me dieron como regalo, y efectivamente puedes hacer tortilla o filet mignon si quieres y no se pega; este fue el primer producto. Hoy en día hay mejores productos; entonces no necesitas materiales cuasiperiódicos para eso. Pero luego hay otras propiedades magnéticas, de conductividad térmica y eléctricas interesantes, y es una combinación de propiedades. La gente empezó a utilizarlos, y existen varias aplicaciones prácticas de los materiales cuasiperiódicos.

—Permítame adentrarme en una revolución para la humanidad. La inteligencia artificial puede impulsar el avance de la ciencia, según declaró un exdirectivo de Google. Por otro lado, Yuval Harari ha dicho que la inteligencia artificial ha ha-ckeado el sistema operativo de la civilización humana. ¿Cuál es su visión sobre la inteligencia artificial y su implementación en la ciencia?

—Este es un desarrollo muy interesante y está disponible para todos. Hay programas disponibles hoy en día para que todos los utilicen para escribir algo o investigar algo, es muy eficaz, pero es solo el principio. La inteligencia artificial se utilizará en todos y cada uno de los campos de nuestras vidas. Puede ser beneficioso y puede ser un problema para la humanidad. ¿Nos controlará? No me parece, pero causará problemas, como difundir mentiras, mostrará tu foto con una linda dama con la que nunca has estado, puede que no te guste eso. Esas son malas noticias. Esperemos que la gente aprenda a utilizarla correctamente. ¿Podemos controlar el desarrollo de la inteligencia artificial? No podemos. Siempre hubo personas que harían cosas buenas con inteligencia artificial y personas que harían cosas malas con inteligencia artificial. Ojalá la buena gente gane esa batalla.

—¿Cree que con una regulación sensible y sensata la inteligencia artificial puede ser útil para reescribir el proceso científico?

—No me parece. Puede resultar útil, no hay duda al respecto. Puede depender del tipo de ciencia que hagas. Básicamente, los científicos son experimentales o teóricos, y hay otros tipos. La inteligencia artificial puede ayudar a los experimentadores, puede ayudar a los teóricos al realizar encuestas para ellos. No sé si llamarlo revolución. Es una herramienta muy poderosa. Teníamos cosas como estas antes, no tan poderosas como la inteligencia artificial. Puede ser, puede afectar el trabajo de los científicos, pero no puedo imaginar ahora cómo lograremos un avance que antes no teníamos. Es una herramienta totalmente diferente de todo lo que teníamos antes, porque tenemos desafíos que se desarrollan lentamente. Es una revolución, pero, ¿cuál es el efecto sobre los científicos? Ojalá sea de ayuda para la ciencia.

—Sabemos que usted está en un proyecto para enseñar ciencias desde preescolar. Le pido un mensaje para los docentes, para los políticos, sobre lo importante que es enseñar ciencia a los jóvenes.

—Si miras el mundo, verás que más países enseñan buena ciencia a los estudiantes. Por lo general, a estos países les va bastante bien económicamente, dependiendo de sus gobernantes, a veces pueden destruir. 

Cuando los jóvenes me preguntan qué hacer para convertirse en un buen científico, les digo: “Si quieres triunfar como científico, elige en la secundaria o al inicio de tus estudios universitarios, elige ahora una materia que te guste, algo que te guste hacer en tu vida, pero trata de convertirte en un experto en eso, intenta convertirte en el número uno de tu clase, en tu escuela. Si tienes un amplio conocimiento de la ciencia, tienes que conocer la ciencia, tienes que saber suficiente física, química, termodinámica, y cómo funciona la naturaleza, tienes que conocer las reglas. 

Pero además de eso, conviértete en un experto en algo que te guste. Si es así, serás un científico maravilloso, tendrás una carrera maravillosa”. Para los políticos, creo que las personas más importantes del mundo son los docentes, porque ellos llevan el futuro del país en sus manos, y en el gobierno es el ministro de Educación; por lo tanto, el ministro de Educación debe contar con un muy buen apoyo financiero del gobierno. Pero además, solo los mejores deberían enseñar, no permitan que gente mediocre enseñe. Un buen profesor produce mejores estudiantes, tendrán mejores empleos. Se convertirán en la gente educada que luego irá a las universidades, pagarán impuestos sobre la renta y todos estarán contentos y fabricarán productos que beneficiarán al país. Un mal maestro forma malos estudiantes que se dedicarán al crimen, a la violencia y a trabajos de baja categoría. No es bueno. Entonces, primero, los maestros son muy importantes. Número dos, la educación es muy importante. 
Número tres, el ministro de Educación es muy importante y debe entender que es muy importante para el futuro del país, está en sus manos, por lo que deben ser muy responsables y promover al máximo la enseñanza de las ciencias. 

Sabes, comencé un programa en Israel para enseñar ciencia en los jardines de infantes, a los cinco años, en las escuelas de Haifa. Si empezamos temprano, queremos que los jóvenes piensen en términos realistas, no hay tonterías ahí. Necesitan comprender el mundo que los rodea, y si después alguien les dice tonterías, que digan: “Oye, no entiendo, no lo comprendo, ¿por qué dices eso?”, si entienden la ciencia y entienden cómo funciona el mundo. Así que recomiendo a todos que enseñen ciencia temprano, lo antes posible. 

 

Un ejercicio con ChatGPT

Mediante este código QR el lector podrá encontrar en la página web de Perfil.com una versión alternativa a la entrevista  de Jorge Fontevecchia al científico Dan Shechtman producida con inteligencia artificial.

Le planteamos a ChatGPT: ¿Qué le preguntarías a Dan Shechtman si pudieras entrevistarlo?

Chat GPT Dan Shechtman 20230901

La inteligencia artificial elaboró un modelo de cuestionario de diez preguntas para Shechtman. Se interesó en  qué lo inspiró a investigar en el campo de los materiales y cómo llegó a la idea de los cuasicristales; cuáles fueron los mayores desafíos que enfrentó durante el proceso de descubrimiento; el futuro de la investigación y la aplicación de los cuasicristales en tecnologías emergentes; de qué manera Shechtman cultiva y nutre su propia curiosidad y el fomento de la creatividad entre los científicos; sus intereses y pasatiempos y cómo equilibra su tarea científica y su vida personal, entre otras cuestiones. Luego le preguntamos a la IA cómo cree que respondería Shechtman a cada una de las preguntas. También lo hizo. 

En este enlace QR, el resultado de este ejercicio con inteligencia artificial.

 

Producción: Melody Acosta Rizza y Sol Bacigalupo.