POLICIA
a un mes del crimen

Alerta en Morón por la seguidilla de robos en el barrio donde fue asesinado el cirujano

A Juan Carlos Cruz, jefe de guardia del Hospital Carrillo de Tres de Febrero, lo mataron el 10 de agosto en la puerta de su casa, cuando intentaron robarle el auto. Después del asesinato hubo varios episodios violentos en un radio de siete cuadras. Dispararon frente al domicilio de su sobrina y robaron en la casa de una pareja de jubilados. También denuncian arrebatos en las puertas de las escuelas de la zona. Esta tarde, a la misma hora del crimen, habrá una marcha por seguridad con varias postas y un pedido por la baja de la edad de imputabilidad.

2023_09_10_juan_carlos_cruz_moron_cedoc_g
Recuerdo. El cirujano tenía 52 años. Lo mataron de un disparo en la puerta de su domicilio de Morón. Amigos, familiares y compañeros de trabajo marcharán esta tarde. | cedoc

Juan Carlos Cruz (52) era cirujano de tórax. Fue jefe del servicio de guardia del Hospital Ramón Carrillo de Ciudadela, y tres días antes de su muerte había quedado a cargo del quirófano. El jueves 10 de agosto a las 16.59 tres delincuentes le robaron el auto en la puerta de su casa en Morón y lo mataron de un disparo. 

A un mes del crimen, y con los tres presuntos autores detenidos, su familia anunció que realizará una movilización que pasará por los puntos claves del caso: el lugar donde fue asesinado, el sitio donde los delincuentes abandonaron su coche y la comisaría encargada de la investigación, y de la seguridad de todo el barrio. 

Los manifestantes se concentrarán a las 16.30 en la esquina de Lanús y Cartagena, a metros de la casa de la víctima. “A las cinco empezaremos a marchar, que es la hora aproximada en que asesinan a mi tío. Vamos a hacer el trayecto que hicieron los asesinos antes y después del crimen. Vamos a ir por ese mismo camino. La primera posta que vamos a hacer es en la plaza Patagones, que es donde vamos a plantar un árbol y vamos a decir unas palabras los familiares, los amigos, algunos vecinos”, cuenta a PERFIL Cynthia Hoyos (29), acompañante terapéutica y sobrina del médico asesinado. 

Según explica, en cada una de las paradas previstas hablarán sobre el tema que más los preocupa: los menores y el delito. “Va a haber un micrófono abierto para la comunidad para que puedan también contar hechos delictivos que están pasando”, agrega a este diario. 

De acuerdo a los organizadores, está previsto que hablen también otros médicos y compañeros de la víctima en el Hospital Carrillo. 

Por el caso, tres menores de 16 y 17 años permanecen detenidos. En principio, no habría dudas sobre su participación en el hecho. 

“Creemos que los sospechosos son los que estaban en el hecho, que no se trata de unos perejiles. No nos dijeron nada de que hay adultos atrás. En menos de noventa días, que ya pasó la primera audiencia, tenemos la segunda donde se supone que se resolverá la situación de ellos”, apunta Cynthia Hoyos. 

“Nosotros todavía no terminamos de hacer el duelo. Lo que pedimos es la baja de imputabilidad, pero también que el sistema esté mejor preparado para contener a este tipo de delincuentes, para contener a las familias y que no salgan y entren”, amplía la sobrina del médico. 

En el caso de los acusados por el crimen de Cruz, los tres contaban con antecedentes pero también con condenas pendientes. Uno de ellos, por ejemplo, tenía una pena a seis años y ocho meses y estaba prófugo. Otro se había fugado de un instituto de minoridad. 

“Se tiene que prestar atención a todo el trasfondo. Si se los condena, esa pena la tienen que cumplir, y no salir como salieron y estar prófugos, como en el caso de mi tío”, pide la sobrina del cirujano. 

Más tiros. La familia del médico volvió a vivir un episodio de inseguridad en las últimas horas, cuando dos sujetos dispararon contra la casa de Cynthia, que vive en el mismo barrio que su tío asesinado. 

El ataque ocurrió el lunes pasado a las 7 de la tarde. “Estábamos armando la marcha del domingo, cuando mi mamá entra a casa y yo me quedo afuera. En ese momento, mi papá aprovecha para sacar a pasear un poquito al perro que dejó mi tío. Yo estaba de espalda, como se ve en el video, pegando un cartel. De repente para una moto y cuando nos damos vuelta vemos que uno saca un arma. Automáticamente corrimos a mi casa a resguardarnos y en ese momento efectúan los dos disparos, que no son hacia mi casa sino como al aire”, contó Cynthia. 

“No sé, los tiraron ahí, como desde donde venían, y bueno, cuando vimos que se iban, salimos nuevamente a la calle para ver, porque no entendíamos lo que había pasado”, agregó la mujer en diálogo con este diario. 

La sobrina del médico no solo se sorprendió por la violencia del ataque sino con que un grupo de policías, que estaban a unos pocos metros, no hicieron nada. “En eso vemos que había cuatro motos de policías paradas en la esquina. Les grito para que los siguieran y les indico que se fueron por acá derecho, y nada, se quedaron ahí en la esquina. No hicieron nada”, relató. 

“Nos podrían haber pegado un tiro y la policía no hizo nada. No sacaron un arma, no sonó la sirena, no hicieron absolutamente nada. Los dejaron escapar y son dos delincuentes que andan armados y que están sueltos”, sumó. 

Sin freno. La zona donde vivía el médico cambió radicalmente en los últimos meses. Los vecinos coinciden en que antes era un barrio seguro, con algunos robos esporádicos, pero nada grave como para que algunos evalúen mudarse.

Desde que mataron al médico la situación no cambió. Siguen los robos, los arrebatos y el temor. “Había hechos pero no tan seguidos como ahora”, cuenta a este diario la sobrina del médico. “Es increíble cómo aumentó el delito acá. Debería ser al revés. Todo es acá a cinco cuadras, no salen de estas cinco o siete cuadras. Le robaron a una pareja de ancianos y en las escuelas pasan y les roban los celulares a los chicos. Hace unos días, a una pareja de jubilados le entraron a la casa. No los mataron pero les pegaron y les robaron todo. También un hombre fue atacado de un culatazo”, recordó. 

Para Cynthia, el barrio era tranquilo. “No estamos muy lejos del centro de Morón. Tenemos la comisaría a tres cuadras, hay una salita de primeros auxilios, a una cuadra hay iglesias. No sé en qué momento cambió tanto. Es tierra de nadie”, graficó.

 

Homenaje en el Carrillo

Los compañeros del médico Juan Carlos Cruz están organizando un homenaje en el Hospital Dr. Ramón Carrillo de Ciudadela, donde trabajaba la víctima. 

Mañana, lunes 11 de septiembre, a las 11 de la mañana, realizarán un abrazo simbólico a la institución en su memoria. 

Según contaron familiares de la víctima, la guardia médica del centro de salud llevará el nombre del cirujano asesinado hace un mes en la puerta de su casa. 

“Mi tío había pasado a ser jefe de quirófano, pero antes de que lo mataran era el jefe de guardia del Carrillo por muchos años”, contó a PERFIL Cynthia Hoyos, sobrina del médico asesinado hace un mes en Morón.