martes 31 de enero de 2023
POLICIA JUICIO A LOS RUGBIERS

Juicio por Báez Sosa: expectativa por la décima jornada, tras una semana llena de polémicas y sorpresas

Todas las miradas apuntan a la próxima audiencia, cuyo desarrollo podría marcar un punto de inflexión en el proceso, en caso de que la defensa de los acusados plantee como parte de su estrategia que no se trató de un homicidio premeditado ni cometido con alevosía.

12-01-2023 21:37

La décima jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, este viernes 13 de enero, tendrá la peculiaridad de que la defensa de los ocho rugbiers, que hasta el momento se comportó expectante, podría poner en marcha en lo sucesivo alguna estrategia para dar un giro en el proceso, con el objeto de atenuar las posibles penas que reciban los agresores del joven asesinado.

Es que por ahora nadie conoce si Hugo Tomei jugará alguna carta adicional pues al comienzo del juicio, a diferencia de la querella que insistió con que irá por el pedido de prisión perpetua para los ocho acusados, no ensayó alguna otra alternativa a la del homicidio agravado que sostiene la acusación.

Tomei insistió tal cual como hizo durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) en señalar que existieron irregularidades del proceso judicial, por la forma y la calificación legal que les imputaron a los rugbiers. Pero ni bien fueron planteadas esas dos nulidades, el Tribunal 1 de Dolores las rechazó, pues habían sido un calco de lo que cuestionó y ya había sido desestimado.

El Club Náutico Arsenal de Zárate se desligó de los dichos de su fundador sobre los rugbiers

A continuación, Tomei no volvió a sugerir si, a través de las preguntas a testigos, irá por alguna otra opción del homicidio agravado y del plan premeditado para matar que tuvieron los rugbiers según la fiscalía y querella.

Tampoco ninguno de los ocho acusados se pronunció para negar el hecho o que haya habido un plan para matar.

Sólo Luciano Pertossi en las últimas horas decidió intervenir para negar su presencia en un determinado momento de la pelea, pero no fue más allá de eso y tampoco aclaro qué pasó esa madrugada.

Crimen de Fernando Báez Sosa: fuerte pelea por el pacto de silencio entre dos de los rugbiers

¿Se habló qué iban a hacer antes del ataque? ¿Fue un acto espontáneo y la muerte de Fernando fue algo que se les fue de las manos? ¿Por qué aquellos que no tuvieron participación directa en los golpes a Fernando no intentan aclarar su situación? Estos son algunos de los enigmas que hasta entonces no fueron esclarecidos.

Pero aún restan testigos, como aquellos solicitados por la defensa y que son familiares de los acusados, son de concepto, o sea que se les va a preguntar sobre la personalidad de los imputados y qué les dijeron con posterioridad al hecho. Pero nada vieron, ya que no se encontraban en Villa Gesell.

Sí estuvieron Javier Guarino y Juan Pablo Milanesi, dos de los rugbiers investigados al inicio del caso, pero finalmente sobreseídos. Y esta otra incógnita es si con su declaración pueden perjudicar a los imputados o no modificar para peor la acusación en base a las pruebas que ya se conocen.

Violencia post boliche: 10 casos donde la "joda" se tornó descontrol, sangre y muerte

Estrategias posibles de la defensa

Sin embargo, Tomei luego tendrá la posibilidad de dar su alegato y será el último acto que tenga para querer desplegar una estrategia, ensayar una fundamentación para plantear que no fue un homicidio premeditado ni cometido con alevosía, y encuadrarlo en una calificación más leve.

Algo parece claro y es que de insistir con las nulidades como forma de derribar el proceso y que todos salgan indemnes, es un riesgo muy alto que puede llevar a los ocho rugbiers a ser condenados, tanto el que tuvo una participación mayor como Máximo Thomsen o una menor como Lucas Pertossi, quien le pegó a los amigos de la víctima.

También corren los días y se acotan los tiempos para nuevas declaraciones de los imputados, ya que luego de los alegatos sólo queda la instancia de las últimas palabras, que no es una etapa como la de la indagatoria y es más bien formal, y finalmente llegará el veredicto.

Tomei no adelantó nada, nadie sabe si se mantendrá firme con su planteo de cuestionar el proceso y así ir por todos, o bien tiene una carta que no mostró y lo hará a medida que llegue a su final el juicio, incluida la posibilidad de largar la defensa de algunos de los acusados, que provocaría una interrupción temporal en la continuidad del proceso.

Lo único certero son las fechas: el 18 será el turno de los últimos testigos, la próxima semana los alegatos y a fin de mes el veredicto.

Quién es Luciano Pertossi, el rugbier que rompió el pacto de silencio y es acusado de patear a Fernando Báez Sosa

Un acusado rompió el pacto de silencio

Se trata de Luciano Pertossi, quien modificó el escenario del proceso tras declarar que "no estaba ahí", en referencia al momento de la golpiza frente a Le Brique, en Villa Gesell.

Sin embargo, hay videos que lo muestran pegándole al joven asesinado en Villa Gesell. También agredió a los amigos de Fernando para evitar que lo defiendan de la golpiza. 

Al material audiovisual se suma el testimonio de Lucas, uno de los testigos que declaró en el juicio, quien señaló a Luciano Pertossi como el ejecutor de la última patada a Fernando, y también aseguró haber sido atacado por el rugbier, quien lo agredió para impedirle defender de la golpiza a su amigo. 

“En un momento vi un bullicio y vi que a dos de mis amigos los sacaban afuera. Fer tenía la remera rota”, dijo en su relato Lucas. “‘Paren, por favor’, les dije. Y ahí uno de ellos me pegó y me tiró encima de un capot”, contó el joven. Mencionó que su agresor fue Luciano Pertossi y también mencionó a Ciro Pertossi.

Caso Báez Sosa: declaró Luciano Pertossi y dijo que "no estaba ahí"

Videos y audios que "comprometen" a los rugbiers

Este martes se conoció un nuevo video de Máximo Thomsen, el rugbier más complicado de los ocho acusados en la causa por el asesinato de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero de 2020 en la ciudad de Villa Gesell. En la grabación pueden apreciarse indicios de la fuerza que ejercía y poseía al golpear una bolsa de boxeo. 

El clip, que dura tan solo unos segundos, muestra al joven oriundo de Zárate golpeando fuertemente la bolsa durante un entrenamiento. Aunque no trascendió de cuándo data el mismo, comenzó a circular por redes sociales y rápidamente se viralizó. Cabe señalar que el archivo no es un material de prueba y no fue proyectado en ninguna de las audiencias del juicio por el crimen, que se desarrolla en la ciudad de Dolores.

Otra de las claves, que salió a la luz durante la séptima audiencia del juicio, se centró en los chats, audios y videos del momento del ataque.

En la primer parte de su declaración, el fiscal Laborde leyó parte de los chats que mantuvieron los acusados desde las 3:30, ya dentro de boliche Le Brique, mientras se mandaban fotos y ubicaciones, hasta cuando comenzó el choque dentro del local bailable. "Le pegaron a uno, vengan", dio aviso en el momento Ciro Pertossi.

Juicio por Báez Sosa: peritos explican cómo identificaron a los rugbiers a través de videos

"Amigo, estoy acá. Están todos a los gritos. Llaman a la ambulancia. Caducó", se escuchó luego en el audio que Lucas Pertossi envió alrededor de las 4:55 anunciando la muerte de Fernando en el grupo que compartía con el resto de los acusados.

Posteriormente, a las 6:06, horas después de que una parte del grupo se fuera a comer a un local de comida rápida, Ciro Pertossi advirtió: “Chicos, no se cuenta nada de esto a nadie”. Aunque rápidamente Matías Benicelli aclaró: “Ya contaron”.

Adicionalmente, la especialista María Eugenia Cariac, licenciada en Criminalística de la Policía Científica de PBA, confirmó  la correspondencia de la zapatilla (perteneciente a Máximo Thomsen) y la marca en el rostro de Fernando.

Juicio por Báez Sosa: había sangre en ropa de Benicelli, Thomsen y los Pertossi y en un dedo de Cinalli

Rastros de sangre en la ropa de los acusados

Entre las más de 50 prendas incautadas de los acusados, al menos diez, pertenecientes a Matías Benicelli, Ciro y Luciano Pertossi y Máximo Thomsen, presentaron manchas de sangre de la víctima.

"La camisa floreada blanca tenía dos manchas de sangre de Fernando y era de Matías Benicelli", explicó el abogado de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando. "El pantalón de gabardina gris, que tenía dos manchas de sangre de Fernando, era de Luciano Pertossi y el jean clásico marca Le Utthe, que tenía una mancha de sangre de Fernando, era de Ciro Pertossi".

Además, el dedo meñique izquierdo de la mano de Fernando tenía rastros de ADN compatibles con perfil genético de Blas Cinalli, uno de los ocho imputados del crimen cometido la madrugada del 18 de enero de 2020, según declaró el perito César Guida, quien analizó las prendas de los imputados incautadas tras la detención.

ca / ds