POLICIA
La dejaron con lo puesto

Una mujer asegura que era inquilina de la casa narco saqueada en Rosario: "Me sacaron todo"

La joven madre de tres hijos insiste en que ella solo alquilaba el lugar que terminó asaltado tras el crimen de Máximo Jerez. Dice que no sabían quiénes eran los dueños o si vendían droga.

CRIMEN-ROSARIO-INCIDENTES 20230306
Pueblada en el barrio del nene de 11 años asesinado, los vecinos fueron a buscar a los narcos y derribaban los búnkeres de la zona. | Telam

Tras la muerte de Máximo Jerez, el nene de 11 años asesinado durante una balacera en Rosario, se desató una ola de violencia de parte de los vecinos, quienes, motivados por la impotencia y la indignación, atacaron dos viviendas pertenecientes a los supuestos narcos vinculados con el crimen del menor.

Ahora salió a hablar Carolina, una joven madre que vivía allí pero asegura que ella no tenía ningún tipo de relación con los criminales y que solo le alquilaba el lugar a Claudia, una mujer señalada por los vecinos como la madre de uno de los delincuentes.

"Me sacaron todo, me dejaron con lo puesto", lamentó la mujer en diálogo con Telenoche Rosario, dado que quienes atacaron la vivienda de Empalme Graneros no solo la destruyeron, sino que también se llevaron todo lo que encontraron a su paso, incluyendo ropa y muebles.

En esta misma línea, Carolina explicó: "Había quedado mi nena sola y cuando empezó el quilombo la fui a buscar. Se ve que la culpa de lo que pasó era de los que nos alquilaban. Yo hacía dos meses que estaba ahí".

"Nosotros no sabíamos quiénes eran los dueños y si vendían droga o no. No teníamos absolutamente nada que ver", aseguró la mujer que habría pagado las consecuencias de la bronca e ira de los vecinos para con la persona que le alquilaba.

Día de furia en Rosario por el crimen de Máximo Jerez: un detenido tras el asesinato del nene de 11 años

A su vez, sobre el momento del ataque relató: "Saqué lo básico, las mochilas de los chicos, las cosas de la escuela, nada más. En ese momento paré a una chica y le dije que no se llevaran mis cosas, que yo no tenía nada que ver. 'Lo siento', me respondió".

"De última, hubieran esperado que saque mis cosas si querían romper todo", expresó resignada la mujer, quien ahora se encuentra pidiendo ayuda para poder recuperar algo de todo lo que perdieron ella y sus tres hijos.

Por último, Carolina concluyó: "Mi suegra nos hizo un lugarcito en su casa, parte de la gente que nos conoce nos fue dando ropa, nos estamos acomodando de a poco". Aunque hizo hincapié en la impotencia que le generó perder lo que era suyo: "Las cosas son lo que más me duele porque son de uno. Mi suegra todavía está terminando de pagar una cocina que me regaló y se robaron".

 

AS/ff