jueves 23 de septiembre de 2021
POLITICA Pandemia
30-01-2021 03:20
30-01-2021 03:20

Ante la falta de nuevas dosis, analizan cómo redistribuir las vacunas para cumplir el plan

La prioridad sigue siendo el personal de salud, pero llegaron vacunas para 400 mil personas y no hay fechas precisas de nuevos embarques.

30-01-2021 03:20

Pese a que los contratos indicaban que el último día de enero Argentina contaría con un stock de 5 millones de dosis de vacunas, hasta ahora los aviones de Aerolíneas Argentinas transportaron desde Rusia apenas un total de 800 mil dosis. Estas alcanzan para inmunizar en forma completa a 400 mil personas. Además no hay fecha establecida para los próximos embarques, aunque hay algunos indicios.

En un comunicado enviado a los medios locales, el Fondo Ruso de Inversión (RDIF) y el Centro Gamaleya avisaron que están ampliando “la capacidad para producir más Sputnik V debido a la alta demanda de la vacuna en América Latina”. Y agregaron: “Estamos mejorando las instalaciones ubicadas fuera de Rusia para garantizar el suministro a la Argentina y a la región. Como resultado veremos un aumento significativo de la producción en el segundo trimestre. Hasta entonces, es posible que algunos lotes presenten retrasos de hasta 2 o 3 semanas”. Mientras tanto, la otra apuesta fuerte de Argentina, la compra de 22 millones de dosis de la Oxford-AstraZeneca, no se concretará -con suerte- hasta marzo. Y aunque esta es la situación local el problema se repite en todos los países del planeta salvo excepciones como Israel y Gran Bretaña.

¿Qué hacer mientras tanto?

Esta semana el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de los EE.UU., publicó una serie de recomendaciones “interinas” drásticas pensadas para esta época de faltantes. “El CDC flexibilizó el uso de las vacunas. Ahora dice que se puede esperar hasta seis semanas antes de aplicar la segunda dosis. Y -en casos excepcionales- acepta que se podría completar el esquema aprobado de dos inmunizaciones reemplazando la segunda por la de la otra vacuna”, explicó el biólogo argentino Ernesto Resnik.

Justamente, hace ya varias semanas, la secretaria de acceso a la salud Carla Vizzotti dijo públicamente que “la decisión sanitaria más importante que (desde el gobierno nacional) nos tenemos que plantear es si queremos tener en marzo 10 millones de personas vacunadas con dos dosis o si tener 20 millones de personas con una sola aplicación”. Esa especulación abrió un debate médico-técnico tan intenso que, por el momento, decidió abandonarse.

Otra idea que se está analizando es mejorar la logística y la metodología de aplicación: por lo pronto, evitar toda pérdida de la cadena de frío que arruina las vacunas, tal como ya pasó en un par de oportunidades en estas semanas. La otra es optimizar al máximo su uso: “cada vez que se vacuna hay que hacerlo de a cinco personas para no desperdiciar ninguna dosis, ya que cada ampolla alcanza para cinco dosis”, sugirió el infectólogo Pablo Bonvehi, jefe de infectología del Cemic. “Eso”, agregó, “incluye también hacer una convocatoria ordenada y segura a los integrantes de los grupos prioritarios ya definidos. Y sin olvidar tener a algunas personas de “backup”, por si alguno de los convocados no puede vacunarse”.

Cifras

  • El plan del Ministerio de Salud de la Nación propone inmunizar 25 millones de personas mayores de 18 años.
  • Para eso se necesitan 51.431.000 millones de dosis.
  • Esa cifra permitiría obtener una cobertura del casi el 85% .
  • A Gamaleya se le compraron 20 millones de dosis.
  • AstraZeneca proveerá 22 millones de dosis a partir de marzo.