domingo 14 de agosto de 2022
POLITICA Un gobierno alterado

Cristina Kirchner le bajó el tono a su disputa con Alberto Fernández, pero el apuntado seguirá siendo Guzmán

La vicepresidenta volvió a presentarse en público, pero esta vez con un discurso más moderado contra el Presidente. Con un gesto, pidió que la tribuna no critique a los funcionarios y aseguró que no va a “revolear a ningún ministro”, después de la salida de Martín Guzmán (Economía) y Matías Kulfas (Producción). Además, insistió con un acuerdo con la oposición para salir de la crisis económica, gane quien gane el año próximo. Agregó que quiere “ayudar, pero ayudar no es callarse la boca”.

08-07-2022 23:55

Desde el escenario, Cristina Kirchner miró a la tribuna y con un gesto pidió cerrar la boca. Sin tomar aún la palabra, significó el primer mensaje componedor de la vicepresidenta hacia el interior del Frente de Todos. Sucedió cuando el intendente de El Calafate Javier Belloni habló de los logros de su gestión y destacó a sus funcionarios “que funcionan”. Las voces de los dirigentes que escuchaban no tardaron en celebrar y recordar la frase de “funcionarios que no funcionan” de la titular del Senado. Pero esta vez, ella misma pidió silencio. Ya no habría cuestionamientos. 

La ex jefa de Estado cambió el tono de las críticas y hasta se animó a mostrar una defensa del Presidente frente a la renuncia de Martín Guzmán. “En este episodio que hemos vivido donde el pasado día sábado nos enteramos de la intempestiva renuncia del ministro de Economía. Fue un inmenso acto de irresponsabilidad política porque yo, todo los espacios, todos los lugares institucionales que he ocupado en toda mi vida, fueron por voto popular”, aseguró la vicepresidenta que viene de reunirse con Alberto Fernández dos veces en una semana. 

En el último encuentro, del que también participó Sergio Massa, CFK les había adelantado que el eje de las críticas de su sector durante estos días seguiría siendo el ex funcionarios. Y así arremetió este viernes desde el sur: “Tenemos que tener responsabilidad política ante la sociedad. Fue un acto de desestabilización institucional. Cómo está el mundo, cómo está el dólar, hacerlo enterar al Presidente de una renuncia por Twitter no me parece bien. No me parece bien por la sociedad en su conjunto y finalmente me parece un gesto de ingratitud hacia el propio Presidente. No niego las diferencias, pero este Presidente había bancado a ese ministro como a nadie enfrentado inclusive con su propia coalición. ¿Se merecía eso?”, dijo. 

Cristina en Calafate 20220708
Cristina Kirchner al salir de su casa en El Calafate

La vicepresidenta sorprendió a los propios funcionarios que escuchaban su discurso desde Buenos Aires cuando en el inicio de su presentación elogió el Previaje lanzado por el ministerio de Turismo y Deportes. El celular de Matías Lammens no paró de sonar aunque ahora sabe que para el nuevo lanzamiento, que se preapara para las próximas semanas, deberá avanzar en un acuerdo de precios con el sector turístico. “Lo que creo que el gobierno debería hacer es que cuando se establezca el nuevo Previaje convoque a la Cámara Hotelera para acordar política de precios. El sector fue el que mas aporto al indice inflacionario, si el sector publico hace una inversión de las características del Previaje no está mal que contribuyan con un acuerdo de precios, y el que no quiera, que no esté adherido”, lanzó. 

Sin revoleos. Minutos después y con Alicia Kirchner a su lado, volvió a hablar de los planes sociales para demostrar la reducción que se logró durante su gobierno con el traspaso al trabajo formal. Con elogios a la gobernadora de Santa Cruz y ex ministra de Desarrollo Social, aprovechó para asegurar: “No voy a revolear a ningún ministro, quédense todos muy tranquilos”. Sus últimos discursos terminaron con la salida de Matías Kulfas del ministerio de Producción y la renuncia de Guzmán, pero ahora desde el gobierno aseguran que no habrá más movimientos ni exigencias del kirchnerismo sobre los “funcionarios que no funcionan”. 

Florencia k 20220708
Florencia, la hija de CFK, festejó su cumpleaños y dejó un mensaje para el 2023

Cristina Kirchner insistió pedir un acuerdo con la oposición y aseguró que “así el año que viene gane el Mago Mandrake y su amiga Lorna, no va a haber solución para este problema estructural de la economía argentina que lo constituye la economía bimonetaria y que no es únicamente aquella restricción externa que los insumos que necesita la industria para producir y lo produce el campo y ahí está la tensión”.

Y agregó que “a esa restricción externa que es cierta sobre los dólares que demanda nuestra industria, se sumó la economía bimonetaria que son los argentinos decidiendo que necesitan dólares para ahorrar o comprar un inmueble porque no lo consiguen en pesos sino en dólares. Si no abordamos esto no hay solución. Lo observé durante el gobierno de Macri también. Si el problema era el intervencionismo kirchnerista, qué pasó en los cuatro años que eliminaron los derechos de exportación del agro, los capitales entraban y salían libremente, se concedió al sector privado todas las demandas que planteaba. Tampoco fue bien. Es hora de que nadie se sienta dueña de la verdad o que tiene la vaca atada”.

La vicepresidenta recordó su discurso en Tecnópolis al cuestionar al entonces ministro de Producción por no exigir que Techint use sus dólares para la construcción del gasoducto. “Hoy, Clarín, publicó que Techint acaba de comprar por 460 millones de dólares una fábrica de caños sin costura en Lousiana, Estados Unidos, casi la mitad de los 200 millones que le dejaron sacar del país”, dijo. Fue en ese momento que agregó: “Yo quiero ayudar, pero ayudar no es callarse la boca y esconder la mugre abajo de la alfombra. Si estoy equivocada, que me convenzan. A mí con argumentos y razones me llevan a cualquier lado, a las trompadas a ninguno”. Un mensaje para la oposición, con quien pide abrir el diálogo, pero también para los dirigentes del Frente de Todos.