lunes 03 de octubre de 2022
POLITICA tras el atentado

Contrapuesta reacción en mercados internacionales

A pesar del feriado nacional, en las rondas internacionales la Argentina estuvo en el centro de la escena debido a la conmoción política. No operaron las cotizaciones cambiarias pero sí los bonos que operan en el exterior y subió el riesgo país que elabora el JP Morgan. El dólar cripto se vendió 7 pesos más barato que el jueves. Especial atención por los próximos vencimientos con el Fondo Monetario por 8.200 millones de dólares en lo que resta del año, en las vísperas de la visita del ministro de Economía, Sergio Massa, a los Estados Unidos y al FMI, luego.

03-09-2022 04:03

El feriado decretado ayer también tuvo su impacto en los mercados internacionales. Solo operaron el riesgo país y los bonos y acciones que cotizan en el exterior. Los mercados manifestaron su estupor 

por el atentado a la vicepresidenta. 

El riesgo país que elabora el JP Morgan trepó 26 unidades y rozó los 2.414 puntos. En tanto la cotización que nunca duerme: la cripto o bitcoin se vendió  $ 7 menos que el jueves  en torno a los $ 277. Las otras cotizaciones no funcionaron debido al feriado.

En este contexto, la gran mayoría de los activos locales no mostrarán movimientos hasta el lunes de la siguiente semana, aunque se pueden observar algunas de las reacciones de los inversores a partir de aquellos papeles que cotizan fuera de la Argentina.

Las acciones en la bolsa porteña registraron el jueves una mínima ganancia, mientras que los papeles de empresas argentinas en Wall Street y los bonos operaron dispares, según los principales indicadores financieros. Y el dólar blue arrancó septiembre en tendencia hacia la baja.

De todos modos, la atención se concentró en el inminente viaje del ministro de Economía, Sergio Massa, a los Estados Unidos y, luego en su encuentro con el Fondo Monetario Internacional.

Las miradas, de hecho, ya vienen enfocadas sobre Argentina desde hace tiempo debido a la situación de las reservas y la alta inflación pero con el atentado a CFK, los temores por el impacto de esta situación en la economía recrudecieron.

Es que la Argentina deberá afrontar vencimientos de deuda con el FMI por US$ 8.200 millones en lo que resta del año, por lo que es indispensable lograr que el organismo confirme un desembolso por casi la mitad de esos fondos, indicó un reporte privado.

Según un informe de la Fundación Mediterránea, el saldo de las turbulencias financieras que se iniciaron a principios de junio no ha sido neutro. Así, el sector público “ha quedado más endeudado, las reservas del Banco Central más flacas y las expectativas de los agentes económicos más sensibles a cualquier contratiempo”.

“El impulso fiscal voluntarista del primer semestre, su financiamiento inflacionario y el deterioro adicional en los precios relativos no hicieron más que definir un piso cada vez más elevado para la tasa de inflación”, indicó.

Señaló que este año comenzó con una inflación interanual (acumulado de doce meses) del 50%, en mayo ya había superado el 60%, para julio se ubicó por encima del 70% y apunta a cerrar el año en el 90%.

“El Gobierno presume que tendrá que sobreactuar el frente fiscal para acceder a algún tipo de dispensa, en caso de que no se acumulen suficientes reservas para la revisión de las metas de fin de septiembre. Hasta ahora, la mirada de Washington ha sido contemplativa, pero no conviene perforar ciertos límites”, advirtió.

Según la Mediterránea, de aquí a fin de año se acumulan vencimientos con el FMI por US$ 8.200 millones, y para no caer en default, la Argentina necesita asegurarse los desembolsos del segundo semestre.

En lo que va del año, las compras netas de dólares en el mercado oficial de cambios por parte del Banco Central alcanzan solo a 16,3 millones de dólares en las operaciones con el sector privado, cuando en igual período de 2021 el monto acumulado había sido de 7.500 millones.

Las reservas externas del Banco Central han caído 2.600 millones de dólares desde diciembre pero, sin los ingresos netos originados en las transferencias de DEG (la moneda del FMI), la merma habría sido de 5.200 millones.

“El Gobierno implementó un tipo de cambio diferencial para las operaciones asociadas al complejo sojero, pero este perdió vigencia el pasado 31 de agosto, con resultados decepcionantes”, consignó.

Se había anticipado que desde el primero de septiembre se harían mucho más potentes los incentivos, pero este anuncio se pospuso, por dilemas que no son fáciles de resolver, explicó.

Dijo que las opciones van desde la fijación de un “dólar oficial especial” de 200 pesos por 30 días, hasta la emisión de un bono de crédito fiscal por las retenciones durante ese período, pasando por una “mezcla” de tipos de cambio más simple y contundente que la que expiró el 31 de agosto, quizá permitiendo la liquidación de una fracción de las exportaciones por el “dólar CCL”. Cada una tiene pros y contras desde el punto de vista fiscal, monetario y del impacto sobre la brecha cambiaria. Con un “dólar especial” hay riesgo de interferencia en los contratos, dada la importancia que tiene la soja como unidad de cuenta.

 

Promesas al campo por el dólar soja que no llega  

Agencias

El ministro de Economía, Sergio Massa, les prometió a las entidades agropecuarias que antes de su viaje a Estados Unidos presentará la propuesta de tipo de cambio diferenciado para incentivar las liquidaciones de los productores de granos.

Según trascendió de fuentes agrarias, el jefe del Palacio de Hacienda tuvo encuentros con los principales referentes del sector para buscar puntos de acuerdo que le permitan elaborar un mecanismo que reemplace el actual “dólar soja” que no tuvo el efecto deseado.

La idea sería sobre la base de un dólar a razón de $ 200 y los representantes de las entidades solicitaron que no sea por espacio de 30 días para que no afecte los precios. Massa junto al secretario de Agricultura Juan José Bahillo recibieron hoy a Jorge Chemes de CRA, Carlos Achetoni de Federación Agraria y Carlos Iannizzotto de Coninagro.

El miércoles había estado en Economíael titular de la Sociedad Rural, Nicolás Pino.

En esta Nota