viernes 24 de septiembre de 2021
POLITICA jake sullivan, en la argentina
07-08-2021 01:49
07-08-2021 01:49

El Gobierno apuesta a una cita con Biden antes de las elecciones

El máximo asesor geopolítico de la Casa Blanca almorzó en Olivos y se reunió con ministros y empresarios. Vacunas, desarrollo y deuda, en el amplio temario conversado.

07-08-2021 01:49

Desde el gobierno nacional, presentan la visita de Jake Sullivan, quizás el más alto asesor en temas de política exterior del presidente Joe Biden, como una reafirmación de la relevancia que la Casa Blanca otorga hoy a la Argentina, un país de funcionamiento “anormalmente normal” en una región plagada de incertidumbres. De parte de Estados Unidos optaron por el silencio en público, aunque en privado Sullivan y su delegación tomó nota de cada palabra y el interés del presidente Alberto Fernández por concretar una bilateral como “gesto”, uno que esperan conseguir antes de las elecciones de noviembre.

La agenda de Sullivan lo llevó por la Casa Rosada por la mañana, donde mantuvo dos tandas de reuniones. La primera con el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, el canciller Felipe Solá y el embajador en Washington, Jorge Argüello. Y la segunda con los ministros Matías Kulfas (Producción), Juan Cabandié (Ambiente), Martín Guzmán (Economía), Roberto Salvarezza (Ciencia) y miembros del equipo de Salud. Una parte de ellos –Guzmán, Solá, Beliz y Arguello– se sumaron al almuerzo en la Quinta de Olivos con la asesora Cecilia Nicolini, donde Fernández sirvió de anfitrión a lo largo de dos horas y media.

El mandatario le entregó una carta dirigida a Biden por la donación de vacunas y dos camisetas de Argentina, una de ellas en homenaje de Maradona con el diez característico. Y  le confió a Sullivan su alivio por el triunfo demócrata en noviembre pasado ya que “Latinoamérica había sufrido mucho los últimos cuatro años”, en alusión a la gestión de Donald Trump.

A la par, se reiteró el pedido de una bilateral en la que Argüello trabaja desde noviembre pasado, aun antes de la asunción. Pero Sullivan fue cauto, evitó poner fechas y acorde a voceros del Gobierno, solo dijo “pronto”. En el Gobierno miran el calendario y confían en que sea antes de noviembre.

De lo que se conversó en la reunión a solas con Sullivan así como en la comida con el resto de la delegación no hubo reporte oficial, apenas un comunicado del Gobierno que aludió a “distintos temas de interés bilateral como el cuidado del medio ambiente y el cambio climático, la revisión de las instituciones financieras y la lucha contra la pandemia” así como “la necesidad de promover una nueva arquitectura tributaria y financiera global” acorde a “un desarrollo humano sustentable, inclusivo y solidario”. También se mencionó, de las citas previas, la agenda productiva, tecnológica y comercial, la electromobilidad, acuerdos de cooperación en materia de defensa, la agenda de financiamiento en temas de medio ambiente y la agenda de economía del conocimiento para desarrollar entre ambos países.

Por la tarde, hubo una reunión en el Palacio San Martín en la que volvieron a hacerse presentes Solá, como anfitrión, Beliz, Kulfas, Argüello y Fernando Peirano (Agencia de Ciencia y Tecnología) y a la que se sumaron empresarios y directivos de la cámara de comercio de Estados Unidos en la Argentina (Amcham). Los ejes giraron en torno a inversión productiva, responsabilidad social y ambiental corporativa y un tema de particular interés para el Gobierno y el sector privado de cara a lo que viene: cadenas regionales de producción de vacunas y medicamentos. Cada vez más se afirma la idea que la vacunación contra la covid no se limitará a 2021 ni a solo dos dosis.

El enviado de Biden no es un funcionario menor ni un improvisado. Con una experimentada trayectoria internacionalista para sus 43 años, y buen manejo del español pese a que optó por el inglés y un traductor, Sullivan es un convencido de que la fuerza de su país como potencia se afianza sobre una clase media próspera, el corazón del sueño americano. No es casualidad que el propio Biden haya apelado a ese mismo concepto para hablar de una nueva política exterior con una agenda que incluye capítulos como el ambientalismo y el desarrollo sin renunciar a los intereses geopolíticos de largo plazo, como la competencia estratégica con China.

Antes de visitar Buenos Aires, la delegación pasó por Brasil, donde trascendió, de forma no oficial, que una de las propuestas que Sullivan puso sobre la mesa al gobierno de Jair Bolsonaro fue retomar el ofrecimiento que Donald Trump le había formulado para incorporar al país como “socio global” en la OTAN a cambio de vetar la tecnología china en 5G. En Argentina, Sullivan abordó cuestiones relativas a la Defensa aunque no se reportó que haya habido un ofrecimiento en el mismo sentido que Brasil, si bien el 5G es una cuestión de relevancia estratégica para Washington también aquí.

Un abogado texano, como embajador

El abogado texano Marc R. Stanley fue nominado por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, como su futuro embajador en la Argentina siempre que sea aprobado por el Senado. De conseguir su designación, Stanley sería un representante con un perfil similar a su antecesor: un embajador político, oriundo de Texas y vinculado al mundo judicial, aunque Edward Prado era juez y provenía de San Antonio mientras que el elegido por Biden es un litigante con 38 años de experiencia y oriundo de Dallas.

Stanley fue además uno de los recaudadores de fondos en su estado para la campaña del actual mandatario en su estado y que más resistencia opuso al senador Ted Cruz, precandidato republicano en 2016 y luego aliado a Donald Trump. “Estoy agradecido por la oportunidad de servir a mi país. Si se confirma, espero construir una relación aún más sólida entre Estados Unidos y Argentina”, transcribió The Dallas Morning News de un comunicado del elegido.

Acorde a la bio en su firma de abogados, cuenta con una larga trayectoria de 44 años en el gobierno y el servicio público.

En esta Nota