POLITICA
pelea de nación con los gobernadores

El PJ se debate cómo salir de su rol de espectador

El peronismo mira desde afuera la disputa entre Javier Milei y sus principales aliados que ocupan la centralidad de la escena política. Ante una escalada en los conflictos que suma la Casa Rosada, los dirigentes opositores comenzaron a discutir sobre el papel que debe interpretar con un gobierno dispuesto a acelerar en cada pelea. El PJ bonaerense de despabiló y apuntó contra el ajuste en medio de una tregua entre Máximo Kirchner y Axel Kicillof. También están atentos al futuro del PRO y una teoría de Cristina Kirchner sobre el plan de Mauricio Macri para el gobierno libertario.

20230225_maximo_kirchner_peronismo_pj_bonerense_g
Reunión. Máximo Kirchner organizó el primer encuentro del peronismo bonaerense de 2024. | PJ bonerense

La velocidad con la que Javier Milei concibe enemigos y abre distintos frentes de conflicto desentona con un peronismo que a los cien días de la derrota electoral recién comienza a definir su rol opositor. Sin líderes claros, internas abiertas y diferencias hasta por el momento en el que se debe levantar la voz, Unión por la Patria pasó las últimas semanas como espectador de una pelea que crece entre La Libertad Avanza y la oposición light.

Cristina Kirchner lo dice sin eufemismos: la mayoría de los dirigentes de su espacio, sobre todo gobernadores, no se le animan a Javier Milei. Celebra el desafío del gobernador del PRO, Ignacio Torres, de cortar el envío de petróleo y gas pero duda sobre si podrá sostener la hostilidad con la que arremeten desde la Casa Rosada. Con 35 años, este jefe provincial sobresalió esta semana frente a lo que, tal como contó este diario el fin de semana pasado, Cristina Kirchner describe como una dirigencia de “novatos”.

PJ: un gesto de AF, Máximo Kirchner para rato y una disputa temprana por las listas

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Mientras tanto, Máximo Kirchner y Axel Kicillof buscan bajar la tensión entre ellos. Firmar un proyecto de ley juntos fue el primer gesto público sobre conversaciones que vienen teniendo en privado. El viernes tuvieron una charla en la que acordaron los principales puntos del documento que el PJ bonaerense presentó ayer en el que centraron las críticas contra el gobierno de Milei pero también hubo un párrafo en apoyo al gobernador. “En la Provincia, los peronistas construimos más y mejor Estado, porque es la síntesis del poder de la comunidad organizada, que regula las relaciones económicas y facilita la puesta en acto de los principios doctrinarios de subsidiaridad y solidaridad. Para continuar en este camino de construcción y seguir profundizando, nuestro partido expresa su apoyo al gobernador y a las políticas de la provincia de Buenos Aires en defensa de la producción, el empleo, el desarrollo y la educación pública”, dice el texto.

Aunque en las horas previas se especuló con la presencia de Axel Kicillof en Cañuelas en la primera reunión del peronismo bonaerense 2024, esto finalmente no sucedió. “Queremos ser respetuosos del espacio de cada uno. No hubo una invitación concreta a la reunión pero eso no es un problema, sino todo lo contrario, es la mejor manera de mantener las cosas en su lugar. Hay espacio para todos”, dicen desde La Plata, en donde celebraron el apoyo al gobernador en el documento como un nuevo gesto de acercamiento. Aunque kicillof no tiene cargo formal en el PJ bonaerense (es vicepresidente del nacional) en el encuentro surgió el pedido de invitación para la próxima reunión. También pidieron por Cristina Kirchner y Sergio Massa, quien encabezará un encuentro con su tropa el próximo fin de semana. El PJ bonaerense logró mostrar un comunicado conjunto contra Milei, algo que aún no hizo el PJ nacional por el que apenas hubo una reunión informal el jueves de las distintas partes de Unión por la Patria para acordar la salida de Alberto Fernández con el objetivo puesto en que el expresidente en marzo anuncie el llamado a elecciones. Tal como adelantó ayer PERFIL, esto no significa que Máximo Kirchner también convocará a una disputa interna que él mismo adelantó: el diputado se queda con el PJ.

Sin Alberto Fernández, el Partido Justicialista se reunió para definir su futuro

Aunque desde el Congreso la postura del peronismo fue mantener un rechazo absoluto a las iniciativas enviadas por Javier Milei como la ley ómnibus y el DNU 70/2023, el peronismo recién empieza a debatir su rol frente a un gobierno que acelera cada vez más y que en las últimas semanas encontró enemigos entre sus principales aliados. Hay quienes dicen que hay que salir de inmediato para representar a los que ya la están pasando mal y hay quienes especulan con la disputa entre la Rosada y la oposición light: “Que se desgasten entre ellos”.

También están atentos a lo que pasa con el PRO. Cristina Kirchner está convencida de que Mauricio Macri está detrás de un plan que tiene que ver con que Victoria Villarruel ocupe la Casa Rosada aunque asegura que lo que no ve el expresidente es que “si cae Milei, cae todo”.

Sobre los posicionamientos internos, la exvicepresidenta evita dar nombres y adelanta que “la representatividad se construye, no se delega”. Todos pueden jugar  y así como de la pelea con Milei empezaron a surgir figuras como Martín Llaryora o Ignacio Torres, el peronismo cree que también tendrá las propias.

 

“Buenos Aires no es casta”

El documento del PJ bonaerense le dedicó la mayoría de sus párrafos a apuntar contra las políticas de ahogo de Javier Milei contra los gobernadores.

“Cuando el Poder Ejecutivo agrede e insulta a otros representantes del Pueblo, incurre en prácticas antidemocráticas que observamos con profunda preocupación a partir del 10 de diciembre de 2023”, señalaron.

Y, en este sentido, apuntaron: “La provincia Buenos Aires no es la casta. Es la provincia más grande y la que más riqueza produce. De todos modos, no se arroga superioridad alguna ni exige privilegios. Con 17 millones de habitantes recibe por coparticipación de impuestos solo el 22% y aporta el 39%”.

Además, denunciaron que “celebrar un superávit fiscal ficticio al costo de 60 por ciento de pobres e indigentes es lisa y llanamente dirigir el país hacia la anarquía y el caos”, agregaron en el texto e indicaron que “cumplir el contrato electoral demanda el acatamiento irrestricto a la Constitución, respeto a la pluralidad política y vocación por la unidad nacional”.

Sobre el final del documento presentado en Cañuelas,  exigieron “que se respete el federalismo fundador de la Patria".