Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 16 de octubre de 2019 | Suscribite
POLITICA / Panama Papers
jueves 28 junio, 2018

Giselle Rímolo montó una fundación offshore para ocultar US$ 2 millones

Fue mientras la Justicia la investigaba por el ejercicio ilegal de la medicina, estafas y la muerte de una paciente. Recurrió al estudio Mossack Fonseca y a un intermediario en Uruguay. Parte del dinero se envió a cuentas de su esposo, el abogado Juan Gaineddu.

por Emilia Delfino y Sandra Crucianelli

Mónica Cristina María Rímolo, conocida como la falsa médica Giselle Rímolo. Foto: Cedoc
jueves 28 junio, 2018

Mónica Cristina María Rímolo, conocida como la falsa médica Giselle Rímolo, montó una fundación offshore a través del estudio panameño Mossack Fonseca y manejó en secreto unos US$ 2 millones que viajaron por cuentas bancarias de Suiza, Andorra, Bahamas, Curazao, Estados Unidos, Hong Kong y Santa Lucía mientras era blanco de una investigación por ejercicio ilegal de la medicina, decenas de estafas y la muerte de una de sus pacientes en su clínica estética.

Rímolo estaba en la mira de la Justicia desde 2001. El 12 de diciembre de 2007, cuando ya había sido procesada, instruyó al estudio Fides Capital de Uruguay para que encargue a los abogados panameños la creación de una fundación privada en Panamá y solicitó que se bautice a la entidad como The Best Woman Foundation (Fundación La Mejor Mujer), según consta en los correos electrónicos y documentos de Panamá Papers, obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), a los que accedió PERFIL

panama papers infografias 20180620

Los abogados dejaron asentado en los archivos de Mossack Fonseca que el objetivo de esta fundación era proteger el patrimonio de Rímolo de las demandas civiles que pesaban en su contra luego de que se destapara el escándalo que llegó a involucrar a su ex pareja, el conductor Silvio Soldán.

Actualmente, Rímolo se encuentra condenada a 9 años de prisión y está alojada en un pabellón del penal de Ezeiza para mujeres con problemas de salud mental. La fundación seguía activa, según los últimos registros, que constan de 2017, en los que Rímolo aparece como “protectora” de la entidad y su actual esposo, como beneficiario final. 

Papeles. Desde 2007, las caras visibles de la fundación eran dos directoras puestas por Mossack Fonseca, pero en los documentos internos del estudio que ahora salen a la luz consta que Rímolo fue la beneficiaria final de The Best Woman Foundation hasta 2017. La falsa médica solicitó además que en caso de su muerte los fondos pasarían a su madre, su hermano y su esposo, el abogado Juan Daniel Gaineddu. 

Antes de casarse con Rímolo, Gaineddu, había representado a Soldán, cuando el conductor todavía estaba en pareja con la falsa médica. Luego, fue abogado de la mujer y tiempo más tarde fue condenado a cuatro años de inhabilitación para ejercer la profesión. Hasta hace siete meses era asesor jurídico de la Dirección Provincial de Relaciones Interjurisdiccionales del Ministerio de Seguridad bonaerense. Gaineddu es además el destinatario de la mayoría de las transferencias de dinero que realizó Rímolo desde las cuentas de la fundación. 

Captura transferencia de Rímolo a Gaineddu.
Captura transferencia de Rímolo a Gaineddu.

Entre 2007 y 2010, Mossack Fonseca no tuvo muchas novedades sobre Rímolo. Hasta que en enero de 2010, el estudio panameño debió salir al rescate de los fondos. “La Señora Rímolo mantiene una cuenta bancaria de inversiones en Suiza, la cual será cerrada por cambios administrativos dentro de dicho banco. La Señora Rimolo ha solicitado nuestros servicios para la apertura de una cuenta bancaria de inversiones a nombre de su fundación The Best Woman Fundation”, escribió en un documento una de las ejecutivas del estudio panameño. La cuenta en cuestión tenía "aproximadamente 2 millones de dólares", estimó el estudio en un correo electrónico.

Mossack Fonseca sabía sobre la situación judicial de Rímolo. En un e-mail del 17 de febrero de 2010, una ejecutiva envió un perfil de la clienta a sus colegas en Panamá. Comunicó que había sido “procesada por la muerte de una mujer que consumió los productos para adelgazar que se suministraban en su clínica“ y que era blanco de “otras denuncias por la supuesta comisión de 57 estafas”. Para justificar la continuidad de Rímolo como clienta, en Mossack Fonseca consignaron que el tribunal había “dado la razón” a Rímolo y que el caso había sido “sobreseído”. Sin embargo, no era lo que estaba sucediendo en la Argentina.

Aún así, Mossack Fonseca y Fides Capital, que oficiaba de intermediario desde Uruguay, ofrecieron a Rímolo “dos bancos dispuestos de servir para la cuenta bancaria, un banco grande en las Bahamas y otro privado, no tan grande y sin embargo muy fino y exclusivo en Suiza”, según consignó uno de los abogados. “Me ha llamado el Dr. Juan Gaineddu (abogado argentino), novio de la Señora Rímolo para ponerse al tanto de la situación. El Dr. Gaineddu conoce toda la operatoria actual”, aseguró el intermediario uruguayo.

Cuentas. Como primera opción, los fondos en Suiza fueron transferidos a un fideicomiso en el banco RBC de Bahamas para "que su estructura patrimonial pueda estar más escudada frente a potenciales nuevos demandantes que ella llama inescrupulosos", indicó el propio bufete panameño. Pero meses más tarde, el banco de Bahamas decidió cancelar la cuenta de la fundación debido a los problemas legales de Rímolo. 

Entonces, surgió la opción de trasladar los fondos al Andbanc de Panamá y Andorra. La solución de Mossack Fonseca fue crear otra cuenta especial para la fundación (denominada Escrow). “Estamos tratando el salvar el desastre”, comunicaron en agosto de 2010 los panameños. “Eventualmente voy a tirarme en septiembre, cuando todo debe haberse terminado, a Buenos Aires para tomar un Malbec y celebrar. Creo que esto debo entonces a la Rubia y Juan”, escribió un ejecutivo del estudio en referencia a la pareja argentina.

De acuerdo a los documentos, Rímolo ordenó varias transferencias de fondos de la fundación hacia otras cuentas bancarias en distintos puntos del mundo. La mayoría estaba destinada a sociedades o cuentas vinculadas directamente con Gaineddu, su pareja. En una oportunidad, por ejemplo, envió dinero a una cuenta de su esposo a un banco en Santa Lucía, en una pequeña isla del Caribe; y a una sociedad offshore en Hong Kong, también atribuida en los documentos a su pareja. Otros pagos fueron a cuentas del estudio de Uruguay -para el pago de gastos y honorarios- y de distintas compañías con cuentas en Nueva York, Curazao y Bahamas para la “distribución de dividendos” de la fundación. 

Las transferencias fueron realizadas entre 2010 y 2016. Van desde los US$ 8.500 hasta los US$ 100 mil. Las órdenes llevan la supuesta firma de puño y letra de Rímolo.

Otra transferencia de Rímolo.


 
Final. En 2012, el Tribunal Oral Criminal 7 condenó a Rímolo a 9 años de prisión por ejercicio ilegal de la medicina, varias estafas y "tráfico de sustancias peligrosas para la salud que produjo una muerte", la de Liliana Díaz, la paciente de su instituto de estética corporal de Belgrano fallecida en junio de 2001. Rímolo había estado detenida antes de la condena pero había recuperado su libertad. Finalmente, en noviembre pasado quedó presa tras una decisión  de la Corte Suprema. 

Fuentes judiciales consignaron que durante el juicio “se hablaba de cuentas en las Bahamas pero nunca se pudieron probar”. Rímolo respondió a través de su actual abogado que “desconoce la existencia de la fundación. No tiene bienes ni cuentas en el país ni en el exterior”. Gaineddu no respondió a las consultas.

El último documento de la fundación en los archivos de Mossack Fonseca data de febrero de 2017. Entonces, cambiaron el reglamento de la fundación. En ese escrito, Gaineddu aparece como el beneficiario final y Rímolo como “protectora” de The Best Woman Fundation, con potestad para decidir futuros beneficiarios finales en caso del fallecimiento de Gaineddu. “El Protector deberá actuar en interés de los Beneficiarios de la Fundación y con la diligencia de un buen padre de familia”, según el documento.

*El equipo argentino que trabajó en la continuación de Panamá Papers con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) está integrado por Hugo Alconada Mon, Maia Jastreblansky, Iván Ruiz y Ricardo Brom (La Nación), Mariel Fitz Patrick (Infobae), Emilia Delfino (Perfil) y Sandra Crucianelli (para Perfil).


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4784

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.