POLITICA
Figura del PRO

Jorge Macri mira de reojo a Javier Milei mientras ordena el poder en la Ciudad de Buenos Aires

El jefe de gobierno lleva más de un mes al frente de la Capital Federal. Acuerdos de gobernabilidad con radicales (y peronistas). Paso en falso en Punta del Este. Bronca libertaria por falta de espacios.

Jorge Macri y Patricia Bullrich
Jorge Macri y Patricia Bullrich. | Cedoc

El flamante jefe de gobierno porteño Jorge Macri ya está instalado en Uspallata y parece haber terminado la etapa de organización del personal jerárquico para encarar la gestión. A la semana de haber asumido debió ordenar el trabajo por el temporal que azotó a la Ciudad de Buenos Aires a mediados de diciembre. Luego pasó año nuevo con su familia en Punta del Este, lo que generó un breve revuelo en redes sociales por haber viajado en vuelo privado a descansar en la exclusiva costa uruguaya.

Ya de regreso, tuvo reuniones clave con el gobierno nacional por la deuda de la coparticipación que el Estado nacional tiene con la administración porteña y tuvo que tomar una decisión que le traerá dolores de cabeza a muchos porteños cuando regresen de las vacaciones: La línea D de subte estará cerrada hasta mediados de marzo por trabajos de mantenimiento.

Jorge Macri: "Hay que expulsar a los extranjeros sin ciudadanía que delinquen"

"Estuvo encima de los problemas, lo del subte, el temporal, los tres desalojos en Plaza de Mayo, Congreso y Lavalle. Orden y espacio público es eje en su gestión", señalaron los voceros de Jorge Macri a PERFIL. ¿Objetivo para 2024? "Cree fuertemente en una planificación de Ciudad y repensar tanto el código urbanístico como obras de bicisendas, entre otras cuestiones", agregaron.

La interna PRO en la Ciudad de Buenos Aires

Al haberse metido en la política porteña hace relativamente poco tiempo, el jefe de Gobierno decidió negociar varios lugares de poder con sectores del PRO enquistados hace más de una década en la capital. Esas negociaciones y acuerdos "arriba" provocaron fuertes encontronazos en las líneas medias, que podrían repercutir en el andar de la gestión si no se terminan las disputas por el reparto de contratos y cargos cuanto antes.

"La idea de austeridad para reducir planta del Estado viene de la mano con contratos que ahora le pertenecen a sus aliados. Es la clásica interna de cambio de gestión. El que está no se quiere ir, cree que es un derecho adquirido y el que entra necesita terminar ese proceso cuanto antes", explican a este medio.

Jorge Macri y Javier Milei
Jorge Macri y Javier Milei.

Es que a pesar de ser del PRO igual que Rodríguez Larreta, el poder capitalino responde a distintas terminales que nada tienen que ver con ambiciones políticas, sino más bien de negocios.

¿Y qué pasa con los radicales que responden a Martín Lousteau? "Les entregó lugares y poder a cambio de gobernabilidad. Pero no hay confianza. Arrancan con el pie izquierdo porque se miran de reojo a ver quien traiciona primero", sentenció un dirigente al tanto de esas negociaciones.

El jefe de gobierno distribuyó poder en "satélites" como el Banco Ciudad, donde sigue Guillermo Laje; el consejo de la Magistratura, y la procuración local, en manos de Martín Ocampo. En Seguridad confió en el tándem Diego Kravetz y Waldo Wolff. De inmediato, cuentan, aparecieron consultoras para trabajar junto a los funcionarios.

Victoria Villarruel mantiene el vuelo propio y hace más ruido en el entorno de Javier Milei

En el ministerio de Hacienda sostuvo la continuidad a raíz del buen trabajo que dejó el saliente Martín Mura. A tal punto que al frente de un área clave como es la Economía -sobre todo por los tiempos que se avecinan- quedó Gustavo Arengo, quien secundaba a Mura en tiempos de Larreta. Guillermo Romero y Gabino Tapia fueron los encargados de digitar la transición de cada ministerio.

Donde no hubo acuerdo y aún no se sabe bien que consecuencia podrá tener es con los dirigentes de La Libertad Avanza. Durante la campaña los legisladores Eugenio Casielles y Ramiro Marra habían dado gestos para buscar un acuerdo de gestión pero nada se concretó. Así las cosas, 9 legisladores libertarios votaron en contra de ley de ministerios y el Presupuesto.

Según supo este medio Karina Milei había estado el día de la votación para que el espacio acompañe a Macri pero no logró su objetivo. Los libertarios prometen guerra: "Le dio lugar en todos lados a los radicales, a quienes iba a sacar para siempre. Veremos que pasa", adelantó una figura clave del presidente Javier Milei en la Ciudad.

 

RI/ff