martes 21 de septiembre de 2021
POLITICA jefe del nuevo bloque oficialista
30-11-2019 18:20
30-11-2019 18:20

José Mayans, el equilibrista entre el kirchnerismo y los gobernadores

Según supo PERFIL, fue el propio Insfrán el que tramitó con Cristina Kirchner la presidencia del bloque para un senador que represente al grupo de los gobernadores.

30-11-2019 18:20

Después de 18 años en el Senado, a José Mayans le tocará conducir la bancada del oficialismo en el regreso del kirchnerismo al poder y de a poco está comenzando a ganar protagonismo. El formoseño, oriundo de Clorinda, es uno de los hombres del gobernador Gildo Insfrán, a quien lo acompañó desde finales de los 90 en la Legislatura provincial y ahora sigue respondiendo desde el Congreso Nacional. En los archivos de medios provinciales, todavía queda registro de aquel 1999 en el que un Mayans visiblemente más joven se agarró a las piñas con Carlos Branda, un legislador peronista integrante de otra línea interna.

A los 62 años, Mayans ya no está para ponerle el cuerpo a las discusiones como en aquel entonces, pero sigue siendo muy enérgico. Tanto que a veces no se le entiende cuando habla rápido, lo que –en broma– preocupa a sus colegas del Senado ya que estará a cargo de los cierres de los discursos de su bloque que tendrá 41 senadores. A ese número mágico, cuatro más que el quórum, se arribó luego de trabajosas negociaciones que obviamente incluyeron su figura.

Según supo PERFIL, fue el propio Insfrán el que tramitó con Cristina Kirchner la presidencia del bloque para un senador que represente al grupo de los gobernadores. Después de ser el segundo de Miguel Angel Pichetto en el Bloque Justicialista y de quedarse con las manos vacías con la designación de Carlos Caserio cuando el rionegrino se pasó al oficialismo, ahora Mayans cree que llegó su momento.

Su postura en contra del aborto, que dejó explícita en la discusión que se dio en el Congreso, fue uno de los puntos que sorprendió al momento de su designación, porque Alberto Fernández dio pistas de su voluntad de avanzar en sentido contrario. Sin embargo, el electo presidente parece haber valorado más su experiencia como buscador de consensos que deberá sacar a relucir en la conducción de un bloque que originalmente había sido pensado como un interbloque por la variedad de matices que ostenta.