sábado 31 de julio de 2021
POLITICA dialogos con los opositores
04-05-2019 00:36

Macri llamó a Urtubey, Pichetto y Lavagna para sumarlos al acuerdo

04-05-2019 00:36

Mauricio Macri decidió tomar su teléfono celular y comunicarse con tres de los actores centrales del PJ Federal que aparecen como pre candidatos a presidente: el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, el senador Miguel Pichetto y el economista Roberto Lavagna.
El objetivo fue dar una fuerte señal de apertura y convocar a la oposición a firmar un documento de acuerdos básicos de políticas de Estado, cuyo borrador trascendió el jueves.
“El miedo fue un buen consejero”. Uno de los funcionarios claves del Gobierno armó su propia definición para explicar por qué el temor a que la reelección de Mauricio Macri naufragara permitió avanzar en las conversaciones.
El cambio de posición, y acaso un baño de humildad para un sector del oficialismo, abriendo la agenda también tuvo que ver con mostrar “una señal al mundo y a los mercados” que permita estabilizar el dólar y abandonar la volatilidad que tuvo en jaque al Gobierno en los últimos días. También por ello, ayer en Casa Rosada festejaban la buena recepción que tuvo en las cámaras empresarias la convocatoria.
Durante largos meses, tanto el Presidente como el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tenían serias dudas sobre semejante convocatoria. Pero la crisis económica, el dólar y la baja en las encuestas los obligó a repensar la estrategia.
“El contenido puntual puede variar, de hecho no está maduro aún, pero lo importante es la idea de que vamos a tener acuerdos básicos como país”, le dijo a PERFIL uno de los funcionarios que trabajan en el tema.
Así, todo comenzó hace un par de semanas, cuando el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, fue a comer a la casa del senador peronista Miguel Angel Pichetto. En la reunión, el ministro político de la Casa Rosada le expresó un deseo que empezaba a ganar fuerza en la mente del presidente Macri: armar un “borrador” con una serie de políticas públicas básicas que firmen todos los espacios.
El “tío” Pichetto, como lo llaman jocosamente en el macrismo, se mostró de acuerdo y la idea empezó a desarrollarse esta semana: con el ministro del Interior al mando de las conversaciones, pero también con el incentivo personal del Presidente en diálogos reservados, surgió hace tres días el primer esbozo que trascendió sobre diez puntos claves para el futuro de la Argentina en los que los candidatos estarían de acuerdo.
Por ello Macri se refirió ayer por primera vez al acuerdo: “Es momento de tener generosidad, sentarse en una mesa y acordar. En medio de tantas dudas que tiene el mundo de si vamos a volver atrás o vamos a continuar por este camino, yo he invitado a todos a que firmemos consensos sobre las cosas básicas, elementales, que vamos a respetar. Esas herramientas que me permitan decirle al mundo que esto que hemos empezado va a continuar”, expresó. “Este es un año histórico, bisagra. Se define si tendremos 25 años de crecimiento permanente o si volveremos a sumirnos en la oscuridad y la confrontación. Es momento de tener generosidad, sentarse en una mesa y acordar”, agregó, al lado del gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, quien se mostró de acuerdo.
El gesto hacia la oposición supone abrir el debate sobre los ejes del documento. “No tiene que ser algo electoral, hasta queremos que se sume el kirchnerismo”, explican en el oficialismo.
El hecho de que haya trascendido el jueves por la tarde arruinó parte de los planes de la Casa Rosada: faltaba hablar con muchos actores, incluidos gobernadores, lo que dejó en offside el primer borrador. Por caso, Roberto Lavagna y el diputado kirchnerista Agustín Rossi estaban en la nómina y la viralización del primer punteo llegó primero por los medios antes que por el WhatsApp de los funcionarios.
Además de Pichetto, ayer por la tarde Frigerio habló con el gobernador socialista Miguel Lifschitz. Antes había dialogado con el salteño Juan Manuel Urtubey. A ellos se sumaron otros gobernadores. En el caso de Juan Schiaretti (Córdoba), en el Gobierno aseguraban que, si bien creen que estaría de acuerdo, la cercanía de la elección local no le iba a poder permitir firmar el documento que surgiera.
El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por su lado, fue el encargado de transmitirle a Sergio Massa cómo era la idea del documento. Son amigos personales y hasta trabajaron juntos en los 90. Al mediodía de ayer, en Balcarce 50 creían que el tigrense no rechazaría de plano la convocatoria que “venía pidiendo desde hace meses”. Tuvieron un mal pálpito.

En esta Nota