Neblina
Temperatura:
14º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 25 de junio de 2019 | Suscribite
POLITICA / Caso Odebrecht
miércoles 22 mayo, 2019

El único arrepentido del caso Odebrecht se desdijo ante la Justicia

Manuel Vázquez, acusado de ser testaferro de Ricardo Jaime e intermediario del pago de coimas, había apuntado contra Ángelo Calcaterra.

por Emilia Delfino

Manuel Vásquez, arrepentido del caso Odebrecht Foto: Télam

El primer y único arrepentido del caso Odebrecht en la Argentina se arrepintió de arrepentirse. Manuel Vázquez, acusado de operar como supuesto testaferro del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime e intermediario del pago de presuntos sobornos por el soterramiento del ferrocarril Sarmiento, había declarado como imputado colaborador en febrero ante el fiscal Franco Picardi, pero el martes se desdijo ante el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi, según confirmaron a PERFIL dos fuentes del expediente.

La causa involucra al primo del presidente Mauricio Macri, el empresario Ángelo Calcaterra, y a la constructora brasileña Odebrecht, que confesó haber pagado al menos US$ 35 millones en sobornos a ex funcionarios de Cristina Fernández de Kirchner entre 2008 y 2014. Parte de esos pagos ilegales fueron para ganar y mantener el contrato del soterramiento, según dos altos ejecutivos arrepentidos en Brasil.

También se investiga a la española Comsa y a la compañía italiana Ghella, actualmente a cargo de la obra del soterramiento. Tanto Iecsa como sus socias niegan haber participado del pago de sobornos.

Odebrecht utilizaría fondos de venta para pagar a acreedores

El martes, mientras la atención en los tribunales giraba alrededor del primer juicio oral contra Fernández de Kirchner, Vázquez declaró por videoconferencia frente al juez Martínez De Giorgi, informaron dos fuentes judiciales. No se presentó personalmente porque se encuentra recuperándose de una cirugía del corazón. Tiene prisión domiciliaria.

En febrero, el ex asesor de Jaime había sostenido ante el fiscal que Calcaterra habría sido el encargado de negociar los supuestos pagos ilegales con el entonces secretario de Transporte por la obra del soterramiento. Habló de reuniones que habría presenciado y negociaciones de supuestos pagos ilegales para obtener la licitación. Muy cerca de Calcaterra aseguraron que se trataba de “mentiras absurdas”.

Para que su testimonio se incorporara formalmente a la causa, Vázquez tenía que presentarse ante el juez y confirmar sus dichos, como marca la ley. El juez debía escucharlo y decidir si homologaba su declaración como arrepentido para incorporarla como prueba.

Sin embargo, Vázquez se echó para atrás en una de las causas más sensibles para el Gobierno y el kirchnerismo. Durante una hora, sostuvo que mintió cuando declaró ante el fiscal y dijo que lo hizo “presionado por sus abogados” de entonces.

El acusado afirmó que su declaración de febrero “no fue voluntaria” pero no dio detalles, “habló en términos genéricos” de las supuestas presiones, según pudo reconstruir este medio. Dejó en claro que esas “presiones” no habían venido del fiscal ni la fiscalía, confirmó una fuente judicial presente en el interrogatorio realizado en una sala del segundo piso de los tribunales federales.

En febrero, aquellos dichos que comprometían a Calcaterra fueron registrados en un video por orden del fiscal Picardi, quien además interrogó a Vázquez para saber si estaba declarando presionado o en contra de su voluntad. Entonces, negó cualquier inducción a su testimonio como imputado colaborador.

El martes, su nuevo abogado dijo al juez que Vázquez había declarado en un “estado de indefensión” debido a que su entonces abogada representaba al mismo tiempo a su ex socio, también acusado, y que eso implicaba un “conflicto de intereses”.

En el entorno de sus ex abogados negaron las nuevas acusaciones de Vázquez y sostuvieron que nunca lo presionaron para que se arrepintiera o para perjudicarlo.

Las ocho obras de Odebrecht en Argentina que investiga la Justicia

Dando vueltas

¿Qué cambió entre febrero y mayo para Vázquez? El frustrado arrepentido declaró antes de que el juez decidiera sobre el destino judicial de sus dos hijos y su esposa, también imputados en la causa.

En abril, Martínez de Giorgi procesó a Vázquez por presuntas dádivas pero sobreseyó a los miembros de su familia, quienes formaban parte de una consultora “ficticia”, denominada Caesa, que según la Justicia fue utilizada para blanquear coimas. Los tres se declaran inocentes. Vázquez dice que no tiene nada que ver con la empresa. La Justicia estableció que sí.

Ahora que sus hijos y esposa quedaron fuera del radar en este caso, Vázquez cambió su testimonio y cambió de abogado. De hecho, en los tribunales apuntan a la familia de Vázquez como fuente de esas supuestas presiones.

Entre diciembre de 2005 y al menos enero de 2009, la constructora Iecsa y la compañía Sideco Americana, ambas de la familia Macri, realizaron pagos a la consultora. Iecsa –que estuvo al mando de Franco Macri hasta 2007 y luego fue vendida a su sobrino Calcaterra– facturó unos $ 600 mil a la consultora de Vázquez. La española Comsa, socia en el soterramiento, también le facturó $ 263.097. Las empresas sostienen que pagaron por servicios de consultoría.

Todos los clientes de la consultora eran contratistas del Estado, justamente en el área de Jaime, mientras Vázquez era su asesor. El fiscal solicitó a la Cámara Federal porteña revocar los sobreseimientos a los hijos y la mujer de Vázquez y procesarlos como partícipes. El tribunal deberá tomar una decisión.

Caso Odebrecht: país por país, gobierno por gobierno

Qué pasará con el falso arrepentido

Ante la nueva versión de Vázquez, el juez decidió no homologar la declaración de febrero.

La Justicia armó un legajo especial para el frustrado arrepentimiento de Vázquez, que quedará reservado y no se incorporará formalmente al expediente. Tampoco sufrirá consecuencias legales por haberse desdecido, ya que Vázquez declaró ante el juez sin prestar juramento, una excepción permitida en estos casos, según una fuente judicial. Eso implica que en esta última declaración no estaba obligado a decir la verdad. Si dijo que se había arrepentido por presiones y mintió, no puede ser acusado de falso testimonio, aseguraron en el juzgado.

La causa

  • Los ex funcionarios kirchneristas están procesados por presunto incumplimiento de deberes de funcionario público, negociaciones incompatibles y dádivas por favorecer a las empresas en la licitación.
  • Los empresarios y casi todos los ejecutivos recibieron falta de mérito por la acusación de sobornos.
  • El fiscal apeló la decisión del juez y solicitó a la Cámara Federal porteña que procese al primo del presidente Macri y al resto de los ejecutivos y privados indagados.

ED/EA


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4671

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard