lunes 28 de noviembre de 2022
POLITICA Elecciones 2015

Organizaciones de DDHH dicen que el PRO "quiere legalizar la tortura"

CELS, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, entre otros, cuestionaron la compra de pistolas taser para la Metropolitana.

18-11-2015 18:58

Organizaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales reafirmaron que el Gobierno porteño, hoy a cargo del candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri,"quiere legalizar la tortura" con la compra de las pistolas eléctricas Taser para la Policía Metropolitana.

Además, recordaron que se trata de una fuerza cuestionada por casos como el de Lucas Cabello, el joven baleado por un agente el 9 de noviembre pasado en La Boca, y se presentarán como amicus curiae para que la Corte Suprema de Justicia impida la adquisición de este armamento.

Amnistía Internacional, Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad son algunas de las asociaciones que explicitaron su oposición durante una conferencia de prensa realizada en el Ministerio Pública de la Defensa, informó la agencia Télam.

Por su parte, el Subsecretario de Promoción de Derechos Humanos de la Nación, Carlos Pisoni, consideró que es “inadmisible que en estos tiempos haya alguien como Mauricio Macri que desee comprar una pistola taser para su fuerza de seguridad

“La policía Metropolitana, que es considerada una fuerza de aproximación al vecino, fue creada con lo peor de los agentes de la Federal y Bonaerense, policías exonerados, gente que participó en la dictadura y Jorge 'Fino' Palacios y las escuchas ilegales", comentó.

"Empezó con lo peor y con una matriz represiva. A esto se le suma que quieren comprar estas pistolas y que en su corto tiempo de existencia tienen más de seis casos de gatillo fácil”, apuntó el funcionario.

Durante el encuentro se expuso el informe de Amnistía Internacional que concluyó que desde el 2001 hasta la fecha casi 700 personas murieron en Estados Unidos por la descarga eléctrica de las Taser que afecta especialmente a personas que toman alguna medicación específica o tienen problemas al corazón.

“Mis padres fueron torturados y no se lo deseo a nadie, a ningún ciudadano, es inadmisible que en estos tiempos haya alguien como Macri que desee comprar una pistola Taser para su fuerza de seguridad; creemos que Argentina tiene que respetar los tratados internacionales contra la tortura”, remarcó Pisoni.

En esta Nota