miércoles 30 de noviembre de 2022
POLITICA en la cgt

Renovación sindical, los jóvenes que buscan crecer e impulsan cambios en sus gremios

Algunos son hijos de los popes, como Maturano y Moyano. Otros apuestan a modificar el sindicalismo desde la izquierda. Aclaran que sub 50, en el gremialismo, aún es juventud.

26-12-2021 06:37

Con dificultades y a paso lento, emergen en el ámbito sindical distintos cuadros que renuevan un escenario dominado por los grandes jerarcas que ocupan desde hace décadas los sillones de la conducción. Algunos de ellos, por ejemplo, son Sebastián Maturano, secretario de Juventud de la CGT, Facundo Moyano, referente de Sutpa, Claudio Dellecarbonara, representante de  AGTSyP, y Leonardo Salom, secretario general del Sindicato de Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos. Todos tienen menos de 50 años, que para el gremialismo es una edad equivalente a juventud.

Maturano, de 37 años, es hijo de Omar, el histórico dirigente y actual titular de La Fraternidad, y ocupa una de las secretarías más valiosas de la CGT, la de la Juventud Sindical. Comenzó su militancia desde muy joven en el sindicato de su padre y sus tareas están vinculadas a la acción social: es uno de los creadores del proyecto Tren Solidario, que dona alimentos a los pueblos a los que no llegan los trenes de pasajeros. Y le da valor a la estructura sindical: “A pesar de la difícil situación que pasa nuestro país, si algo no estalló en la Argentina es gracias a los sindicatos y al movimiento obrero”.

Otro de los apellidos con peso es el de Moyano. Tras su renuncia a la Cámara baja, uno de los hijos de Hugo, de 36 años, está enfocado en su rol sindical (es el referente del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines, Sutpa), y actualmente lleva adelante conversaciones con distintos cuadros jóvenes que comparten la necesidad de que exista una renovación en las estructuras gremiales.

Incluso, Facundo Moyano  ha jugado en otras internas, como la de Gastronómicos, en la que apoyó a un rival del barrionuevismo en Mar del Plata que terminó ganando. “Se vienen cambios importantes para los trabajadores y para el movimiento obrero en general. Hace unos meses dije que teníamos que discutir la democracia sindical, el rol de la mujer y el impacto de la tecnología en el trabajo. Esas discusiones se están materializando en hechos concretos”, dice.

Dellacarbonara tiene 49 años, es integrante del Frente de Izquierda, diputado bonaerense y metrodelegado. En 1995 ingresó a Metrovías y comenzó, como él define, “la resistencia a las políticas neoliberales” en un “ámbito insalubre”.

Interna feroz en Comercio: siguen los cruces entre el oficialismo y la oposición

Desde su punto de vista, el modelo de gremios peronista se encuentra agotado ya que busca que “los sindicatos sean una apéndice del Estado, maniatados por los burócratas, que mantienen a la clase obrera encorsetada para evitar que podamos avanzar en mejorar las condiciones laborales”. “Seguimos impulsando una alternativa democrática, combativa y clasista en los lugares de trabajo, esa es la pelea por delante, sobre todo en la situación política que vivimos”, declaró.

En el mapa gremial joven aparece el abogado Leonardo Salom, con 41 años, integrante de la Agrupación Verde y Blanca de la Asociación de Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos, quien empezó con su compromiso sindical por pedido de sus compañeros como delegado hace una década. Y hoy forma parte de un proyecto colectivo en una actividad esencial como lo es el trabajo portuario y el del ferrocarril.

Consideró ante este medio que no cree que “haya que sacar a patadas a la gente grande, porque esos dirigentes tienen experiencia”. “El sindicalismo está demonizado y nos debemos una autocrítica. Por eso, esta renovación tiene que ver con hacer un trabajo de cara a la sociedad, con la institución sindical por encima de todo”, manifestó.