domingo 04 de diciembre de 2022
POLITICA Tres años y medio después

Stiuso quiere volver declarar “cuestiones que no fueron abordadas” en la causa por la muerte de Nisman

El ex espía pidió, mediante un escrito, la posibilidad de aportar información en la causa en la que se investigan las circunstancias de la muerte del fiscal.

26-10-2022 12:52

El ex espía Antonio Horacio Stiuso pidió, mediante un escrito, volver a declarar como testigo en la causa que investiga las circunstancias de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Para quien fuera integrante de los servicios de inteligencia “hay cuestiones que no fueron abordadas”.

Stiuso presentó un escrito de apenas dos párrafos, firmado por él mismo y por su abogado, Santiago Blanco Bermúdez, en el que pidió volver a prestar testimonial tres años y medio después de haberlo hecho por última vez. El ex espía se refirió al expediente como la causa en la que "se investiga el homicidio de Natalio Alberto Nisman".

"Luego de haber prestado declaración en marzo de 2019, he tomado conocimiento por trascendidos periodísticos, de diversas cuestiones que no fueron abordadas en aquella oportunidad, y que considero que la Fiscalía debe conocer", explica la nota.

Alberto Nisman 20210118

Si bien fue presentada ante el juzgado, la comunicación está dirigida al "Sr. Fiscal", en este caso Eduardo Taiano, quien tiene delegada la investigación por la muerte de Nisman. "Ofrezco prestar nueva declaración testimonial", sostiene Stiuso en el escrito. La decisión de aceptar o rechazar su nuevo testimonio depende ahora del fiscal Taiano.

Actualmente en la causa están procesados el técnico informático Diego Lagomarsino, por haber provisto el arma que causó la muerte del fiscal, y un grupo de sus custodios, por el presunto incumplimiento de sus funciones.

La última actividad relevante de la investigación fue la declaración de más de medio centenar de agentes y ex agentes de la AFI que merodearon en aquel enero de 2015, cuando Nisman apareció muerto en un departamento de Puerto Madero, puntos geográficos que podrían tener alguna relación con la secuencia del deceso y los investigados.

El Poder Judicial continúa la investigación de la muerte de Nisman basada en un peritaje de la Gendarmería Nacional cuya hipótesis es que supuestamente fueron al menos dos personas que golpearon y le hicieron injerir ketamina al fiscal antes de matarlo. 

Cronología de la última semana de Alberto Nisman

Lunes 12 de enero de 2015, 9:15, Alberto Nisman aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza proveniente de España. Pocas horas antes había puesto punto final al viaje que realizaba con su hija mayor, Iara, por sus 15 años. En Ezeiza se encontró con los policías Gustavo Méndes, Luis Pérez Méndez y Luis Miño, parte del grupo de custodios de la Policía Federal Argentina que le estaban asignados. De allí fueron a su casa, en el piso 13, departamento 2  de la Torre Boulevard del Complejo Le Parc, en el barrio de Puerto Madero.

Luego Nisman se dirigió a la UFI-AMIA, ubicada frente a Plaza de Mayo, donde se reunió con Fernando Comparato, secretario Letrado de la Unidad, a quien le explicó sobre su decisión de presentar la denuncia contra la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y otras personas, por el Pacto de Entendimiento con Irán.

Nisman habría explicado entonces que había tomado conocimiento respecto de indicios relacionados a su posible remoción como titular de la Unidad. De acuerdo a lo que consta en el expediente, Comparato le sugirió que analizara su decisión junto a Soledad Castro y Armando Antao Cortez, los secretarios de la Fiscalía que se encontraban abocados a la confección de la denuncia, y que realizara la presentación el primer día hábil siguiente a la feria judicial, en febrero. Nisman se reunió con Castro y Cortez, a quienes les comunicó que la denuncia sería presentada el día miércoles, en referencia al 14 de enero, por lo que debían ultimar los detalles. 

Luego se contactó con su diariero, a quien le solicitó el diario del fin de semana y le informó su deseo de reanudar el servicio, que había sido suspendido hasta febrero, cuando estaba previsto su regreso. 

Las siguientes horas se dividieron entre sus contactos con políticos de la entonces oposición como Laura Alonso y Patricia Bullrich, miembros de la Inteligencia local y funcionarios judiciales.

Nisman: ¿suicidio o asesinato? Los tres frentes judiciales abiertos del fiscal que denunció a Cristina Kirchner
 

Miércoles 14: se concreta la denuncia y empieza un raid mediático que incluyó programas de televisión, chats generales y la convocatoria para ir al Congreso de la Nación, a exponer su caso. Eso estaba previsto para las 14 horas del lunes 19.

Jueves 15: Nisman habla con el ex agente de la SIDE Alberto Mazzino. Le pregunta por Antonio “Jaime” Stiuso, ex director de Operaciones de la Inteligencia local, que acababa de ser desplazado por Oscar Parrilli, titular de la AFI.

Viernes 16: por la mañana mantuvo un contacto con el también fiscal, Carlos Stornelli. Después del mediodía se recluyó en su departamento de Puerto Madero. Desde allí conversó telefónicamente con Alonso y volvió a hablar con Mazzino. También llamó a su amigo, el comisario Ricardo Bogoliuk. Avisa a su custodia que no saldrá en todo el fin de semana.

Sábado 17: habló con su madre, Sara Garfunkel. Consultó con Rubén Benítez, uno de sus custodios sobre cómo podía hacer para conseguir un arma. No salió de su casa en todo el día y recibió dos visitas del técnico informático, Diego Lagomarsino, quien le entregó su arma. En el atardecer de este día se produjo el último intento de Nisman de hablar con Jaime Stiuso, aunque sin suerte. 

Domingo 18: a las 11 am llegan los custodios a Le Parc, tal como habían convenido con Nisman. Alrededor de las 16 y tras comprobar que los diarios del día seguían en el lugar se ponen en contacto con una de sus secretarias que empieza a querer localizarlo. Van a buscar a la madre de Nisman y cerca de las 22, tras la intervención de un cerrajero logran entrar al departamento. En ese momento es hallado el cuerpo sin vida del fiscal, en el baño del dormitorio en suite, con un balazo en la cabeza.

RdC/fl