martes 03 de agosto de 2021
POLITICA En San Fernando
07-03-2020 13:52

Vidal volvió a un acto de Juntos por el Cambio, pero eligió el bajo perfil

Fue invitada a un acto de mujeres de la oposición y se encontró con un acto partidario que incluía a Patricia Bullrich. Decidió hablar poco y no dar un discurso. "Me autoimpuse el silencio y lo quiero respetar", expresó. Las peleas por la foto y la organización.

07-03-2020 13:52

Fueron apenas diez minutos. Se sacó unas fotos y expresó que prefería permanecer un tiempo en silencio y que esa era una decisión que no iba a declinar. Aunque no quería dejar de saludar a la militancia y al grupo de legisladoras que la habían convocado.

Un acto del “Colectivo de Mujeres” de Juntos por el Cambio bonaerense tuvo como figura principal a María Eugenia Vidal, quien, a pesar de que se había comprometido a participar y saludar, prefirió continuar con el bajo perfil que eligió desde que salió del poder.

“Olé, olé olé olé, Mariú, Mariú”, le cantaron no bien tomó el micrófono en un galpón de San Fernando. “No voy a dar ningún discurso. Como ustedes saben me autoimpuse un tiempo de silencio y lo quiero respetar. Y no quiero participar de actos partidarios”, les dijo la ex gobernadora.

“Cuando sabía que se convocaban no quise dejar de venir. Tengo mucho que agradecerle a las mujeres. Y en ustedes a millones de mujeres: las que estuvieron antes, las que están ahora y las que van a venir que abrieron caminos. Ustedes saben a qué mujeres valoro, no necesitan un discurso. Estoy con el corazón y cerca de ustedes”, cerró. Luego se sentó en una silla y a los diez minutos se retiró.

María Eugenia Vidal, en el acto del Colectivo de Mujeres de Juntos por el Cambio en San Fernando.

En el entorno de Vidal confiaron a PERFIL que se molestó con todo lo que ocurrió. “Pensó que era un acto de mujeres y no un acto partidario”, explicaron.

“Fue el primer acto de Juntos por el Cambio sin pulseras VIP”, se ufanaban las organizadoras de la Juventud PRO y La Generación, las agrupaciones macristas de menores de 40. Hubo más de 400 mujeres de toda la Provincia en el galón de Camino Victoria, frente a un Walmart.

Bajo el título “Más juntas que nunca”, un grupo de legisladoras del PRO querían aprovechar para reunirse en en la Provincia de Buenos Aires. Hablaron Maricel Etchecoin, de la Coalición Cívica, la peronista senadora provincial Claudia Rucci (cercana a Miguel Pichetto) y la ex titular del Instituto de la Mujer, Fabiana Tuñez.

También habló la diputada radical María Alejandra Lorden, la ex candidata a intendenta local y actual directora del área de Género de la Ciudad, Agustina Ciarletta (una de las organizadoras), y cerró el acto Patricia Bullrich.

Hubo cánticos. Una de las más jóvenes, la diputada nacional Camila Crescimbeni, otra de las organizadoras, se entusiasmó con el “volveremos en el 2023”.

Sin embargo los problemas de horarios fueron uno de los temas: hubo quienes creían que Vidal cerraba el acto cerca de las 18.30. Por ello, por caso, Silvia Lospenatto llegó y la ex gobernadora no estaba y recién comenzaba Bullrich su cierre. Ciarletta se había llevado hacia afuera a la ex gobernadora ante la atónita mirada de las dirigentes que allí estaban. Vidal tampoco sabía que Bullrich era una de las oradoras. Se enteró pocas horas antes.

Con bajísimo perfil, las legisladoras Gabriela Besana y Anastasia Peralta Ramos, del PRO, miraban con cara adusta. Una de ellas incluso se quedó a un costado. No era lo que habían pensado.

Tampoco la convocatoria fue la ideal: las diputadas radicales fueron pocas. Por caso, Karina Banfi no participó. “Nos invitaron por un flyer de Whatsapp”, alcanzaron a quejarse algunas de ellas.

A pesar de ello, la radical Lordén, quien se sentó al lado de Vidal, destacó: “logramos leyes a nivel provincial y nacional como la paridad en las listas, la Ley Brisa o la Ley Micaela que busca asegurar la capacitación en género y violencia contra las mujeres en los tres poderes del Estado”. Y agregó: “estamos llamadas a trabajar responsablemente, estando cerca de la gente y, desde la unidad, hacer de la diversidad de este espacio una riqueza que nos permita imponernos en el 2021 y en el 2023”.

María Luján Rey, una de las figuras del vidalismo y quien pasó shockeantes horas tras la liberación de Julio de Vido, se tuvo que sentar en segunda fila. Lo mismo Carolina Píparo. No aparecieron ni en las fotos de Instagram. Quien se mostró, para no perder la costumbre, fue la diputada provincial, Noelia Ruiz, quien se sentó rápidamente al lado de Vidal en primera fila. Las sillas tenían nombre de antemano. Salvo algunas delante donde el juego de la silla predominó.