domingo 25 de septiembre de 2022
PROTAGONISTAS del mundo impreso a la pantalla

Erik Larson es un ex periodista devenido en escritor y sus libros llegaron a Hollywood

Tiene 68 años y Leonardo Di Caprio y Martín Scorsese compraron los derechos para hacer una serie de uno de sus libros. Y el protagonista será Keanu Reeves. Además Tom Hanks puso la mira en otro libro suyo y Netflix quiere hacer una serie de un cuarto libro. Un hecho que el propio Erik Larson no imaginó cuando harto del periodismo y de dedicar mucho tiempo a escribir lo que el llama “historias estúpidas” publicó su primer libro. Uno que fue un fracaso pero como en esa época había “segundas oportunidades”, dice él, insistió con la escritura y hoy es a lo único que se dedica.

07-08-2022 00:51

Si se aplicara ese reduccionismo irónico que estipula que  “tres hechos o acciones similares, son tendencia” para apalancar un texto, una opinión y hasta una nota de moda, si esos hechos o acciones son cuatro serían la consagración. Y si bien Erik Larson ya tenía su lugar entre los lectores de sus libros, que casualmente cuatro megaestrellas del cine internacional lo elijan para nuevas producciones bien puede hablarse una consagración. Hace unos días se anunció que Keanu Reeves será el protagonista de la serie El diablo de la ciudad blanca (Devil in the white city en su versión original), basado en un libro homónimo que Larson publicó en 2003. Y los productores de la misma serían Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio.

Además, en medios especializados de espectáculo y de literatura también, se menciona que Tom Hanks ya habría comprometido convertir en versión audiovisual –no se sabe si en formato serie o en película–, otro libro de este escritor norteamericano, El jardín de las bestias (In the Garden of Beasts). Y fuera de esto, la versión audiolibro de su novela No one goes alone (Nadie va solo) llamó la atención de Netflix quien habría ya comprado los derechos para producirla.

Impulso. Erik Larson es norteamericano, tiene 68 años, está casado con un ex neonatóloga que también es escritora, y ambos tiene tres hijas. Antes de dedicarse a la escritura de manera profesional, fue periodista.  En una reseña sobre Larson, The New York Times detalló que en la lista que ese medio periodísticvo arma con los best sellers, seis libros llevan la firma de Larson: el más reciente –publicado en 2021– Esplendor y Vileza: la historia de Churchill y su círculo familiar durante el período más crítico de la guerra. En algunos de los reportajes que dio, la lectura es algo más que presente en su universo infantil y sus gustos fueron variando en esa etapa, según las épocas. “Sin embargo, no era un lector voraz; estaba más interesado en el dibujo”, relató Larson en el sitio Creative Non Fiction. Igualmente dijo que le “encantaba la serie de Tom Swift y, también  los libros de Nancy Drew (la detective adolescente). Luego tuve una graduación acelerada con los libros de Alejandro Dumas; me encantaron Los tres mosqueteros y El Conde de Montecristo. Y cuando yo era bastante joven, comencé a leer a Charles Dickens. No estoy seguro de haber entendido realmente Casa desolada, pero pensé que era genial.”   

Efecto fílmico. De la lectura al periodismo como profesión hubo recorrido pero su ingreso a mundo profesional fue por casualidad. En sus palabras “me hice periodista por accidente y por las peores razones”. Larson estudió historia en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) y eso fue “porque los profesores de historia eran algunos de los mejores; me atrajo la historia rusa, en particular, por un profesor fantástico que tuve. Él me hizo ver lo apasionante que erala  historia rusa que cambió todo mi plan universitario. De repente yo estudiaba historia rusa, idioma ruso, literatura rusa….. Tenía la intención de ir a la facultad de derecho; luego tomé un curso de derecho comercial, solo para ver cómo era, y me di cuenta que no era lo mío, incluso odiaba los libros que me hacían leer.” 

En ese tiempo comenzó a trabajar en algunas publicaciones durante un año, como asistente editorial. Con ironía recuerda lo qué eso significaba: “a la hora del almuerzo limpiaba la oficina y el escritorio de mi jefe, entre otras cosas”. La película  Todos los hombres del presidente fue una bisagra a punto tal que se anotó en la escuela de periodismo en la Universidad de Columbia, conseguió su primer trabajo en un periódico local donde cubría sobre todo policiales y a veces, sobre cine. Y de allí pasó a The Wall Street Journal.

Vaso lleno. Estuvo en ese diario hasta que se casó y se mudó su esposa a San Francisco. Reconoce que haber renunciado a The Wall Street Journal no fue una buena decisión pero hoy mira el vaso lleno: “Para trabajar escribí algunas cosas para Harper’s y para The Atlantic, y estuvo bueno. Pero llegó un momento en que me di me di cuenta de que dada la cantidad de trabajo que estaba poniendo en cada pequeña historia estúpida,  en lugar de  quizá escribir un libro.” Una situación particular durante una conversación telefónica con un editor –al que reconoce como muy buen profesional– lo hizo acelerar esa decisión. “Fue entonces cuando escribí mi primera propuesta de libro, que se convirtió en mi primer libro, El consumidor desnudo”, que nadie leyó. Y nadie compró. Si ese hubiera sido mi primer libro hoy, mi carrera habría terminado porque ahora nadie te da una segunda oportunidad.”  

Sea cuestión de época como Larson explicó, hoy su presente es totalmente otro. Su libro sobre Winston Churchill tuvo muy buenas críticas y en el horizonte mediato tres títulos de su autoría estarán en plataformas en versión audiovisual de la mano de cuatro nombres hollywoodenses.

En esta Nota