PROTAGONISTAS
Manager y rivales

Ricardo Piñeiro y Pancho Dotto: artífices de una rivalidad productiva en una época dorada

Ricardo Piñeiro y Pancho Dotto fueron quienes decodificaron el concepto de top model en Argentina y en los años '90 se repartieron "el reino de moda" y fueron rivales.

pineirodotto2023
Ricardo Piñeiro (izq.) y Pancho Dotto (der.) | Cedoc Perfil

Hubo una época en Argentina donde las modelos se dividían entre las “Soy de Piñeiro” o “Soy de Dotto”. O si eran muy amigas de ellos decían: “Soy de Richard” o “Soy de Pancho”. El concepto de supermodelos, que en el mundo de fines de los años 80 y la década del 90 subió al máximo pedestal a Claudia Schiffer, Cindy Crawford, Naomi Campbell, Kate Moss o Christy Turlington, en Argentina lo manejaron únicamente dos personas: Pancho Dotto y Ricardo Piñeiro. Sólo ellos y sus respectivos bookers tenían a las supermodelos nacionales.

Falleció Ricardo Piñeiro
Ricardo Piñeiro murió el miércoles 29 de noviembre de 2023.

Así como entre las “chicas “chicas Dotto” y las “chicas Piñeiro” la rivalidad era una excepción que rara vez iba más allá del backstage de los desfiles, la que se tenían ambos managers era manifiesta pero hay pocos o nulos registros de cruces mediáticos entre ellos. En ese entonces el negocio no iba por ahí; de hecho, el escándalo no cotizaba.

Eran los años noventa en una Argentina donde el uno a uno menemista abrió para el mundo de la moda local un mercado que habilitó a Ricardo Piñeiro y a Pancho Dotto profesionalizar el concepto de manager y booker, y crearon sus respectivas agencias las que, cada verano, mudaban a Punta del Este. Y por supuesto, fue sin duda la época donde managers y modelos top ganaron dinero.

¿Qué dijo Pancho Dotto al enterarse de la muerte de Ricardo Piñeiro?

Escuderías de modelos

En el universo Ricardo Piñeiro estaban, entre otras, Mariana Arias, Andrea Frigerio, Daniela Cardone, Florencia Raggi , María Vázquez, Andrea Bursten, Lorena Ceriscioli, Julieta Prandi, Lorena Giaquinto, Ingrid Grudke o Dolores Trull. Años después y con el reality SuperM llegarían Paula Chávez y otras más. En el mundo Dotto se ubicaban Elizabeth Marquez y Araceli González –las dos primeras que cotizaron como tops–, Valeria Mazza –hasta que su marido se convirtió en manager–, Carolina Peleritti, Daniela Urzi, Paula Colombini, Roxana Zarecki, y por supuesto Dolores Barreiro y Carolina “Pampita” Ardohain.

A Pancho Dotto siempre se le reconoció su excelente ojo para descubrir talentos, ese expertise que se tiene o no se tiene. Y en esa búsqueda tenía una intensidad para, sobre todo, ofrecerlas a los medios para hacerlas crecer a través de notas que podía resultar excesiva. En el caso de Ricardo Piñeiro, ese manejo de promoción de su porftolio de bellezas era un poco más sutil pero igualmente sabía el poder que en ese entonces tenían, sobre todo las revistas, para potenciar a las modelos.

El último posteo de Ricardo Piñeiro.

Otro ejemplo de los perfiles diferentes entre Piñeiro y Dotto eran la puesta en escena de uno de los clásicos de los veranos en Punta del Este: las fiestas que ambos ofrecían a los medios. Dotto proponía un mesa extendida con sus modelos, sus sponsors del momento, algunos famosos y equipos periodísticos que cubrían temporada. Incluso, quienes periodistas y fotógrafos que vivieron muchas de esas fiestas, recuerdan que una canción de Bacilos, era su sello.

En el caso de Piñeiro, sus agasajos eran de dos tipos. En los mejores veranos, casi a diario y sin invitación previa, ofrecía una merienda tardía con tartas y tortas que servía de escala fugaz para periodistas y fotógrafos. Y luego organizaba una comida donde reunía a uno o dos medios, no más. En esas temporadas esteñas, había menos medios pero con equipos que superaban las diez personas.

Ricardo Piñeiro
Ricardo Piñeiro con Paula Chávez y algunas de sus modelos de su última época como manager.

Por mucho de todo esto, Ricardo Piñeiro y Pancho Dotto ocuparon sendos tronos en el que, sin duda, fue el momento más económicamente productivo que vivieron las modelos argentinas. Y en ese legado visual que deja en Argentina la década del noventa: Piñeiro y Dotto, Richard y Pancho, tienen su lugar asegurado rodeados de sus respectivas modelos top.

 

ff