martes 27 de septiembre de 2022
PYMES Promover la inversión en proyectos prioritarios

Recuperar el concepto de banca de desarrollo para volver a encender la economía

Cuando hablamos de impulsar el desarrollo, estamos pensando en un sistema productivo con contenidos crecientes de valor agregado y densidad tecnológica. Su financiamiento descansa en dos fuentes fundamentales: los recursos propios de las empresas y la transferencia de ahorro excedente. Lo primero depende de la rentabilidad de las empresas, lo segundo, del rol del sector financiero y del mercado de capitales como enlace entre la producción de bienes y servicios y las fuentes de ahorro interno y, complementariamente, de fondos externos.

07-12-2019 06:00

Una vía rápida y eficiente para impulsar una política de desarrollo es instalar la función de banca de inversión en el sistema financiero argentino, que articule un sistema institucional amplio de fondos para préstamos de largo plazo, con recursos provenientes del Estado y otras fuentes de financiamiento. Es principalmente en virtud de esta función de banca de inversión que el sector financiero puede alcanzar un mayor protagonismo en el objetivo de impulsar dicho desarrollo económico.

El concepto genérico de banca de desarrollo se entiende como: i) la existencia de bancos de crédito de largo plazo propiedad del Estado nacional dedicados a promover la inversión en proyectos prioritarios; ii) una operatoria con recursos en moneda nacional.

Sus objetivos principales son el otorgamiento de créditos en plazos adecuados a las necesidades de las inversiones en activo fijo y de capital de trabajo de las firmas, la flexibilización de las garantías con las coberturas adecuadas de riesgo, las participaciones en el capital accionario, la securitización de préstamos y participaciones accionarias para su colocación en el mercado de capitales, el apoyo técnico a las firmas para resolver sus problemas de financiamiento y de gestión, y el financiamiento de las exportaciones

Una vía rápida y eficiente para impulsar una política de desarrollo es instalar la función de banca de inversión en el sistema financiero argentino, que articule un sistema institucional amplio de fondos para préstamos de largo plazo, con recursos provenientes del Estado y otras fuentes de financiamiento.

Partiendo de lo existente, se estima que la recuperación y la articulación de los bancos BICE y Nación para impulsarlos como entidades insignia de una banca de inversión, es lo más práctico para esta etapa.

Se debe complementar el fondeo público con recursos provenientes de otros orígenes, tales como: fondos previsionales, aportes especiales de organismos multilaterales de crédito, reinversión de utilidades y la necesaria coordinación con los diversos fondos aplicables al financiamiento a plazo, hoy disponibles por intermedio de ministerios, agencias de gobierno y bancos públicos. Si bien muchos de ellos pueden tener una asignación específica (por ejemplo, Fondo Fiduciario de Infraestructura Hídrica, Fondo Vial, Fondep, etc.) de acuerdo con su forma de recaudación fiscal, resultan, desde el punto de vista de la capacidad financiera potencial, volúmenes significativos que se deben tener en cuenta para optimizar su aplicación.

En el marco de los objetivos de la estrategia de desarrollo, el sistema debería fijar prioridades que podrían cambiar y ampliarse en función de la evolución de la economía argentina. En una fase inicial, los destinatarios de las operaciones deberían ser las PyMEs industriales y las economías regionales para la puesta en marcha de la capacidad ociosa existente, para ampliar su capacidad exportadora y el desarrollo de actividades ahorradoras de importaciones, lo cual no excluye la necesidad de la función de banca de inversión para proyectos nuevos, así como otros de gran dimensión de capital nacional a través, por ejemplo, de préstamos sindicados, como los referidos a infraestructura y a proyectos industriales de escala.

Una de las actividades esenciales de la función banca de inversión en el sistema, en relación prioritariamente a las PyMEs, sería la contribución a la ampliación del capital de las firmas. Esta iniciativa sería una de las vías principales de la relación entre el sistema bancario y el mercado de capitales.

Un aspecto complementario a la banca de inversión -e indispensable- es el fortalecimiento y ampliación del Sistema de Sociedades de Garantía Recíproca y Fondos Públicos de Garantía, que han alcanzado una extensa experiencia en nuestro mercado, favoreciendo el acceso de las PyMEs al fondeo bancario y al Mercado de Capitales.

* Vicepresidenta de UNTREF ACR UP

También te puede interesar

En esta Nota