miércoles 26 de enero de 2022
REPERFILAR Exclusivo RePerfilAr

Ariel Winograd: "Hay que volver a recordar lo que era ir a ver una película en una pantalla grande"

Llegó a los cines la película “Hoy se arregla el mundo”, y en Reperfilar hablamos con su director Ariel Winograd.

13-01-2022 16:20

Hoy se estrena en todas las salas la nueva película de Ariel Winograd "Hoy se arregla el mundo", protagonizada por Leo Sbaraglia y Benjamín Otero, quienes interpretan a un padre y un hijo que, tras la muerte de su mamá, interpretada por Natalia Oreiro, descubren que David (Sbaraglia) no es su verdadero padre y juntos se embarcan en la aventura de encontrar al papá biológico de Benito (Otero).

Se trata de una comedia dramática reconfortante que, a pesar de abordar temas sensibles, logra hacerlo con dulzura a través de la construcción de la relación rota entre un padre y su hijo.

“La gente se va a encontrar con una comedia emocional. Es un lindo viaje de dos personajes con mucho humor.”, explica Ariel Winograd (El Robo del Siglo, Sin Hijos). El cast se completa con nombres de lujo como Charo López, Diego Peretti, Martín Piroyanski, Soledad Silveira, Luis Luque, Gerardo Romano, Gabriel Corrado y Yayo Guridi.

El director argentino habló con Reperfilar y repasó el proceso de grabación, el trabajo con los protagonistas, sus preferencias cinematográficas y la actualidad del mundo de la industria cinematográfica y televisiva.

¿Cómo surgió “Hoy se arregla el mundo”?

La película nace de los productores de Patagonik, Juan Vera (Dos más dos, El amor menos pensado) y Juan Pablo Galli (Igualita a mí, El fútbol o yo), que con ellos hicimos “Sin hijos” y “Mamá se fue de viaje”, entre otras. Me dijeron “Che, Wino, tenemos un guion re lindo para que dirijas, ¿querés leerlo?”, “si dale”. (risas). A partir de ahí se convirtió en un guion que me atrajo mucho, principalmente porque trabajaba con un tono diferente de las dos películas anteriores y que en cierta manera éramos todos los mismos los que la estábamos haciendo. y me pareció un lindo desafío.

La química entre Leo Sbaraglia y Benjamín Otero es la base de toda la película ¿Cómo fue trabajar con ellos y construir esa relación?

Es la química de la anti química en realidad (risas), porque primero tenían que tener mucha mala onda y eso es impresionante. Porque la química siempre es desde el lugar positivo, pero en este caso se tenía que generar cierta tensión. Con Leo (Sbaraglia) tenemos ganas de trabajar hace muchísimos años. Y nunca terminamos de enganchar por fechas o por el proyecto. Y en este caso se dio que le enviamos el guion a Leo y le encantó. Porque tiene una comedia que acá no había hecho antes, porque Leo tiene un carrerón como vos ya sabes. Siempre me pareció, no solo un gran actor sino un tremendo comediante, entonces la verdad que cuando surgió que en este proyecto se pudo dar la fecha para mí fue espectacular porque es un papel perfecto para él.

Hoy se arregla el mundo
Leo Sbaraglia, Benjamín Otero y Ariel Winograd en el set de HSAEM. 

¿Y cómo llegaste a Benja?                                                                                                                                                                              
Benja salió de un gran casting que hizo María Laura Berch (El Ángel, Maradona, sueño bendito). Hay algo en los casting con los chicos cuando se están presentando que ya detectas algo y Benja tenía una personalidad muy fuerte, muy impactante. Sabíamos que era una película de rostros, que todo se iba a contar a través de los ojos de Benja y de Leo, y a partir de ahí empezamos a hacer un trabajo de ensayos primero por separado, después en conjunto, para jugar con las distancias. Es muy loco, porque siempre en los ensayos se trata de construir la química, y en este caso el ensayo era tratar de ver como se decían las cosas estos dos extraños. Entonces también en paralelo nos servía que tampoco hubiera tanto ensayo porque, ahí sí la buena química, se tenía que ir construyendo con el paso de la película. Entonces, una cosa que si planeamos fue tratar de filmar lo más cronológicamente posible la película, grabando el final casi al terminar el rodaje y eso nos ayudó para construir estos dos personajes.

El resto del elenco se completa con nombres muy fuertes de la industria nacional haciendo papeles secundarios.

En este tipo de películas hay algo dentro de lo coral, a la hora de construir y de pensar cuando pones todas las caras de los actores juntos, que esta buenísimo. También el agradecimiento de mi parte de trabajar con personas que uno los llama y que se copan y eso es super importante. Por ejemplo, me encanta el humor que maneja Charo López, el tono de comedia que trabaja y su visión. Fue su primera película y es una comediante tremenda, muy natural y muy inteligente a la hora de leer el guion, interpretar la escena y lo que le pasa al personaje que eso es alucinante y para mí tiene un rostro super cinematográfico.

Hoy se arregla el mundo
Natalia Oreiro y Leo Sbaraglia recibiendo instrucciones de Winograd. 

¿Cómo fue tomar la decisión de matar al personaje de Natalia Oreiro en los primeros 10 minutos de película?(risas)

Cuando le ofrecimos el papel, más allá obviamente de la amistad y las ganas de volver a trabajar juntos, nosotros le decíamos que su papel era chiquito a nivel escena, pero en el fondo se habla toda la película de ella. Es el fantasma que rodea y va acompañando la historia y está dentro de la búsqueda de estos dos personajes. Entonces, era muy importante la actriz que fuera a hacer ese papel, y cuando se lo ofrecimos a Nati estuvo buenísimo porque también hacía un montón que no laburaba con Leo y el trabajo de poder construir una escena en la cual decís bueno está, pero no está. Era muy importante ese rol. Y eso que decís también fue una charla con los productores de “para, no la podés matar Natalia Oreiro a los 10 minutos”, pero no la estamos matando, porque después se construye y la verdad que una de las escenas que tiene es como el disparador de la peli entonces es una escena que tiene un montón de peso, pero tuvimos esa misma charla (risas).

Desde que comenzaste tu carrera hasta ahora has trabajado con casi todos los actores y actrices más importantes del país ¿Hay alguien con quien aún no trabajaste que te gustaría hacer algo?

Por suerte tuve la posibilidad de con casi todos los actores que quise y con los que no trabajé fue porque no hubo tal vez un proyecto que coincidiera narrativamente. Siempre tenemos ganas de hacer algo con Graciela Borges. Nos mandamos muchos WhatsApp para ver cuando hacemos algo y tenemos la misma voz, entonces los audios son hermosos, después no sabemos si los mandó ella o yo (risas). Pero me encantaría hacer una película con ella como protagonista y ojalá que se dé en algún momento.

Si bien Hoy se arregla el mundo fue grabada antes de la pandemia, estuviste trabajando en varios proyectos durante, ¿Cómo es tu experiencia de filmar en tiempos de coronavirus?

Hubo varios momentos distintos. Desde rodajes vía Zoom donde tuve que dirigir virtualmente. Funciona, no es lo más lindo del mundo, pero es interesante también filmar y dirigir vía Zoom. Hasta rodajes en persona. Filmé una serie en México este año que se estrena en febrero para HBO Max, que se llama “Las Bravas”, y tuvimos un rodaje de nueve semanas con todos los protocolos absolutos. Al principio era más como no que no se sabía bien todo y decíamos “tengamos menos equipo técnico”, pero después se fue normalizando y se fue trabajando de la misma manera que antes pero con los protocolos. El cine ya tiene su forma de trabajar y tiene su propio protocolo, en un punto. Hay algo muy piramidal en el sentido de cómo se baja la información, entonces, con todos los cuidados, no es que se modificó eso. Lo que sí pasó es que se generó una explosión de trabajo para crear contenidos. Los actores están muy complicados de fechas, los equipos técnicos están recontra complicados de fechas. Para la industria, en ese sentido, hay una explosión de trabajo impresionante. Pero salvo el principio, que era la primera parte en que decíamos “qué es esto” e ibas al supermercado y pensabas “que no me toque nadie”, un poco se sistematizó y ahora se filma normalmente, manteniendo todos los protocolos.

Hoy se arregla el mundo
Charo López interpreta a la tutora de Benja. 

¿Cómo ves el “boom del streaming”?

Estamos en un momento de explosión de todo. Hay un bombardeo de cantidad de contenido que no te alcanza el tiempo para verlo y hay que saber elegir qué ver. Yo celebro las posibilidades que nos dan las plataformas, no solo de ver contenido, sino también de generarlo y obviamente que con todo esto se ha perdido el hábito del cine. Estrenar en salas ya no es lo mismo que antes. Yo no estoy esperando los mismos números que antes de la taquilla. Uno tiene que ser consciente que hoy, estrenar en una pantalla, tiene algo más romántico que a nivel negocio. Spider-Man es un caso que no podés tomar como media. El cine es un lugar seguro como el teatro, pero le costó un poquito más y estuvo más tiempo cerrado también. Se perdió del hábito. Hay que volver a recordar lo que era ir a ver una película en una pantalla grande y ver todo más gigante y tener la experiencia cinematográfica. Sin desmerecer ver películas en “streaming” que está buenísimo. No comparto esto de no se puede hacer esto o esto otro. Hay ahora un momento de inversión de estas plataformas para generar contenido y está buenísimo desde el lugar industrial, pero obviamente el cine en la sala quedó como un poco más romántico. Sabemos que se estrena “Matrix” pero también que en tres semanas está en HBO Max, entonces decidís si la esperas o la ves en el cine y, en ese sentido, se transforma en algo más selectivo ir al cine, que también me parece bien.

¿Te gusta más hacer cine o series?

Yo había dirigido algunos capítulos de alguna serie, pero en esta (Las Bravas), trabajé como showrunner y director y la verdad que cuando me llamaron pregunté “¿qué es ser showrunner?” (risas), y la verdad que es lo mismo que dirigir. Hay más responsabilidad, pero te levantas con el proyecto y te vas a dormir con el proyecto y hasta que no lo terminas no descansas. Hay un compromiso que es super interesante y la experiencia de dirigir series me súper interesa y estoy con tres proyectos de serie y con una película para una plataforma que vamos a empezar a filmar en marzo. Yo soy un apasionado de filmar y abrazo los cambios. No soy de decir “si no es fílmico 35 no filmo''. Si no se estrena en las salas no”, desde ese lugar voy aprendiendo y entendiendo.

Entonces no estás de acuerdo con lo que dijo Martin Scorsese sobre las películas de Marvel (risas).

Es Scorsese, puede decir lo que quiera, a nadie le importa si estoy de acuerdo o no (risas), si lo dijo Scorsese está perfecto, es un genio, un ícono de la historia del cine y de la cultura. Lo que diga él está perfecto.

Hoy se arregla el mundo
Sbaraglia y Otero en una escena de HSAEM. 

¿Qué se va a encontrar la gente cuando vea que hoy se arregla el mundo?

La gente se va a encontrar con una comedia emocional, con un lindo viaje de dos personajes con mucho humor, que toca una temática adulta pero para poder ver con chicos. Para mí hay algo interesante del tema de la muerte y cómo se aborda. No es que se toque directamente, pero no deja de ser la historia de un chico al que se le murió la madre. Mi película favorita es Coco, la he visto con mis hijos más de 50 veces, entonces, poder hacer comedia con ciertos temas que por ahí no son tan graciosos o tan lindos, me parece interesante y creo que van a salir con una linda sonrisa y con algo de emoción y en este momento, poder olvidarte un poco de todo por un rato y volver a tu casa con otra onda me parece que es un lindo plan.

En esta Nota