sábado 21 de mayo de 2022
REPERFILAR Educación

Cómo hacer para que nuestros hijos no sean hostigados y no acosen a otros

Desde el año 2013, el 2 de mayo ha sido establecido como el Día Mundial contra el Bullying por la UNESCO con el objetivo de concientizar sobre los riesgos del acoso escolar y los métodos para evitar la violencia en los centros educativos.

02-05-2022 23:11

Hace pocos días atrás circuló por las redes sociales el desgarrador relato de Agustina, una chica mendocina de 6 años que le decía a su madre: “No quiero ir más a la escuela, me tratan de gorda chancha. Ya estoy cansada”. Sufrió una crisis y terminó internada en el hospital para ser contenida. En sus peores días llegó a decir que estaba cansada de todos y que quería descansar en el cielo.

Es muy difícil cuando un dice algo así porque la situación es muy superadora sobre los recursos que ese niño tiene", expresó el psicólogo Flavio Calvo. Luego añadió:  "Es importante validar lo que ese niño no está pudiendo decir aunque en el colegio no están siendo validadas y es importante que su propia familia le diga: "Entiendo que sientas tristezas pero no comparto esto de querer ir al cielo ¿Qué te está pasando?¿Cómo lo podemos trabajar?"". "Validar la emoción no significa validar una conducta negativa”.  

Desde el rol de padres es importante fomentar el diálogo y crear un contexto favorable en la casa. No contradecir nuestros dichos con las acciones y que la enseñanza sea íntegra para que el menor comprenda qué está bien y qué está mal en la relación con los demás.

"Cómo te brilla el flequillo": el spot de Larreta para concientizar contra el bullying

El psicólogo explicó que existen dos tipos de empatía: "emocional y cognitiva". La empatía emocional es la de ponerse en una situación empática al ver llorar a otro y le produce tristeza al receptor. Mientras que, la otra empatía, la cognitiva, es la que habitualmente ejercen quienes "hostigan para conectar con las emociones del otro, con lo que los hace llorar", explicó el experto. “Por lo general, los hostigadores buscan inconscientemente accionar sobre personas que no tienen condiciones sociales para defenderse”.

Cambiar al niño de colegio no es la solución porque es muy probable que el hostigado vuelva a serlo en la nueva institución, mientras que el hostigador seguirá siendolo contra una nueva víctima. El bullying no es un problema de un niño contra otro, es un problema social y se combate con el compromiso de todas las partes. 

En esta Nota