REPERFILAR
Turismo

Museo del Agua, un palacio del siglo XIX en pleno centro

El Palacio de Aguas Corrientes es un monumento al agua potable. Una obra única que conserva tanques usados creados en 1894 y muestra un momento clave en la historia del país.

Museo del Agua
Museo del Agua, ubicado en Riobamba 750 | Cedoc

Diferentes lugares atractivos nos esperan en la Ciudad de Buenos Aires para ser visitados. El Museo del Agua, es uno de ellos y te lo presentamos. Una construcción del siglo diecinueve, esencial para la vida de Buenos Aires.

 

El Palacio de Aguas Corrientes es un monumento al agua potable. Una obra única que conserva tanques usados creados en 1894 y muestra un momento clave en la historia del país.

Está ubicado en la calle Riobamba 750. Este lugar era el depósito de agua potable para la distribución en Buenos Aires. Se inauguró en 1894. Contiene doce tanques de hierro de 6 mil metros cúbicos de capacidad, distribuidos en tres pisos. El interior del Palacio tiene una de las estructuras de hierro fundido más grandes del mundo: 180 columnas para sostener la megaobra.

Durante su tiempo de uso fue el depósito de agua más importante del continente con capacidad para 72 millones de litros. Al pasar por el palacio es imposible no mirar su fachada, que está revestida por más de 130 mil ladillos esmaltados y 170 mil piezas cerámicas fabricadas en Bélgica e Inglaterra. Los techos del lugar fueron traídos de Francia.

Hoy el lugar es el museo del agua, además de ser la sede de las oficinas administrativas de la empresa estatal Aysa.

Este depósito fue usado hasta 1978, y hoy es un monumento histórico nacional que también guarda 350 mil expedientes sobre la historia de las construcciones porteñas con los planos más importantes del país.

El palacio de Aguas Corrientes se puede visitar en el marco de las recorridas al Museo del Agua y la historia sanitaria, de lunes a viernes de 9 a 13 y de 14 a 17hs.

Hay que anotarse sacando turno previo en la web: aysa.com.ar/lobuenodelagua