sábado 08 de mayo de 2021
REPERFILAR Análisis

Tenembaum: "La tragedia de Once no fue un accidente sino un crimen de Estado" 

Así lo dictaminó la justicia en todos sus en todos los estamentos: primera instancia, Cámara de Casación, Tribunal Oral y Tribunal de Casación, luego de que se confirmó la última condena que faltaba al titular de infraestructura Julio De Vido.

23-12-2020 00:12

El 22 de febrero del año 2012 ocurrió un hecho tremendo en la Argentina que quedó para la historia como: La Tragedia de Once. Un tren que pertenecía al ramal Sarmiento chocó con la estación que queda en Once, que históricamente se llama Plaza Miserere y se produjo una cantidad de muertos terribles, 52 fallecidos y cientos de trabajadores con heridas irrecuperables. 

Desde ese momento se discute en Argentina si eso fue un accidente o un crimen de Estado. Es decir si fue que alguien cometió un error. Por ejemplo, el motorman se durmió y chocó porque los frenos no funcionaban o si lo que ocurrió fue que se había anunciado que eso iba a ocurrir, por cómo se estaban haciendo las cosas, eso finalmente ocurrió y nadie hizo nada en el Estado para evitarlo. Al contrario se hicieron cosas que profundizaron la crisis que derivaron en esa tragedia.

Durante 8 años la justicia miró esos hechos. En todos los estamentos: primera instancia, Cámara, Tribunal Oral y Tribunal de Casación decidió que esto fue un crimen de Estado. Es decir que hubo malversación de fondos, que hubo administración fraudulenta. Que fue anunciado por documentos previos de organismos de control. Que fue denunciado en programas televisivos. Que hubo protestas de los usuarios que tiraban piedras o quemaban vagones, hartos de viajar como ganado y hartos de arriesgar su vida cada vez que venían a la ciudad o volvían del trabajo. 

Los motivos del enojo de Cristina

Todo lo que sucedía se informó y se avisó. Pese a esto la administración fraudulenta continuó, la malversación de fondos continuó y finalmente se produjo la tragedia porque el tren estaba destruido

En el día de hoy, la Cámara de Casación confirmó la última condena que faltaba que al ministro del área, al titular de infraestructura Julio De Vido. Después que el Tribunal Oral dijera lo mismo, que la Cámara Federal dijera lo mismo y que el juez de Primera instancia dijera lo mismo.

Antes de De Vido habían sido condenados los poderosísimos empresarios del transporte, los Cirigliano y habían sido condenados los ministros de Transporte, Juan Pablo Schiavi y también, Ricardo Jaime.

Cuando la justicia mira un hecho en todos sus estamentos, jueces designados en distintos periodos políticos, que muchas veces ni siquiera se conocen entre sí, y llegan a la misma conclusión; la sociedad tiene un nombre para eso: cosa juzgada. En este caso, se juzgó la Tragedia de Once y se concluyó en todos los estamentos que esa tragedia no fue un accidente sino algo muy parecido a un crimen de Estado.