miércoles 22 de septiembre de 2021
SALUD Alerta sanitaria
24-04-2020 11:02
24-04-2020 11:02

Podría haber entre 6 y 9 mil muertos cardiovasculares como consecuencia de la cuarentena

Un reporte del ICBA se detalla que la mortalidad de otras enfermedades creció desde el inicio de la pandemia por la falta de consultas clínicas.

24-04-2020 11:02

El aislamiento social, preventivo y obligatorio que se decretó en la Argentina desde el 20 de marzo para frenar la propagación del coronavirus fue efectivo para combatir la pandemia. Sin embargo, más allá del malestar psicológico que genera el encierro, la cuarentena también tuvo otro efecto negativo en la salud: se incrementó la mortalidad de otras enfermedades.

El Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) alertó que por la cuarentena podría haber un incremento de entre 6 y 9 mil muertes evitables por enfermedad cardiaca entre abril y octubre de este año. A través de un informe al que accedió PERFIL, la entidad expone el nuevo COVID-19 colapsó el sistema sanitario (tanto en nuestro país como en el resto del mundo) y obligó a la población a recluirse. “La cuarentena causó la cancelación de consultas y procedimientos médicos que pueden tener daños colaterales en pacientes con otras enfermedades pre-existentes, o en aquellos susceptibles de desarrollarlas”, se afirma.

El Covid-19 tapa el impacto de las afecciones cardíacas

“Creemos imperiosa la necesidad de informar a la sociedad y a las autoridades sanitarias que existirá un incremento marcado de la modalidad por enfermedades cardiovasculares debido al mal control de los factores de riesgo, y a la demora o o realización de procedimientos no invasivos (estudios de imágenes) e invadidos (cateterismos diagnósticos y terapéuticos) que han demostrado reducir la morbimortalidad en estos pacientes”, se indica en el reporte del ICBA.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo. Se estima que cada año mueren 18 millones personas debido a estas, lo que respeta un 31,8 por ciento del total de decesos.

Desde el ICBA remarcan que pese a que las cifras aumentan año a año, en realidad decaen si se tienen en cuenta el envejecimiento global de la población gracias a las intervenciones que se implementan desde los Gobiernos, como campañas de concientización para modificar el estilo de vida, la provisión de medicamentos, un mejor acceso a la salud y las intervenciones quirúrgicas con catéteres. Las mismas disminuyeron o se paralizaron como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

El organismo enumeró los diferentes factores que influyen en la menor atención de los pacientes cardiovasculares:

  • Preocupación de los pacientes a consultar por contagiarse el virus en el hospital.
  • Preocupación de los pacientes a tener problemas legales por movilizarse hasta el hospital para consultar.
  • Cancelación de agendas médicas por aislamiento obligatorio.
  • Personal de salud considerado población de riesgo para COVID-19 bajo licencia mientras dure la pandemia.
  • En las resoluciones quedan duda en términos de qué procedimientos o qué consultas estarían justificadas a realizarse.
  • Instituciones médicas polivalentes (públicas y privadas) que desvían recursos para poder contener el posible colapso sanitario.
  • Demora en la llegada de las ambulancias al domicilio.

“Utilizando estadísticas previas en el mes de marzo se estima que sucedieron 7.200 muertes cardiovasculares, lo que hace lucir la mortalidad del COVID-19 durante el mismo período poco relevante. Tomando un escenario de menor control, prevención y manejo de las ECV, podríamos estar enfrentando un escenario de 10 a 15 por ciento de incremento de la mortalidad cardiovascular a partir del mes de abril hasta octubre del 2020, de manera que observaríamos un incremento de muertes evitables de entre 6 y 9 mil personas”, se resume.

Asimismo, desde el organismo se recomienda la atención presencial si se toman los recaudos que impone en Ministerio de Salud, así como la telemedicina en aquellos casos en los que se pueda realizar. Además, se detallaron las situaciones que ameritan una consulta a la guardia:

  • Opresión o dolor de pecho/brazos.
  • Dolores súbitos nuevos en dorso o abdomen.
  • Falta de aire.
  • Síncope, pérdida de conocimiento.
  • Edemas nuevos en las piernas.
  • Palpitaciones nuevas.
  • Dolor súbito con cambio de color o temperatura en miembros inferiores.
  • Dificultad súbita para expresarse, entender o mover las piernas o brazos.

B.D.N./FF