miércoles 01 de febrero de 2023
SOCIEDAD Repercusiones tras la muerte de Castellucci

Abrirán registro de patovicas en la Costa

El objetivo de la medida es tener un mejor control sobre la actividad que realizan los integrantes de la seguridad de los locales nocturnos. Deberán inscribirse en un Registro de Controladores.

24-12-2006 00:20
Después de la muerte de Martín Castellucci –el joven asesinado a golpes por un patovica en una discoteca de Lanús-, los jefes comunales del Partido de la Costa decidieron que el  personal de seguridad que trabaje tanto en boliches como en bares del distrito sean registrados en la municipalidad correspondiente.

De esta manera, según informaron fuentes comunales a la agencia Télam, se tendrá mejor “control” sobre las actividades que realizan los integrantes de resguardar el orden en locales nocturnos.

Así, los custodios deberán anotarse en el Registro de Controladores, el cual fue creado en el marco de un curso de capacitación dictado por la Secretaria de Derechos Humanos bonaerense junto al Sindicato de Controladores de Admisión y Permanencia, en la ciudad balnearia de San Bernardo durante enero pasado.

Al respecto, el secretario general de la municipalidad de La Costa, Daniel Rohr, destacó que en el distrito "se tiene la preocupación de saber quiénes son las personas que vienen a trabajar a nuestras playas", sobre todo luego de los hechos de violencia que se registran en boliches de Capital Federal y Gran Buenos Aires.

"Se va a abrir un Registro, donde se van a inscribir los Controladores, esto va a estar coordinado por la Secretaría de Ordenamiento Urbano, con la participación del rea de Seguridad, y la Dirección de Derechos Humanos de la Municipalidad", agregó el funcionario.

Según Rohr, "se busca no sólo tener controlada la nocturnidad, y tener bien claro quiénes son los que vienen a trabajar, quiénes los porteros de los boliches nocturnos sino que sea una herramienta que aportará soluciones a posibles conflictos sociales, porque hay gente que viene de otros lugares muy enervada, con otras costumbres".

El funcionario además añadió que "en el curso que se les dio, no sólo se los capacitaba para tratar a la gente en situación de riesgo, a alcoholizados, etcétera; se los instruyó también en cuanto a los derechos de las personas, para ingresar a un lugar que si bien es privado, está prestando un servicio público".

A su vez, Rohr afirmó que "se ha podido comprobar que quienes han hecho el Curso, saben relacionarse de otra forma en su trabajo, y ante cualquier tipo de situaciones esto evita tener que ejercer cualquier tipo de violencia física o psíquica contra otras personas".

En esta Nota