miércoles 28 de septiembre de 2022
SOCIEDAD Para evitar acosos

Brasil | La dueña de un local de lencería femenina prohibió la entrada de hombres

El comercio tiene un cartel en su puerta que advierte que los hombres no son bienvenidos, pero que sí se puede entrar con mascotas.

02-02-2022 08:10

Prohibida la entrada de hombres” es lo primero que se lee al llegar al local de lencería Mr Luxos de Andrea Costa en Brasil. Ella decidió restringir la entrada a su comercio para evitar situaciones de acoso y comentarios machistas.

La medida de la empresaria y modelo brasileña generó polémica en el país, pero ella sostuvo que la decisión la había tomado tras varios episodios de acoso. Además de colocar el cartel que prohíbe el ingreso de hombres, Costa colocó un afiche que detalla a quienes está dirigida su resolución:

  • Hombres que desprecian el cuerpo de sus mujeres.
  • Hombres que en vez de enaltecer la belleza de sus acompañantes se quedan “comiendo” a las modelos con los ojos.
  • Hombres que en vez de sentarse a beber un trago/cerveza/algo ofrecido de cortesía por la tienda, se quedan detrás de la esposa opinando y desaprobando todo lo que a ella le gustó.
  • Prohibido para los hombres “manos de vaca” (tacaños).
  • Prohibido para los hombres que vengan un día con la esposa y al otro con la amante (si vienes y nos haces pasar por esto lo vamos a contar).

Lo que decidió aclarar la mujer es que las mascotas sí son “bienvenidas” en su local del centro comercial de São José dos Campos, en el estado de San Pablo.

Las razones tras la prohibición  

Luego de que se conociera la decisión de Andrea Costa se avivó la polémica en las redes sociales, pero ella aclaró a la AFP que “el 99,99% de los hombres tiene conductas incorrectas, es imposible descubrir (aquellos que no) con solo mirarlos, por tanto, ahora todos tienen prohibido entrar”.

RB/FL

Brasil: proponen multar a quienes hagan gestos obscenos o insulten al volante
 

También detalló que ella y quienes trabajan allí fueron testigos de situaciones en las que hombres intentaban espiar a otras clientas o que descalificaban la apariencia de sus parejas. La primera idea que tuvo Costa frente a esto fue crear un espacio aparte para hombres en donde se les ofrecía cerveza y había algunos entretenimientos, sin embargo, como esto no funcionó, tuvo que ir más allá.

“Todas nosotras, mujeres, soñamos con un ambiente donde podamos cambiarnos de ropa y vernos en el espejo sin ser acosadas”, concluyó.