lunes 28 de noviembre de 2022
SOCIEDAD segun un informe del observatorio de seguridad vial porteño

El 85% de los varones sometidos a tests de alcoholemia tienen resultado positivo

Del porcentaje de mujeres que realizan esta prueba, solo el 15% arroja ese resultado. El alcohol es la tercera causa de muerte en accidentes, tras la velocidad y los semáforos en rojo.

18-08-2018 23:15

La causa principal de muerte de personas de entre 15 y 34 años: así definen en los organismos internacionales –y lo refrenda una estadística presentada esta semana por el Observatorio de Seguridad Vial y la Secretaría de Tránsito porteños– a los accidentes viales. En la Ciudad, además, los datos incluyen un detalle más: siete de cada diez personas que fallecen como víctimas de un siniestro vial en moto o automóvil –son considerados como tales cuando su deceso se produce dentro de los treinta días de derivados a un centro de salud– son hombres. Según el informe, esto se explica no solo porque aún es mayor la cantidad de varones con licencia otorgada en la Ciudad de Buenos Aires (el 70% contra el 30%), sino también porque “tienen peor performance en las infracciones: el 85% de los que son sometidos a los tests de alcoholemia dan positivo, contra un 15% en las mujeres”, explica Adriana Jakovcevic, gerenta operativa del Observatorio de Seguridad Vial de la Ciudad (OSV).

El reporte, titulado “Informe de Víctimas Fatales CABA 2017”, da cuenta por primera vez de una estadística completa sobre víctimas fallecidas en accidentes viales, que el año pasado sumaron 140, medidas en función de los siete días posteriores a sucedido el accidente. Esa tasa se mantiene casi sin modificaciones desde hace unos cinco años, cuando empezó a medirse. Pero bajó drásticamente en 2012 con respecto a 2010. Para los responsables porteños, la causa fue que en ese lapso comenzaron a implementarse políticas punitivas –en multas y controles– para distintos siniestros. Sin embargo, aún falta camino por recorrer, especialmente en el uso del cinturón de seguridad trasero –según un informe global, en Argentina es de solo el 23%– y otras cuestiones vinculadas a la cultura en el uso de la calle, tanto de conductores como de peatones (ver aparte).

Los datos se obtuvieron cruzando bases provistas por el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, la Policía de la Ciudad y el servicio de salud pública. “La deuda pendiente es sumar al sector privado”, explica Juan José Méndez, secretario de Transporte. Aun así, la estadística da cuenta de las principales causas: primero, la velocidad; luego, la violación de semáforos en rojo, y en tercer lugar –pero que aun así resulta preocupante–, la alcoholemia positiva”, detalla Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura.

En detalle. De acuerdo con el estudio, el 64% de las víctimas fatales por accidentes en la Ciudad fueron personas jóvenes: el 31%, de entre 15 y 24 años, y el 33% restante, de entre 25 y 34. La razón: son quienes “más se mueven y se trasladan, tanto a pie como en transporte público y en auto, porque están en plena actividad: escolar, universitaria, laboral”. En cuanto a la distribución de los porcentajes por usuario de la vía, el 39,3% de quienes pierden la vida son motociclistas, seguidos por los peatones (34,3%) y los ocupantes de automóviles (18,6%). Los ciclistas son, según Méndez, “un ejemplo de la mejora en infraestructura”: desde la construcción de las ciclovías, la tasa se mantiene sin alteraciones y promedia el 3%, aunque los viajes pasaron de 20 mil a 220 mil diarios.

 

Recuperan espacio para uso peatonal

En los últimos años se recuperaron 24.047 m2 más de espacio para el uso peatonal en la Ciudad de Buenos Aires, según los registros de la Secretaría de Transporte porteña, que además alertó que una de cada tres víctimas fatales de accidentes en la Ciudad es una persona de a pie. Esta estadística se dio a conocer ayer, en el marco del Día Mundial del Peatón.

Además de la peatonalización de varias calles en el Microcentro, se hicieron intervenciones peatonales para mejorar la visibilidad en los cruces de calles, como pintura de color arena, delineadores, tachas y mobiliario urbano: macetas, estrechamientos de calzada, rotondas, pequeños desvíos, isletas y bicicleteros. Con esto se busca reducir la velocidad de los vehículos e incrementar la seguridad para peatones y ciclistas.

Hasta el momento, 97 intersecciones fueron intervenidas, lo que permitió recuperar 24.047 m2 de espacio público para los peatones. Se trata de un área equivalente al tamaño de la Bombonera.

En esta Nota