sábado 20 de agosto de 2022

El drama de ser un "niño prodigio"

La biografía de la ex tenista Arantxa Sánchez reavivó esa obsesión de los padres. Más en Rouge.

21-02-2012 11:52

La ex tenista española Arantxa Sánchez Vicario hace poco mostró una faceta íntima desconocida para la mayoría de la gente. Aunque parecía una exitosa deportista, la mujer que se hizo profesional a los 14 años reconoció que sufrió mucho debido a su familia y presentó un polémico libro autobiográfico (¡Arantxa Vamos!) en el que acusa a sus padres de haberse gastado los casi 60 millones de dólares que ganó durante su carrera deportiva.

El caso de Aranxta no es el único. Todos recuerdan a Macaulay Culkin. El rubio que de pequeño endulzó el corazón de niños y adultos en Mi pobre angelito no tuvo la misma suerte de mayor. No sólo no volvió a protagonizar películas taquilleras sino que tuvo problemas con las drogas y terminó sin un solo dolar de los que había recaudado en su infancia. Según él, su padre manejaba los ingresos de su hijo como si fuera “su reinado” y gastó los millones de “Ricky Ricón” a su antojo. Así, Culkin terminó demandando a sus progenitores.

También Gary Coleman, de “Blanco y negro”, demandó a sus padres por derrochar su dinero y la encantadora Shirley Temple declaró en su biografía que sus progenitores despilfarraban sus ingresos.

Siga leyendo en Rouge.

En esta Nota