domingo 26 de junio de 2022
SOCIEDAD En General Pueyrredón

La increíble historia del balneario El Marquesado: un fantasma frente al mar

En los años ‘70 se promocionó la creación de un exclusivo country con un balneario a 39 kilómetros de Mar del Plata. La promesa se fue derrumbando como la construcción que hoy sobrevive entre los acantilados de la costa bonaerense.

04-02-2022 11:25

Entre Chapadmalal y Miramar se encuentra un balneario en ruinas que no deja de llamar la atención a quienes se topan con él: un semicírculo con forma de anfiteatro con vista al mar de, actualmente, dos pisos con una gran pasarela y en la cima una serie de habitaciones que podrían haber sido espacios pensados para el comercio. Se trata de lo que queda del balneario de El Marquesado, el anexo en la playa de uno de los primeros barrios privados de la argentina.

Desde las elegantes plataformas, los turistas, desde sus propias carpas o sombrillas pueden contemplar el subyugante espectáculo del mar, día y noche, tal como lo ofrecen los más famosos balnearios del mundo: la Costa Azul, Palma de Mallorca y la Costa Dalmata”, anunciaba el diario La Capital en septiembre de 1976 sobre El Marquesado. 45 años después sus ruinas se deterioran frente al mar.

Inauguración El Marquesado. Diario La Capital de fecha 5/01/1975.

El fragmento periodístico de la época es uno de los pedacitos de historia, en este caso cedido por Fredy Viaro, recopilado en el blog Fotosviejasdemardelplata en el que Pablo Javier Junco comparte incontable material vinculado con el partido de General Pueyrredón al que pertenece Mar del Plata y, en su extremo sur, El Marquesado. 

El desarrollo de aquel emprendimiento no se quedaba solo en la comodidad de un refugio con vista al mar, si no que anticipaba una bajada náutica, un minigolf, iluminación con vapor de mercurio y una playa de estacionamiento para 250 coches.

Balneario El Marquesado

En el origen hubo una explosión

Osvaldo Alejandro Morales, titular de Sierra Leona Sociedad Anónima, pensó en sumarle un valor agregado a El Marquesado, uno de los primeros barrios privados de la Argentina, creado a principios de los ‘70s. Pensó en garantizarle a cada habitante un cómodo espacio con vista al mar y para eso decidió crear cuatro pisos con hileras de carpas colocadas en una especie de anfiteatro.

Balneario El Marquesado

Balneario El Marquesado

Para esto, el primer paso fue dinamitar a cielo abierto la costa al borde de la Ruta 11. El plan funcionó, en principio, porque las consecuencias de la explosión y de la modificación del territorio no se tuvieron en cuenta. “Con ese dinamitado se modificó el espacio y ahora la playa se está acercando a la ruta y se está comiendo parte del camino”, contó Facundo Di Genova, periodista y escritor abocado a las historias de esas playas.

El paraíso es una estafa

Por un lado, estaba la rimbombante apuesta de El Marquesado Country Club, las tierras prometidas se loteaban y vendían con promesas de lujo y comodidades en cuotas y, al mismo tiempo, el país era sumido en el Golpe de estado de 1976. La marea turbia lo cubrió todo.

Balneario El MarquesadoBalneario El Marquesado

Muchos de los compradores de los inmuebles del country fueron estafados, sus pagos no fueron reconocidos. “Muy poca gente pudo escriturar”, cuenta Di Genova. Actualmente hay algunas casas en las que vive gente, también tienen un almacén, pero algo de pueblo fantasma habita allí. En el centro del lugar, en el espacio de encuentro y distendimiento del barrio “está la barra impecable y te sentís en una película de Olmedo y Porcel”, señala es escritor.

Balneario El Marquesado

“Los adquirentes recibían un boleto preimpreso y una chequera. Cada mes pagaban la cuota en las oficinas de Sierra Leona en Mar del Plata o Buenos Aires y también pagaban expensas por la mantención del barrio, postes de alumbrado, corte de césped etc”, escribió Paula Viafora en Agencia Paco Urondo, donde describe el entramado ilegal del negocio. Allí cuenta que el permiso de explotación del lugar solo duró dos años por lo que esos terrenos en realidad eran ilegítimos.

La cruz del sur: el vínculo con la dictadura

Atraído por la ruina imponente de El Marquesado el director de cine Pablo Reyero utilizó el lugar como locación para su película del 2003 “La cruz del sur”. La ficción es un policial negro que deja abierta una inquietud: los protagonistas encuentran huesos humanos enterrados en la arena y la trama deja abierta la posibilidad de que se trate de restos de desaparecidos en la dictadura del ’76.

Esto por el momento solo quedó como un mito, pero lo que sí sucedió es que, en el lugar durante el verano de 1977, la cúpula del CNU (Concentración Nacional Universitaria), una organización vinculada a los militares que operaba en La Plata y Mar del Plata mantuvo reuniones en El Marquesado Country Club. 

Balneario El Marquesado

Balneario El Marquesado

Si el emprendimiento fue legítimo y luego no pudo sostenerse o si fue una estafa premeditada, todavía se está investigando. El predio tuvo su inauguración en 1977 y, en ese entonces, sus creadores como los futuros dueños brindaron por igual, sin sospechar que los intereses de unos y otros irían en sentido opuesto.

Con el paso de los años los cambios de gestión en la concesión, el avance del mar sobre la edificación, el manejo ilegítimo de la venta de las propiedades hizo que el anfiteatro frente al mar quedara solo en un recuerdo de gloria no concretada. De los cuatro pisos solo quedan dos en estado endeble y las aguas siguen avanzando.

Balneario El Marquesado

RB/FL