lunes 26 de septiembre de 2022
SOCIEDAD Efemérides 23 de septiembre

¿Pablo Neruda asesinado? 8 hechos hacen pensar que el poeta chileno no murió de cáncer

Doce días después del golpe militar de Augusto Pinochet y el suicidio de Salvador Allende, el Premio Nobel de Literatura tomaría un avión que lo llevaría al exilio, en México. Todo estaba arreglado, pero 24 horas antes lo internaron y le dieron una inyección sospechosa. Varias exhumaciones y especialistas forenses internacionales reabrieron la causa de su muerte.

Pablo Neruda murió el 23 de septiembre de 1973, hace casi medio siglo, y podría decirse que sus restos no están en paz. 

Es cierto que pensarlo en su casa de Isla Negra, donde siempre quiso estar, mirando el mar, junto a la tumba de su tercera esposa, Matilde Urrutia, parece el mejor plan para la eternidad. 

Sin embargo, tras tres exhumaciones, las causas dudosas de su muerte y una hipótesis de asesinato debe estar desesperándose por no tener a mano una lapicera y ponerse a escribir su gran verdad.

“Compañeros, enterradme en Isla Negra, frente al mar que conozco”, escribió Pablo Neruda en su Canto general.

Pablo Neruda 20211020
Los restos de Pablo Neruda descansan en Isla Negra, con vista al Océano Pacífico.

 

Pablo Neruda 20211020
Su última esposa, Matilde Urrutia, yace junto a él en isla Negra.

Y efectivamente así sucedió, pero no fue de inmediato sino en 1992, dos años después del fin de la dictadura de Augusto Pinochet.

La versión oficial de su muerte, mundialmente difundida y jamás cuestionada durante tres décadas, fue que un cáncer de próstata había acabado con la vida del Premio Nobel de Literatura, mientras estaba internado en la Clínica Santa María, en Santiago de Chile. Sin embargo...

 

Ocho hechos hacen pensar que el poeta chileno no murió de cáncer

1. La extraña circunstancia de que 11 días antes, el 11 de septiembre de 1973, el golpe militar de Augusto Pinochet había destituido al presidente Salvador Allende, amigo socialista, que se convirtió en el candidato de la Unidad Popular (alianza de los partidos Comunista y Socialista), cuando el mismo Neruda renunció a la candidatura presidencial por el Partido Comunista.

2. Pablo Neruda no tenía planes de quitarse ni acortar su vida, como sí lo había hecho su camarada Allende dentro del Palacio de la Moneda, disparándose en la cabeza con el fusil que le había regalado Fidel Castro, al grito de “Allende  no se rinde, milicos de mierda”.

Pablo Neruda 20220407
Pablo Neruda iba a hacer el candidato a la presidencia por el partido Comunista, miembro de la coalición Unidad Popular; pero cedió ese honor a Salvador Allende, el candidato del Partido Socialista.

3.Muerto Salvador Allende, Pablo Neruda se convertía en el mayor enemigo político del golpista Augusto Pinochet, que tenía al presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, y a Henry Kissinger, su Secretario de Estado sosteniéndole las espaldas.

4.Como salvoconducto, Pablo Neruda tenía previsto viajar a México, el 24 de septiembre, respondiendo a la curiosa pero cierta invitación del longevo presidente Luis Echeverría Álvarez. “Curiosa” porque el mandatario azteca también había ordenado una guerra sucia en su país y prohibido los reclamos sociales y las protestas del rock nacional.  Y “longevo”, porque, a pesar de la condena jurídica y social, Echeverría Alvarez murió hace dos meses, a los 100 años de edad (Neruda no tuvo la misma suerte, ya que se fue a los 69 años).

5. Mientras Neruda estaba hospitalizado, Manuel Araya Osorio, el chofer del poeta, y Matilde Urrutia hicieron un viaje relámpago a Isla Negra para armar las valijas del viaje. Según Araya, el mismo Neruda los llamó por teléfono para pedirles que regresaran lo antes posible. Les dijo que le habían inyectado “algo” contra su voluntad. 

Pablo Neruda 20211020
Una testigo declaró que Matilde Urrutia le había dicho que a Neruda lo habían envenenado.

Luego de la muerte de Neruda, Manuel Araya Osorio dijo que había sido detenido en una calle de Santiago de Chile por una patrulla militar que lo llevó hasta el Estadio Nacional, donde permaneció detenido dos meses.

Y luego desapareció de la Tierra, mientras cada 23 de septiembre los suplementos culturales del mundo entero recordaban al Premio Nobel que había fallecido “por caquexia cancerosa provocada por un cáncer de próstata”, como rezaba su certificado de defunción. 
La caquexia es un debilitamiento generalizado y una falta de apetito que asoman en un cáncer terminal. 

6. Hasta que en el año 2004, el chofer Manuel Araya Osorio reapareció dando una entrevista al diario chileno El Líder, y dijo: “A Pablo Neruda lo envenenaron”. 

Y para darle contexto a la mecha que acababa de encender contó que, luego de ese último llamado telefónico en el que le pedía que él y Matilde regresaran con urgencia a Santiago de Chile, porque le habían aplicado una inyección, Neruda estaba animado, seguía en pie la idea del viaje a México, pero tenía una mancha rojiza en el abdomen y se mostraba “agitado”.

Desde entonces, y dada la popularidad de Pablo Neruda, la teoría del asesinato fue creciendo en diversos medios chilenos y en el resto del mundo, hasta que en el año 2011, a través del abogado Eduardo Contreras, el Partido Comunista de Chile presentó una querella criminal por el "homicidio" de Pablo Neruda.

Por orden del juez Mario Carroza, se hicieron tres exhumaciones de los restos mortales de Pablo Neruda y los científicos forenses aseguraron que Neruda no había recibido ningún agente químico que le provocara la muerte. 

Sin embargo, el Ministerio Público chileno continuó con las pesquisas y se hallaron en su cuerpo restos de una bacteria extraña, el estafilococo dorado. Los investigadores explicaron que no existe vínculo posible entre esta bacteria y los tratamientos oncológicos y que, si se altera, es muy tóxica y puede acelerar la muerte.

7. Expertos del Departamento de Antropología de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá, confirmaron el hallazgo de otra bacteria diferente en un molar de Neruda. Niels Morling, del departamento de medicina forense de la Universidad de Copenhague, participó en el análisis  y sostuvo. “No había señales de caquexia. Al momento del deceso era un hombre obeso. Todas las demás circunstancias en la última fase de su vida apuntan a algún tipo de infección”.

Pablo Neruda 20211020
En 1971 ganó el Premio Nobel de Literatura.

El querellante Eduardo Contreras, por su parte, presentó en la causa fotos y testimonios tendientes a demostrar que Neruda no mostraba el deterioro típico de la caquexia cancerosa. Incluso tomó declaración al embajador de México que negoció su exilio, quien dijo que “en esos días el poeta conversaba y caminaba, y no parecía grave ni moribundo”.

El 24 de septiembre de 1973, tras su fallecimiento, la prensa chilena publicó que Neruda habría sufrido un infarto luego de la aplicación de una inyección para calmarle los dolores. Ese dato fue confirmado por uno de los médicos que lo trataban. “La gran pregunta es en qué dosis. Y tampoco tenemos certeza de qué le inyectaron”, explicó Contreras, cuando lo entrevistaron.

8. El juzgado a cargo del caso solicitó la ficha médica de Pablo Neruda a la Clínica Santa María, pero no apareció. “Para mí es muy impactante y muy extraño que no tengan la ficha de una figura internacional como es Neruda. Y por otra parte, esta es la misma clínica donde más tarde asesinaron al ex presidente Eduardo Frei”, recopiló el abogado querellante Eduardo Contreras. 

No tengo dudas de que a Neruda lo mataron. Sobre lo único que tengo dudas es si lo voy a poder demostrar”, sostuvo Contreras
Finalmente, tras tres exhumaciones, los restos de Pablo Neruda regresaron a Isla Negra en 2016.

En octubre de 2017, mientras un comité internacional de especialistas forenses reabría el expediente, la cadena Chilevisión estrenó el documental Neruda, el misterio de su muerte, que recopiló todo lo que se sabía hasta entonces. 

“Yo creo que la figura de Neruda es tan internacional que aclarar cómo murió no va a cambiar su figura de gran poeta, con sus altos y bajos como todo ser humano –razonó  David Schidlowsky, uno de los más biógrafos de Neruda.

“Pero para Chile sí es muy importante saber la verdad, para la confrontación de lo que fue la dictadura. Porque si llegan a demostrar que el segundo premio Nobel que tuvo Chile fue asesinado… una barbaridad como esa es inaceptable”, señaló Schidlowsky, autor de Las furias y las penas: Pablo Neruda y su tiempo.

La versión del sobrino nieto

Bernardo Reyes, sobrino nieto de Pablo Neruda es la única voz pública que descarta de plano la hipótesis del asesinato vinculado al golpe de estado que vivió Chile 11 días antes de su propia muerte.

El sobrino, autor del libro El guardaespaldas de Fidel. Crónica de un asesinato imaginario (RiL Editores), opinó en varios reportajes que la preocupación que despierta la causa que llevó a la muerte a Pablo Neruda, las noticias, exhumaciones, investigaciones forenses internacionales y la querella judicial encarada por el Partido Comunista de Chile son "un cuento farragoso", "un cóctel hueco promovido en las páginas sociales de las revistas de papel couché". 

Como sucede en estos casos, la justicia dará su propio veredicto.