SOCIEDAD
ATAQUE A TIROS EN EL HOSPITAL

“¿Por qué tuviste que ser vos?”: dolor y bronca por el crimen del policía en Rosario

Leoncio Bermúdez, subinspector de la policía de Santa Fe, fue asesinado cuanto intentó detener a los sicarios que fueron a liberar a un preso. Tenía 42 años y dos hijos.

2023 11 15 Rosario Bermudez Crimen Policia
Leoncio Bermúdez, el policía asesinado en Rosario. | Cedoc Perfil

El subinspector de policía que este martes 14 de noviembre fue ejecutado por sicarios en la ciudad de Rosario tenía un tatuaje en su mano derecha con una frase que resumía su estilo de vida: “Familia, donde la vida comienza y el amor nunca termina”. 

Leoncio Bermúdez (42) estaba casado y tenía dos hijos. La nena de 10 años lo acompañaba cuando lo asesinaron en la puerta del Hospital Provincial. 

Para Leoncio su familia era su prioridad. "Una persona educada, servicial, atenta, con una familia hermosa. Un vecino amable, un gran amigo de sus amigos, un padre al que siempre se lo veía con sus hijas dándole amor. Amigo y compañero que amaba a su familia que hoy está destrozada, que llora y sufre su muerte como todos los que lo conocimos. Que en paz descanses Leoncio. Y por Dios que se haga Justicia", escribió María Julieta, una de sus amigas, en su cuenta de Facebook. 

2023 11 15 Rosario Bermudez Crimen Policia
La hija del policía fue testigo del homicidio. 

Soledad Moya, su prima, también lo despidió en las redes sociales. "El sistema tiene que cambiar. ¡Cómo pudo pasar esto dentro de un hospital! Primo no lo puedo creer, tan servicial siempre, tan buena persona. ¿Por qué tuviste que ser vos? Dios mío alguien tiene que pagar por esto. Quedó una familia destrozada", publicó con una foto de Leoncio. 

Este martes, como casi todos los días, el subinspector estaba de servicio en la garita del hospital. Había vivido algunos episodios violentos, pero nunca uno como el de la noche del martes 14. Los sicarios que lo mataron a sangre fría habían intentado rescatar a un preso que había sido intervenido en el centro de salud y estaba a punto de regresar a la cárcel. El policía intentó frenarlos porque esa era su tarea. Y terminó muerto. 

Rabioso hincha de Newell´s, una pasión que heredó de su padre, Leoncio solía ir al Coloso Marcelo Bielsa con otro uniforme: la camiseta roja y negra. Desde 2009 prestaba servicio en la Policía de Santa Fe. Sus primeros años fueron en Casilda, pero tiempo después consiguió el pase a Rosario, donde pasó a integrar la Agrupación Cuerpo de la Unidad Regional II y luego de la Regional IV de Caseros. 

Doble homicida y condenado: Lencina, el preso que creen iban a rescatar de un hospital rosarino

Tras el crimen, el gobernador electo de la provincia de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, se solidarizó con los "compañeros, amigos y familiares" del subinspector. 

"La familia policial nuevamente de luto. El subinspector Leoncio Bermúdez, cumpliendo con su deber, fue cobardemente asesinado por delincuentes que deben ser detenidos para que les caiga todo el peso de la ley", expresó a través de su cuenta de la red social X. Además, ofreció sus condolencias a los "compañeros, amigos y familiares" de la víctima y pidió que "rápidamente se esclarezca el caso".    

Por su parte, Teresita Ghio, directora médica del hospital, expresó su preocupación y dolor por el sangriento ataque, y a su vez detalló cómo los sicarios asesinaron a Bermúdez.   

"Cuando sale de la garita, uno de los dos hombres le disparó apuntándole a la cabeza y cuando cayó le pegaron más tiros de remate. Presentaba otros impactos de bala, en las extremidades", contó la médica.

Ghio reveló que el suboficial no se encontraba solo: lo acompañaba su hija de 10 años, "porque anoche no tenía con quien dejarla". "La nena quedó adentro de la garita cuando su padre salió", recordó. Luego, y tras el demencial ataque, quedó conmocionada. "Tuvo que ser atendida porque quedó en estado de shock al ver a su padre tendido en el suelo", señaló la directora del Provincial. 

Bermúdez, el subinspector asesinado en Rosario fue asistido en el lugar y traslado al hospital de Emergencias. Tenía dos impactos de bala en la cabeza, uno en el rostro y otro en el cráneo. Intentaron reanimarlo. Pero fue en vano. 

LN CP