jueves 11 de agosto de 2022
TECNOLOGíA Tecnología

Alan Swoboda, el desarrollador digital que creó una APP a los 19 años y hoy trabaja con inteligencia artificial

Tiene una academia en donde forma profesionales en el rubro de programadores, una de las carreras "del futuro" más demandadas. Los consejos para cuidarse de las estafas virtuales.

29-07-2022 03:00

A los 19 años empezó el camino de un "nerd que ahora tratan de héroe" -así se define- al crear una aplicación. Hoy tiene más de un millón de seguidores en sus redes, trabaja con inteligencia artificial y tiene una academia que forma profesionales en uno de los rubros "del futuro". Alan Swoboda, experto en Robotic Process Automation (Automatización de Procesos) contó los detalles de esta carrera, el rol de la pandemia para impulsar la "digitalización" y brinda consejos para no caer en estafas virtuales.

- ¿Qué significa ser un desarrollador, en qué consta tu trabajo?

- Para Alan o @alanswok como me conocen en redes, ser un desarrollador, significa tener en tus manos el poder de materializar todas tus ideas. Llevarlas a cabo y sentir esa sensación única de ver tu creación en funcionamiento.

Mi trabajo es estar constantemente actualizado con las tecnologías de vanguardia, estudiarlas y brindarle a mi comunidad las mejores herramientas para que sean aprendidas y puestas en práctica. Intento día a día transmitir mi pasión y dejar bien en claro que aprender hoy, es asegurarse un futuro mucho más sólido y con oportunidades constantes.

- ¿Es uno de los trabajos considerados “del futuro” donde ya actualmente hay una alta demanda?

- Sin dudas, lo es. Si bien esta profesión ya viene de tiempos remotos, cada vez que nos acercamos aun más “al futuro”, nuevas posiciones son marcadas por la tecnología. Vendrán tiempos en donde la automatización por parte de las máquinas o la inteligencia artificial de softwares hagan el trabajo que hoy hace un humano, por lo que estar detrás de eso, con el conocimiento necesario, hará de nosotros un recurso super valioso. Siempre detrás de una máquina habrá un humano capacitado para operarla, he aquí la importancia de ser nosotros ese humano. El ser humano es la máquina más brillante y con el poder de crear lo que sea, imaginemos esa combinación, realmente no tiene límites.

- ¿Cuándo y cómo comenzaste?

- Empecé a mis 19 años, cuando me surgió la necesidad de crear una aplicación y mis ideas iban más rápido de lo que alguien más podía materializarlas. Para mí si hay algo que existe, sin dudas puedo mejorarlo y si no existe, lo creo. Ahí esta la magia. Esa magia, me fue llevando a descubrir caminos increíbles, de volver mis ideas intangibles a tangibles. Realmente es alucinante cuando eso sucede. Aliento a cada uno que llegue a mí con el interés en la materia de hacerlo sin dudar un segundo. Con una computadora, conexión a internet, ideas e imaginación, estamos a un clic de la famosa idea del millón de dólares.

- ¿Fue la digitalización que vino con la pandemia lo que hizo disparar la demanda de tu rol no?

- La pandemia aceleró procesos en muchos ámbitos y en muchas personas. Qué quiero decir con esto último, gente que quizás nunca había tenido su primer contacto con un dispositivo, tuvo que tomar coraje y animarse. Nuevas manos se posaron sobre teclados, creando cientos de curiosos como yo en aquel entonces. Como así también, aumentó significativamente la demanda de emprendedores/empresarios que se vieron obligados a digitalizar sus procesos, dando lugar a la tecnología en sus negocios. Por lo que para nosotros, los desarrolladores, significó una ola de solicitudes relacionadas a software para suplir esas necesidades.

Robótica y guerra: una mirada sobre el poder de la tecnología

- ¿Cómo te formaste? ¿Qué le recomendarías a alguien que quiere ser un desarrollador digital como vos?

- Si bien estudié de la forma convencional, en universidades, diría que el mayor conocimiento lo adquirí de forma autodidacta. Solía pasarme que en las universidades si bien el contenido y el nivel es bueno, hay mucho relleno. Por lo que ser autodidacta me dio esa practicada de, necesito, busco, encuentro y resuelvo. Claro en esa seguidilla adquiriendo conocimiento constantemente. Hoy en internet está todo, alguien ya hizo lo que estamos buscando o seguramente tuvo esas inquietudes que estás teniendo, abre el navegador y manos a la obra. Está todo a nuestro alcance.

Me gusta responder cuando me preguntan qué recomendaría. Recomiendo animarse, dejar de pensar que es imposible, que eso no es para mi. Todos tenemos la capacidad de aprender y combinada con las ganas, cosas sorprendentes vendrán hacia ti. Principalmente recomiendo controlar la ansiedad, este mundo es inmenso y para colmo cambia constantemente. Nunca es tarde, un pequeño paso nos acerca más a lo que queremos. Empezar por lo mas básico, practicando mucho, porque si bien la teoría es enorme, la práctica hace al maestro. En mí academia empezamos desde cero, y con la ventaja de que quien lo explica estuvo ahí, en tu misma posición.

- Ser tu propio jefe muchas veces implica un desafío porque dependés de vos y cuando empezás a contratar personas ellos también dependen de vos. ¿Cómo te llevás con esa responsabilidad?

- Un emprendedor siempre es su propio jefe, sea desarrollador o no. Lo importante es la disciplina y la constancia. Siempre remarco esas dos virtudes, que para mi son fundamentales si alguien quiere progresar y tener un presente y futuro próspero. Son dos variables fundamentales, que aplicadas diría que es la fórmula del éxito en todo lo que uno se proponga.

A la hora de formar un equipo y participar en mis proyectos, no reparo tanto en la responsabilidad que eso conlleva, porque sé y entiendo que mientras el camino lo recorramos con humildad, ambición e inteligencia, seremos exitosos cada uno de los que formemos parte. He aprendido mucho de las personas con las cuales trabajo, por eso resalto en primer lugar la humildad, el dejarse enseñar. Me considero un aprendiz eterno.

- En el último tiempo hubo un sinfín de estafas digitales, ¿qué aconsejas para no caer en ellas?

- Esta pregunta, me gustaría resumirla en una frase. “No pequemos de ingenuos”. Recomiendo siempre consultar a fuentes cercanas de confianza, recabar opiniones acerca de lo que queremos explorar y no “tantear la profundidad del río con los dos pies”. Ir con cautela, todo lo que se prometa, siempre tiene algo de fondo, investigar es clave para no ser víctima de esas personas que quieren aprovecharse. Remarco, siempre ante una propuesta que parezca tentadora, llevarla al escenario más negativo, pensar en todo lo que podría salir mal, porque viendo esos escenarios, lo bueno vendría por añadidura.

- Solés decir que "los 'nerds' antes éramos los raros y hoy somos los superhéroes". ¿Por qué?

- Esta frase va de humor, pero tiene destellos de verdad. Siempre se suele ver a los desarrolladores que crean cosas magníficas. Por ejemplo, software que salvan vidas, como verdaderos genios. Quien no ha dicho, '¡que genio el que creó tal cosa!'… y luego de eso, se piensa cuánto tiempo habrá estado encerrado para hacerlo, y esa “falta de vida social” era considerada “rara” en mi opinión. Eso hoy en día tiene otra connotación con las redes sociales, por ejemplo mi instagram @alanswok, me permitió tener muy buena conexión con el público.

- ¿Qué tipos de carreras das en tu academia, con qué enfoques?

- Las carreras que se enseñan en mi academia son directamente relacionadas al desarrollo, pero siendo sincero, un plus que se le agrega y diferencia de las demás, es que en ese camino que recorremos juntos, vamos más allá. Además de enseñar la materia, hago foco en temas como el mindset, mentalidad positiva, hábitos y estilo de vida, como pueden ver en mi instagram @alanswok. Entiendo que uniendo la habilidad de crear con la mentalidad para llevar acabo los negocios, el mundo es nuestro.

JD / ED