viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
UNIVERSIDADES / opciones en el mundo educativo
sábado 28 marzo, 2020

El estudio de la historia en tiempos de pandemia

Los posgrados son una oportunidad para continuar actualizado y ayudar a la sociedad a entender los porqués de muchas situaciones que se viven como mundo globalizado.

Marina Franco*

Prestigio. El Instituto de Altos Estudios Sociales (Idaes) de la Unsam se destaca por sus autonomía intelectual, pluralidad y forma de hacer y enseñar ciencias sociales. Foto: cedoc
sábado 28 marzo, 2020

Hoy, pensar y entender la vida política, social y cultural nos exige –cada vez más– una reflexión compleja e informada, con conocimientos en campos muy diversos y con capacidad para entender procesos de largo y mediano plazo. Estas competencias resultan cada vez más imprescindibles para quienes somos profesionales de las ciencias sociales, las humanidades, periodistas, abogados, economistas, psicólogos, o para quienes se dedican a la gestión pública o, más en general, se interesan o participan en debate ciudadano. 

¿Por qué Historia? ¿Cuál es la importancia de la Historia? Basta con un ejemplo de nuestro presente más cercano. Hoy, por ejemplo, entender las respuestas sociales y políticas a la situación de pandemia requiere entender cuáles son los mecanismos de gobierno ante estas situaciones, qué son las leyes de excepción y de emergencia, cómo y cuándo se han usado en las democracias occidentales y para qué. ¿Por qué hablamos del “rol del Estado” y cuáles son las discusiones sobre ello. Más aún, necesitamos entender cómo las sociedades enfrentan grandes miedos, qué mecanismos de individualización o de solidaridad colectiva se ponen en marcha en estas situaciones. Y, por si fuera poco, qué miedos e incertidumbres se activan para los argentinos y argentinas en particular, con toda nuestra historia de crisis políticas y económicas a cuestas. Estas cuestiones no son solo nuestro presente de hoy, tienen una historia y muchas historias en el pasado, en la Argentina y en el mundo occidental. Entender y conocer esos pasados permite entender el presente y pensarnos a futuro.

Por eso, las circunstancias actuales también nos permiten revalorizar la importancia de poseer múltiples saberes. Los estudios de posgrado son una buena vía para ello, sin necesariamente alejarse de nuestra práctica profesional. En efecto, hay muchas razones para hacer un posgrado: desde las necesidades profesionales específicas hasta los deseos e inquietudes personales, pasando por la vocación académica, la necesidad de capacitarse y continuar la formación que exige el mercado laboral y, no menos importante, el placer de estudiar e investigar.  

Oportunidades. En los últimos años, las opciones para quienes están interesados en continuar sus estudios y perfeccionarse a través de la oferta de posgrados se han ampliado significativamente. Dentro de las universidades públicas y en las ciencias sociales, el Instituto de Altos Estudios Sociales (Idaes), que integra la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), se ha transformado en una de las instituciones de mayor nivel académico de la región. Se destaca por la autonomía intelectual, la pluralidad y reflexividad en las formas de hacer y enseñar ciencias sociales y el compromiso con la intervención en el debate público.

El área de Historia del Idaes forma parte de esa trayectoria. Las maestrías en Historia y en Historia del Arte funcionan desde 2004, y ya han egresado más de setenta magísteres. El doctorado se inició en 2012 con una marca distintiva: la confluencia y el diálogo permanente entre las áreas de historia e historia del arte. La calidad de las investigaciones de nuestros docentes y egresados se ve reflejada en reconocimientos públicos, publicaciones y premios.

Estos programas de posgrado en Historia están dirigidos a egresados de la licenciatura y/o profesorados terciarios en Historia, en artes, en ciencias sociales y humanidades en general, pero también a profesionales de otras disciplinas como el periodismo, la arquitectura o la archivística –por citar ejemplos de nuestros estudiantes–. A todos ellos los unen las ganas de comprender y explicar procesos históricos para pensar diversas problemáticas sociales, políticas y culturales. Nuestros graduados y graduadas se dedican a la docencia, la investigación, la gestión pública y privada, y trabajan en actividades culturales y de divulgación en los más diversos ámbitos. 

En sus años de funcionamiento, los programas de maestría y doctorado en historia del Idaes se consolidaron a partir de ciertas características fundamentales, que marcan su especificidad y sus fortalezas. Por una parte, la dimensión colectiva y colaborativa que estimula la inserción de los y las ingresantes a las diversas actividades promovidas por los centros, núcleos y programas de trabajo e investigación de la institución. Esos ámbitos muestran el compromiso de nuestros docentes con la reflexión e investigación de calidad y constituyen espacios de aprendizaje para acompañar a los estudiantes en el proceso de producción de sus tesis. 

Por otra parte, nuestros estudiantes tienen la posibilidad concreta de cursar seminarios y participar en las  actividades promovidas por los otros programas de posgrado del Idaes, tales como Sociología, Antropología, Economía, Sociología de la Cultura o Ciencia Política. El Idaes apunta con ello a una formación trans e interdisciplinaria como parte de la vida cotidiana institucional y como parte de la necesidad de formar profesionales con múltiples saberes y capacidades de intervención.

Otra característica destacada del Idaes es su dimensión internacional, que forma parte de la vida cotidiana de sus docentes, investigadores y estudiantes. Nuestros grupos de investigación intervienen en redes colaborativas más amplias con profesionales de Europa, Estados Unidos y América Latina. 

Eso significa que en el proceso de formarse en el oficio de la Historia y la Historia del Arte nuestros estudiantes tienen acceso a los principales debates internacionales, a bibliografía reciente de excelencia, a programas actualizados, y pueden estar en contacto, escuchar y aprender, con investigadores de todo el mundo que visitan el Idaes todo el año. Además, se fomenta la movilidad y el intercambio de los estudiantes, así como la formación en sistemas de cotutela para continuar estudios en el exterior.

Hoy más que nunca, hacer un posgrado en Historia es una oportunidad de repensar nuestro mundo contemporáneo. Hacerlo en conexión con ese mundo globalizado y con profesionales de todas las disciplinas es un gran privilegio que ofrece el Idaes.

 

Más instrumentos

Incluso nuestra realidad más inmediata, como los miedos y las reacciones políticas y sociales que generan una pandemia, necesitan de la Historia para ser entendidos. Todos los profesionales –de los abogados a los docentes, de los periodistas a los psicólogos– requieren, cada vez más, instrumentos sofisticados para entender y accionar sobre la complejidad del mundo que nos rodea. Los estudios de posgrado en Historia son una herramienta clave para ello. Por razones de público conocimiento, las inscripciones siguen abiertas y las clases se harán todas en forma virtual.

 

*Directora de la maestría en Historia Idaes-Unsam.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.