25th de February de 2021
UNIVERSIDADES Escuela de Comunicación
07-05-2020 07:08

Romina Manguel: "Hoy Larreta está más cerca de Alberto que de Macri"

La integrante de Animales Sueltos participó del Ciclo de Entrevistas organizado por estudiantes de Periodismo de Perfil. Destacó las políticas del Gobierno en medio de la pandemia y analizó la liberación de presos. Críticas a Luis Majul y el caso D’Alesio.

07-05-2020 07:08

"Me gustan más las políticas peronistas", aseguró la periodista Romina Manguel, en su visita al Ciclo de Entrevistas de la Escuela de Comunicación. La integrante de Animales Sueltos analizó las medidas tomadas frente a la crisis sanitaria, y remarcó la "sintonía" entre las decisiones del Presidente y el Jefe de Gobierno porteño. Manguel también lamentó el uso político del caso del falso abogado Marcelo D’Alessio, del cual se consideró una "víctima".

La periodista también recordó sus diferencias con el periodista Luis Majul por las famosas escuchas entre Cristina Kirchner y Oscar Parrilli: "No es el periodismo que me gusta". Y se refirió a la falta de igualdad de género en los medios. "Falta mucho para que se caiga el patriarcado. En temas de justicia pesa más el traje que los volados", desafió ante los alumnos de Periodismo de Editorial Perfil.

¿Cómo cree que hubiese sido la situación sanitaria si Mauricio Macri hubiese estado al frente de la pandemia?

Es difícil porque es contrafáctico. Te voy a dar una posición ideológica personal. Quiero dejar claro: me parece que uno puede pararse en un lugar siempre y cuando cuente todo el resto. Yo creo que en general los gobiernos peronistas actúan con una enorme presencia del Estado y no del mercado. Esto en una crisis sanitaria como ésta, es importante. Creo que no lo hubiese solucionado un mercado en el que apostaba Mauricio Macri. Pero no lo sé porque es contrafáctico. Ahora, la llegada que hay en los distintos sectores del conurbano más profundo en donde realmente la están pasando muy mal, la asistencia que para el macrismo era asistencialismo o eran los vagos a los que había que darle bolsones de comida, me parece que a mí me deja más tranquila. Me deja más tranquila que haya un gobierno que cree en la presencia del Estado, manejando una crisis. Esto no quiere decir que sea mejor o peor. Sin embargo, tenés el gobierno de Larreta que está haciendo las medidas muy en sintonía con el Gobierno nacional. Para mí Larreta está mucho más cerca de Alberto Fernández que de Mauricio Macri.

¿Se siente identificada con alguno de los dos lados de la grieta?

Sí. A mí me gusta más la presencia del Estado que del mercado. Me gustan más las políticas peronistas. Pero me parece honesto y una discusión que nos debemos los periodistas: terminar con esta pretendida o falsa objetividad. Yo por supuesto que lo soy, porque te cuento todos los hechos, no los que a mí me convencen. Ahora, también te puedo contar qué pienso yo de eso y no dejar de hacer periodismo, ni tampoco caer en el periodismo militante. Me parece que cuando militas, no estás haciendo periodismo. Como decía Carlos Fayt: "Los hechos son sagrados, las interpretaciones son libres". Bueno, dame la libertad de poder interpretarlo, pero además que puedas saber desde dónde lo hago.

Alumnos de turno noche entrevistan a Romina Manguel

En relación al conflicto por el Coronavirus en las cárceles, ¿cuál cree que sería la política más acertada?

Los presos de Devoto están muy conscientes y formados sobre lo que está pasando en el mundo. No es una problemática argentina. Si vos tenés un riesgo en la población carcelaria hay que manejarlo. Acá volvió a colarse la política y la más nefasta. El Ministerio de Justicia es el que maneja las cárceles y tendría que tener una única dirección en la que ir. A veces se dicen estupideces: "Negocian con presos", y sí, ¿en medio de un motín con quién vas a negociar? Los que están saliendo en el marco de esta pandemia son muchos menos de los que dicen los medios. A vos te ponen un título que dice "salieron 2.220 presos desde el 1ro de marzo". ¿Sabés cuánto de esos 2.200 salieron por riesgo de Covid? 300. Los otros salieron porque iban a salir porque en un momento cumplen la condena. Los jueces tienen que ser muy prudentes. Me parece bien que las víctimas pidan saber quiénes están saliendo. Argentina tiene que cumplir con los pactos internacionales, y esos están diciendo que si hay riesgo no puede ser un agravamiento de la pena. Encima que ya te dí la condena porque mataste, violaste o lo que fuese, te tiene que agarrar Covid y te vas a morir en la cárcel. No lo puede hacer eso el Estado, porque no hay pena de muerte en la Argentina. Ví la lista que el Ministerio de Justicia le elevó al Servicio Penitenciario y a los jueces, y los presos peligrosos no están ahí. Si tenés de riesgo.

Pasó casi un año del inicio del Caso D´Alessio, en el que usted fue citada como testigo, ¿siente que se usó políticamente la causa?

Decir que yo participé es complejo. No participé en la causa. Fui víctima de la banda de D´alessio, en una causa que no se terminó de entender qué fue lo que pasó ni cómo actuaron, ni porqué. Terminó habiendo dos bandos: se dividieron entre lo que fue la causa Cuadernos vs. la causa D´alessio y terminó como terminan todas estas cosas, en la mitad de mucha mugre. Se terminó de embarrar todo, entonces no se terminó de creer en nada. Mucha gente a partir de esto no creyó en la causa Cuadernos por la manera en la cual se involucró el falso abogado D´alessio y otro grupo tampoco creyó en la denuncia de Pedro Etchevest. Básicamente vos elegías tu causa si eras pro o anti K, y sabías cual era la que tenías que militar. Claro que se usó políticamente.

¿Qué opina de la salida del periodista Luis Majul de América?

Yo con Majul tengo un problema personal porque pasó las famosas escuchas, lo cual era ilegal, entre Cristina Kirchner y Oscar Parrilli. Podían ser muy divertidas, pero en esas conversaciones el actual senador justifica que yo podía acceder a más documentos de Comodoro Py porque "era de la SIDE". A lo que la vicepresidenta le responde: "Ah claro, es de la SIDE". El amoroso de Luis, pasó eso en su programa sin dar el marco, el contexto y sin la posibilidad de que yo pudiese decir nada. No es el periodismo que me gusta para nada.

¿En qué situaciones sintió que tuvo que reinventarse?

—Acá no quiero levantar la bandera de género, pero a las chicas les digo que no se crean el verso de que se cayó el patriarcado, o que se está por caer. Nos cuesta como mujeres tener una voz en los medios. Nos ningunean y desacreditan constantemente. Tenés que revalidar el título todo el tiempo, algo que a mis colegas varones no les pasa. Siento que vivo reinventándome. Tengo 47 años, empecé a trabajar a los 16 y el tiempo te da cierta experiencia. Sin embargo, constantemente estoy rindiendo examen o defendiéndome. Si bajo la guardia, me terminan lastimando. Todavía está la mirada entre ellos, no todos, de cuando miran como si dijeran: "Está muy interesante… pero ¿por qué no estás en tu casa haciendo milanesas?". A los medios todavía le falta mucho para darle otra entidad a una mujer hablando de política. Cuando te metes en temas más duros como en política o en justicia, todavía pesa más el traje y la camisa, no sé, debe ser que yo uso volados y vincha. Sé a lo que me enfrento todo el tiempo y más trabajando en Animales Sueltos.

Teniendo en cuenta su experiencia en el periodismo, ¿Qué consejo o reflexión puede hacer con respecto a la profesión?

Es difícil, pero diría que bancar la parada. Esto no es para flojitos ni para gente muy sensible. Recuerdo que con María Julia Oliván y con otra gente en Revista 21 teníamos un horario para llorar en el baño. En una redacción donde había varones no se lloraba, entonces todo el día a las seis de la tarde nos juntábamos a llorar porque Ernesto Tenembaum nos rompía las notas en la cara, le mando un abrazo igual porque terminó siendo mi amigo. Me parece que tenés que curtirte. Yo aprendí que no es personal y a redoblar la apuesta, porque muchas veces quieren que te vayas y es más fácil irte que quedarte. Creo que no hay que tomarse las cosas personales, aunque te digan cosas horribles y parezca que lo son. Los grandes periodistas que yo conozco y admiro creo que terminaron aprendiendo a que les importe poco la opinión del otro. Si vos vas a estar pendiente de cada like, tweet y comentario, te tirás a llorar. Y, sobre todo, para las chicas. Yo en la misma noche puedo recibir comentarios donde dicen que estoy obesa por la pandemia y que también estoy anoréxica y "no es una buena imagen para la televisión". Qué percepción rara que tiene la gente. Y, además, por qué pomo están hablando de mi peso, ¿por qué no dicen cuánto pesa Calvo? (por dar un ejemplo). Entonces digo, quedarse uno contento con el laburo que hizo y tampoco creerse mucho el que te escribe "campeona, te banco" porque mañana es el mismo que te dice "los sobres de Macri o los sobres de Alberto".

Clara Fernández Tasende, Fernando Jaime, Pamela Vargas (Alumnos de segundo año de la Escuela de Comunicación de Editorial Perfil)

 

https://www.perfileducacion.com.ar/inicio-comunicacion/