domingo 19 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD Orlando / EEUU
07-09-2021 21:30

Con Ratatouille y Bocuse, Walt Disney World Resort festeja sus 50 años con acento francés

El parque temático de Florida invirtió fuerte para festejar su medio siglo de vida. En Epcot, duplicaron el espacio del pabellón de Francia con aventuras 3D y un restaurante con menú "nouvelle cuisine" de Jérôme Bocuse y productos importados de Bretaña.

07-09-2021 21:30

El parque temático EPCOT, en Walt Disney World Resort, en Lake Buena Vista, ya ofrecía suficientes motivos para soñar, pero ahora hay uno más. El pabellón de Francia duplicó su superficie, dejó de ser un espacio exclusivamente de paseo y sumó un restaurante con un menú francés creado por el mismísimo chef Jérôme Bocuse, el hijo de Paul, pionero de la Nouvelle Cuisine francesa. 

Todas las nuevas instalaciones de EPCOT se inaugurarán oficialmente el 1º de octubre, cuando Walt Disney World Resort arranque la larga ronda de celebraciones a lo lardo de 18 meses, para festejar sus exitosos 50 años de vida en Orlando, el estado de Florida.

Epcot, nuevo pabellón de Francia-20210907
Igualita a París, pero en el parque Disney de Florida.

El nuevo pabellón de Francia, en el sector World Showcase, hace honor a la magia que pregona el slogan más icónico del mundo Disney; porque es la magia lo que logra fusionar París con el universo animado de Ratatouille, la película que en 2007 produjeron Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios, convirtiendo a una rata de alcantarilla en un exitoso chef francés.

Yendo de mayor a menor impacto visual, de las gigantografías a las delicias menudas, lo que primero impacta en la versión Disney de Francia es la aventura (no podría haber sido de otro modo). Ingresar a las nuevas instalaciones, Remy’s Ratatouille Adventure, es una aventura, pero con acento francés. 

Los 50 años, con acento francés

Lo primero que necesita Disney World para parecerse a París es el Río Sena, y allí está. El nuevo paseo arranca con una caminata junto al río, pasa bajo las señales art nouveau que coronan las entradas del metro en París y conduce a la calle Allée des Marchands, el Callejón de los Mercaderes. Y ahí nomás, comienza la París de Ratatouille, con la estética curvilínea y chillona que imaginaron los “imagineers” que diseñaron la ampliación de EPCOT. 

Para darnos la bienvenida a este nuevo mundo, allí están la fuente con un Ratatouille gigante y las ratas brindando con champagne, los cucharones de cocina, los gorros de chefs, los jamones que pesan 2.7 toneladas pendiendo del techo, el pescado de 8 metros de largo, pero sobre todo la marquesina teatral de 12 metros cuadrados de Remy's Ratatouille Adventure, siempre brillante con sus 200 luces. Porque si de Disney se habla, se trata de aventuras. Y la inmersión en el mundo de los roedores que hablan con acento francés, sin duda lo será. 

taxis voladores rio sena paris
El río Sena, por arte de magia también presente en EPCOT.

Al fin, “bajo los tejados de París”, los visitantes se pondrán los anteojitos 3D, se subirán a carritos con forma de roedores y todo comienza. Suben, bajan, giran, retroceden, rebotan, se inclinan y atraviesan la Ciudad Luz con los ojos de Remy. Caen en una claraboya, atraviesan la cocina de Gusteau, se esconden en la despensa del restaurante, vuelven a correr y se esconden en un agujero, como si todos fueran la rata Remy.

Ratatouille y Bocuse

Al salir de Remy’s Ratatouille Adventure, hay más novedades: La Crêperie de Paris, un nuevo restaurante que sirve un menú genuinamente francés diseñado nada menos que por el chef Jérôme Bocuse, inspirado en la gastronomía de Bretaña, al noroeste de Francia.

Como su nombre lo anticipa, el espacio de Jérôme Bocuse es un homenaje a las galettes crocantes de Francia, en todas las versiones posibles, dulces, saladas, pero siempre crocantes aunque estén rellenas. ¿Hay guiños de calidad? Montones: galletas con gluten de trigo sarraceno importado de Francia; queso suizo; el relleno de chocolate de avellanas; las manzanas caramelizadas; y el himno a la manteca del que no pueden desprenderse las recetas galas.

Si no hay tiempo que perder, la vitrina del Crêpes à Emporter ofrece –como su nombre indica- las mismas delicias, pero para llevar, una mezcla de cuisine y fast food, que también existe en Francia.

Y desde luego, no sería Francia sin algo de alcohol apto para parque de diversiones al menos para mojarse los labios. El restaurante de Jérôme Bocuse también lo pensó y sumó a su menú sidras dulces, brut y demi sec elaboradas con manzanas traídas de Bretaña. 

mm