viernes 12 de agosto de 2022
ACTUALIDAD La vice y el entendimiento con el fmi

Cristina en silencio: para el Gobierno son “matices” y en JxC quieren “hacerla hablar”

Hasta este sábado, ni CFK ni Máximo habían expresado su apoyo al acuerdo con el Fondo. Voceros oficiales hablan de la “heterogeneidad” del FdT y dan por descontado su acompañamiento en el Congreso. La oposición condiciona.

29-01-2022 23:55

Ni una carta ni un tuit. El extendido silencio de Cristina Kirchner es el eslabón que despertó inquietudes después del anunciado entendimiento entre el Gobierno y el FMI. En el oficialismo, donde diferentes voceros debieron salir a justificar la falta de apoyo explícito de la socia principal del Frente de Todos y a apuntar las críticas a la oposición. Y también en Juntos por el Cambio, donde sus principales referentes están decididos a “hacerla hablar y comprometerla”.

Las actitudes de Cristina Kirchner siempre son motivo de análisis político. Por acción u omisión. Este sábado, pasadas más de treinta horas desde el anuncio de Alberto Fernández, la falta de apoyo al entendimiento generó todo tipo de especulaciones. 

El Gobierno aseguró que tanto ella como su hijo, el jefe de los diputados oficialistas, Máximo Kirchner, estuvieron siempre al tanto de las negociaciones y celebraron que otros referentes cercanos, como Axel Kicillof o Alicia Kirchner, sí se expresaran. Sin embargo, también trascendió que los Kirchner “no estaban muy contentos” con el acuerdo alcanzado, según le transmitió a PERFIL una fuente oficialista. Serán ellos, precisamente, los que deberán ratificar la veracidad de esas aseveraciones. 

Mientras tanto, los encargados de salir a hablar con los medios de comunicación durante las jornadas del viernes y sábado fueron dirigentes cercanos a Alberto Fernández que minimizaron el impacto político del silencio cristinista. Y destacaron el acompañamiento de todos los gobernadores (incluida Alicia), empresarios, sindicatos y también la oposición. 

“Si Cristina no apoya esto, nosotros no podemos ni discutirlo”, dijo Cornejo

Fernando “Chino” Navarro, secretario de Relaciones Parlamentarias y referente del Evita, planteó que “es lógico que haya matices” y expresó que “el kirchnerismo es más que Cristina y Máximo, sin quitarle el mérito que tiene Cristina”. “Yo soy kirchnerista y apoyo el acuerdo, y Alberto es kirchnerista”, aseveró en diálogo con FM Milenium.

Victoria Tolosa Paz fue otra de las que salieron a hablar. “Nosotros tenemos un Frente de Todos con miradas muy heterogéneas. Todas son válidas, todos conformamos el Gobierno”, expresó en diálogo con Radio Continental. “Estamos viviendo veinte años después con actores del oficialismo que toman decisiones similares a las de Néstor”, agregó la diputada, apuntando a uno de los argumentos que empezaron a repetir sectores del oficialismo, emparentando la decisión de Alberto con la tomada por Néstor Kirchner en 2003, cuando luego de otra trabada negociación terminó acordando con el FMI. 

Momentos. En diciembre Alberto le dijo a CFK que se quedara “tranquila”. En abril de 2020, la vice apoyó la negociación con bonistas privados.
Momentos. En diciembre Alberto le dijo a CFK que se quedara “tranquila”. En abril de 2020, la vice apoyó la negociación con bonistas privados.

El propio Alberto Fernández, a través de su cuenta de Twitter, compartió una nota de Página/12 que da cuenta de las semejanzas con la negociación actual. Claro, esa historia terminó tres años después con la cancelación total de los 9 mil millones de dólares que Argentina le adeudaba al Fondo para evitar que el organismo siguiera auditando las cuentas públicas. Con la soja por las nubes y un dólar competitivo, había reservas en el Banco Central, escenario muy distinto al actual. Con plata todo es más fácil.

El Presidente también retuiteó un mensaje del diputado Germán Martínez, quien también apeló a los matices y aseguró: “Dentro del FdT podemos tener matices sobre el acuerdo de ayer con el FMI. Pero coincidimos 100% respecto al desastre del endeudamiento macrista y el horrible cronograma que firmaron. Las diferencias son con los que crearon el problema y no entre los que buscamos solucionarlo”.

Esa es la línea discursiva que empezó a explorar el viernes por la noche Axel Kicillof, el dirigente más cercano políticamente a la familia Kirchner en salir a defender el acuerdo con el FMI. Aseguró que “evitará una verdadera catástrofe en lo inmediato” y apuntó sus dardos a la oposición: “Esperamos que colabore y se haga cargo del desastre que dejó a su paso”. Lo retuitearon los ministros camporistas Wado De Pedro y Andrés Larroque.

Oposición. En la reunión de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio del viernes hubo más coincidencias que diferencias. Acordaron en que es fundamental que el Gobierno cierre con el FMI y evite el default, a la vez que se mostraron abiertos a dar el apoyo en el Congreso siempre y cuando la letra chica no oculte aumentos de impuestos u otras sorpresas. Además, también coincidieron en que es necesario un apoyo de Cristina. “Tenemos que hacerla hablar y comprometerla”, aseguraron.

El encargado de poner en marcha esa estrategia fue Alfredo Cornejo. El titular del interbloque de senadores aseguró que “hasta aquí el Gobierno manifiesta que tiene el apoyo de Cristina, pero Cristina no ha dicho ni pío”. “Si no apoya esto, nosotros no estamos ni en condiciones de someter a nuestra fuerza a esta discusión”, explicó en diálogo con Radio Mitre.

Fuentes consultadas por PERFIL aseguran que “sería inconcebible” para JxC apoyar algo que no tiene todo el respaldo del kirchnerismo.

Analizan que el anuncio incluye un ajuste que va en contra de muchos de los preceptos K: suba de tasas, baja del déficit y de la emisión monetaria. “Nos van a querer hacer responsables, pero el cuento tiene patas cortas, porque no solucionaron nada, solo patearon para más adelante”, agregan.

“La oposición empieza con las excusas, con el Presupuesto pasó lo mismo. Cuando volcamos todas las posibilidades quedan visibles sus intenciones, muchas veces políticas. Piensan anticipadamente en 2023”, retrucó Tolosa Paz. En el oficialismo dan por descontado que, cuando el acuerdo llegue al Congreso, el cristinismo terminará acompañando sin matices. Y mientras tanto, que no se exprese en contra es suficiente.