1st de March de 2021
ACTUALIDAD
04-02-2021 17:12

De Oyarbide a defenestrar a una víctima, quién es el abogado del acusado de violación

Osvaldo Cantoro irrumpió en los medios criticando a la joven que denunció a Irineo Garzón, su cliente. Su pasado como defensor del ex juez y la posibilidad de ser denunciado por su comportamiento.

04-02-2021 17:12

El abogado Osvaldo Cantoro se transformó en tendencia en Twitter por sus dichos en una entrevista televisiva. Defensor del comerciante Irineo Garzón, detenido y acusado por la violación a una joven venezolana en el barrio de Once, Cantoro se expresó de forma absolutamente agraviante a ella y atacó diciendo que era “una actriz digna de un Oscar”.

Una apreciación en las antípodas de los informes de los profesionales que la atendieron y dieron cuenta del ataque que sufrió el primer día que fue a trabajar al local de Garzón, sobre la calle Paso. Tal fue el impacto de sus palabras que no sólo le valieron cruces con diferentes conductores de espacios televisivos sino que hasta podría ser denunciado por ellos, tal como adelantó el abogado de la joven víctima, Pablo Baqué. Pero esta irrupción mediática no es la primera de Cantoro, quien en 2018 encabezó la defensa del polémico ex juez Norberto Oyarbide, en el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción. 

Las últimas horas fueron agitadas para Cantoro, luego de que la justicia ordenara la detención de Garzón y dispusiera su traslado a una alcaidía en el barrio de Saavedra, dependiente de Policía de la Ciudad. La decisión llegó de parte de la Cámara de Apelaciones, que revirtió la libertad que le había otorgado en primera instancia la jueza Karina Zucconi, lo que suscitó una fuerte polémica. Garzón no sólo había mentido con la dirección que había dado a la justicia sino que la pena en expectativa por los delitos que enfrenta, así como otros elementos ameritaban su detención. 

 

Quién es la jueza que liberó al violador de Balvanera: antecedentes, fallos y clases en Devoto 

 

Fue la magistrada también quien también rechazó un pedido de la defensa de la joven, para que llame al orden a Cantoro, para que se maneje dentro del orden y decoro.Si bien Zucconi rechazó el pedido, alegando que en esa instancia no tenían jurisdicción, los habilitaron para que recurran a otras vías. “Ha venido a hacerle más daño a la víctima, a injuriarla, a provocarle mayor dolor. Parece perverso”, declaró Baqué en diálogo con la señal TN.

“Calculo que con la habilitación que nos hace la jueza para tomar otras medidas este señor podría bajar un poco la intensidad de su agravio y del daño que le está provocando a la víctima”, agregó el letrado.

También con su modo vehemente y sin parecer medir el impacto de sus palabra, Cantoro sorprendió en agosto de 2018. Entonces irrumpió en los tribunales de Comodoro Py, de otro defendido: el polémico ex juez Norberto Oyarbide. Entonces también montó un show y habló en tonos poco habituales en los pasillos de tirbunales.

 

Fue a una entrevista laboral en el barrio de Balvanera y terminó drogada y abusada

 

Cuando llegó alí para notificarse del procesamiento de Oyarbide, Cantoro, aseguró que su cliente quedó involucrado porque el ex chofer Oscar Centeno, cuyas anotaciones dieron origen a la causa, "aprovechó y dijo parte de la verdad". Tras lo que agregó: "las fechas donde los cuadernos mencionan a Oyarbide no son reales. Además, nada de lo que menciona constituye delito. Centeno dice algunas cosas que son ciertas pero no todas lo son", aseguraba y parecía complicar a su cliente.

Con su defensa fue precisamente que Oyarbide habló, al salir del despacho de Claudio Bonadio, diciendo que le habían "apretado el cogote para sacar las causas de los Kirchner". En esos días Oyarbide hablaba y Cantoro  amplificaba las siempre cirquenses apariciones del ex magistrado. Luego Oyarbide cambiaría de abogado y Cantero saldría de la escena. Hasta ahora, que volvió y la defensa de su cliente Garzón mutó en ataque de la denunciante. Y la exposición, lejos de tribunales fue en las pantallas de televisión. En el expediente lo espera ahora un desafío: su cliente está preso, inhibido y embargado.

En esta Nota