lunes 14 de junio de 2021
ACTUALIDAD Un día de suerte
01-06-2021 23:33

De pobres a millonarios, gracias al tesoro en el vientre de una ballena

Unos humildes pescadores de Yemen encontraron 150 kg de ambar gris en el vientre de un cachalote muerto. Gracias al hallazgo de este producto escaso, pero codiciado por los creadores de perfumes, cobraron 1,5 millón de dólares.

01-06-2021 23:33

Unos humildes pescadores de la aldea de Al-Khaisah salieron de madrugada para enfrentar con sus espaldas encorvadas lo que sería un día más. Sin embargo, Alá estuvo de su lado y les envió el mayor tesoro jamás encontrado en las costas de Yemen: una ballena cachalote muerta que tenía en su vientre 150 kilogramos de “ámbar gris”, un costosísimo producto natural que la cosmética utiliza para fijar fragancias y perfumes de calidad

Por él cobraron US$ 1,5 millón, una fortuna caída del cielo, si se piensa que el ámbar gris suele encontrarse flotando y en pocos gramos.

El cadáver de la ballena cachalote que para los yemenitas se convirtió en la lámpara de Aladino, flotaba en el Golfo de Adén.

ambar gris 20210601

La barca, que transportaba unos 35 pescadores, se acercó a la ballena cachalote flotante y tuvo que pedir ayuda a un varias decenas de pescadores y otras nueve barcas próximas de la localidad de Hodeidah, para poder acarrear semejante animal hasta la costa. En total, se precisó la fuerza de un centenar de hombres para transportar al ejemplar.

 

“Para evitar controversias, los hombres acordaron un porcentaje para cada uno antes de vender el ámbar gris por un total de 1.300 millones de riales yemeníes (alrededor de 1,5 millones de dólares)”, según detalló la cadena BBC.   

 "Somos todos pobres, jamás esperamos tener una cifra como esta. Es increíble", dijo uno de ellos.

En gratitud por su día de suerte, los pescadores donaron una parte de lo recaudado a las personas más pobres de su aldea, Al-Khaisah.

ambar gris 20210601

El Ambar gris de la ballena

Las ballenas cachalote (Physeter macrocephalus) son los animales marinos más grandes que se conocen y los machos pueden llegar a superar las 50 toneladas de peso. A veces se dice que son ballenas, pero en realidad no tienen barbas sino dientes y por sus cuatro estómagos pasan los alimentos que engullen en el fondo marino. 

Los calamares son el menú preferido de los cachalotes y, para facilitar su digestión, sus intestinos fabrican una bilis aceitosa que suaviza el tránsito digestivo de las partes punzantes de sus presas. Esa bilis de olor nauseabundo es el “ambar gris” y es uno de los fijadores de fragancias más codiciados en la elaboración de perfumes. 

Una ballena cachalote lo excreta en la materia fecal y se lo encuentra flotando en el mar o incluso en las costas. Aunque es blancuzco y casi marmolado, la oxidación le va cambiando el color y lo endurece. 

ambar gris 20210601

En general, el ámbar gris siempre se presenta a cuentagotas, de a gramos, y jamás en grandes cantidades. Además del hallazgo histórico de Yemen, el mayor volumen de ambar gris alguna vez encontrado pesaba 635 kg y provenía de una ballena cachalote cazada en Indonesia

Como suele cotizarse alrededor de 10 dólares el gramo (precio mínimo), los pescadores solían adelantarse e iban en busca de ballenas vivas para destriparlas y quedarse con su preciado tesoro. Por eso mismo, la población de cachalotes, alguna vez tan nutrida en los mares templados del mundo, comenzó a mermar drásticamente en el siglo XVII. 

ambar gris 20210601

La caza de ballenas cachalotes hizo mermar la población mundial de este mamíferos marinos, sobre todo en el Mar Caribe y el Océano Indico


Cuando en 1963  la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza elaboró su famosa Lista Roja, tuvo piedad de los cachalotes y los incluyó.   

En Estados Unidos está absolutamente prohibido comprar o vender ambar gris (aunque sea el que se encuentra sobre la playa) y es un delito que se pena como violación de la Ley de Especies en Peligro de Extinción, promulgada en 1978. 

Casi todos los cachalotes son oscuros, pero el famoso cachalote albino Mocha Dick que en 1820 hundió al buque ballenero Essex, inspiró a Herman Melville para escribir su famosa novela, Moby Dick.

El Museo de ballenas en la isla de Nantucket, en Massachusetts (Estados Unidos) exhibe una mandíbula de 5,5 metros de longitud que –se cree- correspondía a un ejemplar de 24 metros de largo. En el museo explican que la ballena albina que sumergió al Essex tenía 26 metros de longitud.