sábado 25 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD El más famoso del mundo
29-07-2021 09:09
29-07-2021 09:09

El 29 de julio de 1836 se inauguró el Arco de Triunfo de París

Napoleón Bonaparte había ordenado construirlo para celebrar su triunfo en la batalla de Austerlitz, pero murió en Santa Elena antes de verlo concluido. Desde 1920 alberga la Tumba al Soldado Desconocido, un homenaje a los que perdieron la vida en la Primera Guerra Mundial.

29-07-2021 09:09

Hace 185 años se inauguraba en París el Arco de Triunfo que Napoleón Bonaparte había ordenado construir, en 1806, para inmortalizar en una pieza arquitectónica su mayor triunfo bélico, la batalla de Austerlitz. 

Napoleón sin embargo, nunca lo vio terminado ya que en 1815 los británicos lo desterraron a la isla Santa Elena y, cuando se inauguró el 29 de julio de 1836, hacía ya quince años que Napoleón había fallecido.

De todos modos, nadie le quitó lo bailado ya que Austerlitz fue la batalla que le dio mayor fama de estratega, y el Arco de Triunfo selló la promesa que les había dado a sus soldados, en 1805, sobre el mismo campo de batalla en donde pelearon durante nueve horas contra las tropas del zar Alejandro I y el emperador austríaco Francisco I: “Volveréis a casa bajo arcos triunfales».

El Arco de Triunfo parisino no es el mayor del mundo (lo supera el de México, de 67 metros), pero es, sin dudas, el más famoso de todos los que fueron construidos desde tiempos romanos para celebrar victorias bélicas. 

Se encuentra sobre la actual Plaza Charles de Gaulle, antes denominada Place de l’Étoile (Plaza de la Estrella) y es el punto en donde concluye la famosa Avenida Champs Elysées, una arteria de 2,2 kilómetros de extensión que encuentra su fin en la Place de la Concorde, el sitio en donde los revolucionarios de 1789 guillotinaron a Louis XVI, Marie Antoinette, Danton, Robespierre y tantos otros. Por eso, cada 14 de julio, la Avenida Champs Elysées es el escenario de un desfile militar que recuerda el fin de la monarquía en Francia.


Ubicado en el VIII Distrito de París y aunque las fotos engañen, el Arco de Triunfo es enorme. Tiene 50 metros de altura, 45 metros de ancho y una profundidad de 22 metros. La bóveda grande frontal  mide 29,19 metros de alto por 14,62 metros de ancho, mientras que las dos pequeñas a los laterales, miden 18,68 metros de alto por 8,44 metros de ancho. El Centro Nacional de Monumentos se encarga de administrarlo, junto con otros íconos parisinos, como la catedral de Notre Dame y la Torre Eiffel, o franceses, como la catedral de Chartres, el Monte Saint Michel, la Cité de Carcasonne y el Fort Boyard.

 

Un arco triunfal y un soldado 


Al principio, Napoleón había elegido la Plaza de la Bastilla para su gran Arco, porque por allí planeaba que ingresaran a la ciudad los ejércitos que regresasban de la guerra. Sin embargo, los arquitectos Jean Chalgrin y Jean Arnaud Raymond lo convencieron de cambiar la localización. 

Inspirado en el Arco de Tito que está en Roma, cada uno de los pilares macizos del arco francés recuerda un episodio histórico del país.
Sobre uno de ellos, se encuentra el gupo escultórico Le Départ de 1792, que recuerda la Primera República Francesa coronada por una victoria alada que inspiró a los franceses a hacer donaciones para su patria y a los combatientes voluntarios de la Primera Guerra Mundial, para ir al frente.

Un segundo pilar celebra el Tratado de Schönbrunn, en 1810, y Napoleón Bonaparte fue esculpido coronado por la diosa de la victoria
Los cuatro grupos escultóricos principales en cada uno de los pilares del Arco son:

En el tercer pilar, La Résistance de 1814, obra de Antoine Étex, recuerda la resistencia francesa a los ejércitos aliados durante la Guerra de la Sexta Coalición. 

 Arco de Triunfo de parís 20210715
Hipertrabajada bóveda de cañón.

El cuarto pilar, trabajado por el mismo autor, exhibe la obra La Paix de 1815, y recuerda el Tratado de París de 1815.  Las fachadas interiores de los arcos laterales están decoradas con los nombres grabados de los líderes militares de la Revolución Francesa y del Imperio. Los nombres de quienes perdieron la vida en el campo de batalla están subrayados

La estación de metro Charles de Gaulle-Étoile, compartida por las líneas 1, 2 y 6, permite llegar al Arco de Triunfo. Apenas se dejan los pasillos subterráneos y se sale a la superficie, se aprecia una enorme rotonda que recibe el tráfico de doce avenidas trazadas en el siglo XIX por el ambicioso Georges-Eugène Haussmann, un funcionario público contemporáneo de Napoleón, pero que recibió el título de barón del emperador Napoleón III, con quien trabajó mucho en la renovación del trazado urbano de París.

Del otro lado de la Plaza Charles De Gaulle, la Avenida Champs Elysées se continúa con la Avenida de la Grande-Armée. Todo el conjunto, sin dudas, semeja una estrella.

El 11 de noviembre de 1920, a dos años de que Francia y Alemania hubieran firmado la paz para poner fin a la Primera Guerra Mundial, bajo las baldosas del Arco de Triunfo se cavó la Tumba del Soldado Desconocido

 Arco de Triunfo de parís 20210715
Cada pilar recuerda un hito de la historia bélica de Francia.

Allí descansan los restos de un combatiente de la batalla de Verdún, que nunca pudo ser identificado, pero que representa simbólicamente a todos los soldados franceses caídos en combate. «Aquí yace un soldado francés muerto por la Patria 1914-1918», reza su lápida.

Tres años más tarde, se encendió una llama votiva que cada día, a las 18:30 hs vuelve a alumbrarse para rendirle homenaje.
Dentro del Arco hay un museo que cuenta su génesis y una terraza accesible para ver una panorámica de la ciudad. Entrada, desde 13 euros por persona.