lunes 06 de febrero de 2023

Murió el joven internado en Escobar: no fue un caso de Hantavirus

Se trató de una neumonía bilateral por leptopirosis. La madre de Pablo Mediavilla denuncia negligencia por parte de la clínica y apunta contra la fabrica donde trabajaba.

30-01-2019 09:18

Pablo era hijo de Claudio Mediavilla, un excombatiente de Malvinas y de Rosana. El joven de 26 años ingresó a la clínica Fátima de Escobar el martes 15 de enero, y 2 días mas tarde fue trasladado al Hospital Muñiz, donde finalmente falleció, ayer a las 20:30 horas. Hay distintas versiones sobre lo sucedió los primeros días en el sanatorio privado.   

Según Rosana, la madre de Pablo, los primeros diagnósticos fueron erróneos: "Primero me dijeron que tenía 'pulmón de fumador' y lo querían mandar a la casa, después cambiaron y pensaron que se trataba de una peritonitis pero más adelante me confirmaron que tenía neumonía". Así pasaron dos largos días sin saber con certeza qué pasaba. 

 

"Estuve con él en cada momento, esperé todos los partes médicos... Y así, como si nada me dijeron que tenía 20 por ciento de chances de sobrevivir" cuenta angustiada su mamá. 


La familia de Pablo Mediavilla dice estar disconforme con el trato recibido en la clínica Fátima y aseguró que iniciará una demanda por negligencia. Además denunció que 'los apretaron' para que no hablen más con los medios de comunicación. 

Por su parte, el director de la Clínica, el Doctor Juan José Fenoglio, desmiente categóricamente estas declaraciones. En diálogo con Perfil, explicó que el paciente Mediavilla ingresó con un cuadro severo de neumonía y que inmediatamente se le realizaron los estudios pertinentes para saber qué virus o bacteria había causado la enfermedad. "Es cierto que el joven ingresó con un cuadro complicado y se lo hicimos saber a la familia. Le dijimos que tenía un 20 por ciento de chances de sobrevivir, porque lamentablemente este tipo de enfermedades infecciosas tienen una alta tasa de mortalidad." afirmó Juan José Fenoglio y continuó "Antes de que lleguen los resultados (que tardan dos días), el paciente fue trasladado al Hospital Muñiz que se especializa en este tipo enfermedades infecciosas y tiene varias salas de aislamiento, mientras que la clínica cuenta sólo con una." concluyó. Además negó rotundamente la versión de la madre del joven sobre un presunto pedido de silencio con los medios de comunicación, aludiendo que no hay nada que ocultar, y que estuvo siempre a disposición. "Hablé con todos los reporteros que esperaban en la puerta, contesté cada una de las preguntas y jamás confirmé que tuviese Hantavirus. La historia clínica del paciente está a disposición de la justicia si así lo solicita". finalizó. 


Ademas de iniciar acciones legales contra el centro medico, Rosana apunta contra la fabrica donde su hijo trabajaba, una reconocida empresa de grifería. Pablo estaba con una tendinitis y tenia un certificado médico que recomendaba que no hiciera esfuerzo, sólo tareas livianas. Entonces la fabrica, en vez de mandarlo a casa, como castigo lo mando a limpiar el deposito que estaba lleno de mugre, bichos y ratas, ahí se contagió" asegura su madre.

Los estudios confirmaron que no se trató de un caso de Hantavirus, sino de leptopirosis, una enfermedad bacteriana que se transmite por la orina de roedores o animales infectados. 

Si bien la familia creía que por momento el joven mostraba algunas mejorías, los médicos siempre sostuvieron que su estado era grave y nunca pudo salir del coma inducido. Ayer a las siete de la tarde, Pablo recibió su ultima visita. "Entré en la habitación, le abrí sus ojos, lo miré y le dije 'vas a estar bien hijo'. Él me devolvió la mirada y con la cabeza me dijo que no". concluyó la madre.  Una hora y media después de ese encuentro Pablo falleció. 

 

En esta Nota