lunes 14 de junio de 2021
ACTUALIDAD Pandemia de Coronavirus
07-05-2020 14:18

Entre la diplomacia y la angustia: la insólita historia de un futbolista en medio de la cuarentena

Juan Manuel Varea hace más de diez años que desarrolla su carrera en Bosnia y Herzegovina. Volvió al país una semana antes de la cuarentena por el fallecimiento de su padre. No puede ser repatriado porque no hay embajadas balcánicas en Argentina.

07-05-2020 14:18

Juan Manuel Varea (34) es argentino, pero vive hace más de diez años en Bosnia y Herzegovina, donde es futbolista profesional del equipo NK Kamen. A mediados de marzo, Varea se tomó un vuelo de urgencia para volver al país al enterarse que había fallecido su padre, una semana antes que se decretara la cuarentena y el cierre de fronteras por la pandemia del coronavirus. Desde ese entonces, no solo que se encuentra varado en su propio país, sino que además no sabe como retornar a su trabajo ni volver a ver a su familia porque no hay una sola embajada bosnia en toda latinoamérica para gestionar su repatriación. “Estoy al borde de la desesperación”, le cuenta Varea a PERFIL, desde la casa donde se crió y permanece ahora junto a su madre y dos hermanos menores.

"Tenía pensado venir de sorpresa a Argentina para las fiestas de navidad y año nuevo, pero tuve que tomarme un vuelo por el fallecimiento de mi viejo”, cuenta Juan Manuel Varea.

Varea se formó como futbolista en Vélez Sarfield y fue el goleador de las inferiores, hasta que el actual técnico de Boca, Miguel Ángel Russo, lo hizo debutar en primera, en 2006. Luego, pasó a jugar en distintos equipos del ascenso hasta que cruzó el oceáno Atlántico para vestir la camiseta del Siroki Brijeg, en Bosnia y Herzegovina, el país de los balcanes que formaba parte de la ex Yugoslavia.

“Yo tenía pensado venir de sorpresa a Argentina para las fiestas de navidad y año nuevo, pero tuve que tomarme un vuelo por el fallecimiento de mi viejo”, cuenta Varea sobre su retorno al país, el pasado 14 de marzo y una semana antes del comienzo de la cuarentena por el Covid-19. “Yo tenía pasaje de vuelta con la compañía Lufthansa para el 24 de marzo. Pero las fronteras ya estaban cerradas. Me puse en contacto con la aerolínea, pero me informan que los vuelos comerciales no van a volver hasta septiembre y que tengo que comunicarme con la embajada. Pero no hay ninguna acá, debo ser el único bosnio en Argentina”, dice el futbolista, quien además estuvo aislado más de dos semanas, por haber llegado de un continente en crisis por el coronavirus.

7-5-2020 Juan Varea y Gustavo

Entonces, Varea comenzó a comunicarse con las dependencias diplomáticas de Bosnia y Herzegovina en los países europeos. “Estoy en contacto con los embajadas en España, Inglaterra, Italia, Suiza, Alemania y Austria”, cuenta el argentino. Con el diplomático que más contacto tiene el argentino es Vanja Filipovic, el embajador bosnio en Londres. “Me ofrecieron un vuelo para hoy (jueves) que repatriaba ingleses, pero quedé afuera. Está intentando ubicarme en otro avión, pero es dificil porque las plazas son limitadas”, relata Varea.

Desde Aerolíneas Argentinas cuentan que los aviones que parten a distintos países para repatriar argentinos, también llevan a otros ciudadanos europeos que se encuentren aquí atrapados. Sin embargo, la compañía de bandera afirma que cada vuelo lleva un máximo de 100 pasajeros. Según datos de Cancillería, al inicio de la cuarentena había unos cinco mil europeos en Argentina, que recién comenzaron a volver a sus hogares hace diez días.

Aerolíneas Argentinas lleva ciudadanos europeos que se encuentren varados en el país, pero desde la compañía de bandera explican que no pueden viajar más de 100 pasajeros.

“Me estoy moviendo por todos lados para volver a mi casa, con mi mujer e hija. Pero está imposible, no soy prioridad”, cuenta Varea, quien está “al borde de la desesperación”. En esta tragedia, el argentino lo que más quiere es volver con su familia, pero también lo angustia su trabajo. “Estoy en permanente contacto con la gente del club y entienden mi situación. Pero la semana que viene me tengo que presentar a los entrenamientos. Además, yo traje dinero para estar quince días y ya pasaron más de 50”, cuenta Varea. “Esto ya se excedió bastante”, dice con preocupación.

7-5-2020 Juan Varea con familia

En cuánto a su estado de animo, Varea dice que “va y viene. Hay momentos que estoy bien, por otros insulto al aire. Yo tuve que viajar por un tema grave y no tengo problema en pagar los mil euros del vuelo para volver. Pero es injusto, yo ya tenía el pasaje de vuelta. ¿Qué pasa con esa gente que no tiene la plata?”, cuenta el argentino, quien también tuvo que celebrar el noveno cumpleaños de su hija vía zoom. “Le cantamos el feliz cumpleaños, hablamos todos los días y siempre me pregunta cuándo voy a volver. Ella sabe que su abuelo falleció; estuvo mal y ya se puso mejor”, cuenta Varea que aprovecha el tiempo para mantener el estado físico junto a sus hermanos, Juan Martín y Juan Marcos.

Argentinos varados al otro lado del mundo reclaman un puente a través de Brasil

Mientras se resuelva su vuelta a Bosnia, Varea aprovecha para compartir el tiempo con su familia. “El motivo por el cuál volví al país me confirma la idea que lo importante son los seres queridos; lo material no importa”, afirma el argentino, que cada día se toma unos minutos para cerrar los ojos y planificar lo primero que hará cuando vuelva a su hogar en Siroki Briej: “Me voy a sentar en el balcón de mi casa, que tiene vista a las montañas y un arroyo que pasa por debajo. Quiero quedarme allí, al aire libre y con el sol en la cara para sentirme libre, junto a mi esposa y con mi hija”.

7-5-2020 Juan Varea familia